Publicado en: 27 octubre, 2015

Príncipe Saudí es pillado en el Líbano con dos toneladas de anfetaminas destinadas a los terroristas del ISIS

Por Kaos. Internacional

El príncipe saudí Abdulmohsen bin Walid bin Abdulaziz fue detenido ayer lunes en el Aeropuerto Internacional Rafik Hariri de Beirut tras ser sorprendido con un cargamento de dos toneladas de pastillas de la droga conocida como Captagon, un tipo de anfetamina muy popular entre los milicianos del grupo yihadista Estado Islámico (Daesh), informó Europa Press. […]

El príncipe saudí Abdulmohsen bin Walid bin Abdulaziz fue detenido ayer lunes en el Aeropuerto Internacional Rafik Hariri de Beirut tras ser sorprendido con un cargamento de dos toneladas de pastillas de la droga conocida como Captagon, un tipo de anfetamina muy popular entre los milicianos del grupo yihadista Estado Islámico (Daesh), informó Europa Press.

Según reveló el diario libanés As Safir, el príncipe y otros cuatro acompañantes, también saudíes, fueron detenidos tras una inspección de la Gendarmería en la que localizaron la droga. También había una cantidad indeterminada de cocaína.

El juez ordenó prisión para los cinco tras interrogar a los sospechosos, trasladados después a la sede de la Oficina Central de Narcóticos.
Fuentes consultadas por el As Safir señalan que el príncipe tiene 35 años y que se disponía a volar desde Beirut a la localidad de Haíl, en el norte de Arabia Saudí.

Las autoridades aeroportuarias investigan ya el incidente en cooperación con las autoridades judiciales competentes en la que es ya la mayor operación antidroga de la historia del aeropuerto de Beirut.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE EL “CAPTAGON”:

Captagon: la droga que enloquece a terroristas del Estado Islámico

Las decapitaciones que hemos visto fueron bajo la influencia del Captagon. Militantes del Estado Islámico enloquecidos por las drogas violan y decapitan  niños

Han sido halladas píldoras en posesión de combatientes del Estado Islámico muertos en Kobani, una ciudad kurda en el norte de Siria, de donde han sido expulsados los yihadistas esta semana.

Los kurdos creen que estas píldoras son anfetaminas, lo que explica la impavidez suicida de los yihadistas durante las batallas y la brutalidad bestial con la realizan atrocidades: violaciones, decapitaciones y crucifixiones.

“Llevan cantidades de pastillas que siguen tomando. Esto parece volverlos aún más locos. Se vuelven agitados y están dispuestos a castigar a niños incluso por cosas insignificantes”, contó a ‘The Daily Mirror’, Ekram Ahmet, un kurdo que sacó a su familia de Kobani.

El análisis de la voz del ‘yihadista John’ sugirió, según ‘The International Business Times’, que estaba bajo la influencia de anfetaminas cuando decapitó al rehén británico David Haines.

Es muy posible que se trate de la droga captagon, sobre la que informó la agencia Reuters en enero pasado.

De acuerdo con Reuters, el colapso de la infraestructura estatal, el debilitamiento de las fronteras y la proliferación de grupos armados durante los casi tres años de conflicto, ha transformado a Siria en un importante centro de producción de drogas, en especial de captagon.

Además, el consumo de captagon ha crecido notablemente. Según los psicólogos, esta sustancia ayuda a los combatientes a soportar duras batallas, largas jornadas sin dormir e incluso el dolor si son torturados.

Asimismo, los médicos revelan que también los civiles sirios están experimentando cada vez más con estas pastillas, que se pueden conseguir por un precio de entre 5 y 20 dólares.

http://www.insurgente.org/index.php/2012-04-11-10-03-53/mundo/item/13664-captagon-la-droga-que-enloquece-a-terroristas-del-estado-isl%C3%A1mico

Anfetaminas para seguir luchando en la guerra siria

¿Cuánto tiempo puede aguantar un hombre el peso de la guerra? La de Siria ya se ha cobrado 100.000 vidas y ha provocado dos millones de desplazados. Ahora, varios medios extranjeros apuntan que tanto el consumo de drogas ilegales como el negocio asociado a ésta ha aumentado recientemente en el punto más negro de la actualidad.

Dos investigaciones de la revista ‘Time‘ y de la agencia Reuters han descubierto que el Captagón, una anfetamina bastante desconocida fuera de Oriente Medio, movió millones de dólares en Siria el año pasado. Ese dinero podría haber sido utilizado tanto para la compra de armas, pero también su consumo entre soldados y rebeldes aumenta en los últimos años.

Según la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, Siria es, desde hace tiempo, punto habitual de las rutas de la droga que van desde Libano, Turquía o incluso Europa hasta los estados del Golfo. Con unas infraestructuras inexistentes y la fuerza de la ley debilitada por una guerra que sangra desde hace más de dos años, el país se ha convertido en un nuevo productor de esta peculiar droga: Captagon.

Esta droga empieza a consumirse en nuevos mercados, especialmente en el norte de África. Antes del conflicto bélico en Siria,en 2010, Arabia Saudí había recibido siete toneladas de Captagon, según la ONU. Según fuentes cercanas al negocio de la droga en Líbano, citadas por Reuters, la producción de droga en Líbano cayó un 90% en 2013 y Siria estaría convirtiéndose en un nuevo e importante productor.

En el reportaje de la revista ‘Time’ hace unos meses, el coronelGhassan Chams Eddine, máximo responsable del control de drogas en Líbano, tuvo noticia de que se habían descubierto unos 5,5 millones de tabletas de una anfetamina local dentro de una caldera industrial que tenía como destino Dubai. Sus agentes tuvieron que utilizar antorchas de acetileno para despegar las tabletas de anfetaminas. “La caldera había sido fabricada en Siria”, afirmó entonces Chams Eddine.

Días después, en agosto de 2013, seis camiones sirios que iban a Arabia Saudi desde el Líbano fueron detenidos en la frontera. Contenían seis millones de pastillas. Poco después, un ciudadano sirio fue detenido en el aeropuerto de Beirut con 11.000 tabletas escondidas en pasteles. La policía de Dubai también informó de que se había incautado 4,6 millones de pastilas el pasado diciembre.

Khabib Ammar, un activista sirio, afirma que los soldados compran armas con el dinero que obtienen de ese Mercado. Las fuerzas de Asad y los rebeldes se acusan mutuamente de utilizar Captagón para seguir luchando contra el enemigo hasta la extenuación. Por su parte,los médicos locales confirman que los ciudadanos de a pie están experimentando cada vez más con nuevas drogas, que se venden en dosis de entre 5 y 20 dólares.

El Captagón se empezó a producir en los años 60 en occidente y trataba la hiperactividad, la narcolepsia y la depresión. Fue prohibido en 1986 pero se siguió produciendo en la clandestinidad.

El psiquiatra libanés Ramzi Haddad afirma que la droga tiene efectos estimulantes. “Provoca euforia. No te deja dormir, no comes, y estás lleno de energía”, afirmó. Además, su producción es muy sencilla y barata y requiere únicamente “conocimientos básicos de química”. Las autoridades sirias y libanesas a menudo destapan laboratorios caseros donde se producen pastillas de Captagón.

Un oficial del régimen, en la ciudad de Homs contó a Reuters cuáles eran los efectos de esta droga en los manifestantes y los rebeldes. “Les pegábamos y no notaban el dolor. Muchos se reían. Dejábamos a los prisioneros durante 48 horas, para que se les pasara el efecto del captagón, y luego continuábamos el interrogatorio”, afirmaba este oficial, según relata Reuters. ”

http://www.elmundo.es/internacional/2014/01/13/52d454efca47411c438b4570.html

 

-->
COLABORA CON KAOS