Primarias de Podemos: ¿Una estafa?

Desde el inicio de este año la gente más vinculada y comprometida con el proyecto político de Podemos se ha volcado en las distintas candidaturas ciudadanas que se han conformado en sus respectivos municipios. Esto ha supuesto un desgaste significativo para muchas personas, sobre todo para aquellas que tras las últimas elecciones se han visto en la obligación de seguir afianzando en su localidad el proyecto por el que decidieron apostar vitalmente hace apenas medio año.

Porque la realidad es que muchas de esas candidaturas ciudadanas, sobre todo en provincias como Valladolid, de la que yo concretamente procedo, se sostienen, no por el apoyo popular conseguido en las urnas, sino por la implicación de un número muy reducido de personas que desde hace dos, tres o cuatro meses no han dejado de trabajar por que en su municipio pudiese darse la posibilidad de hacer Política de otra manera.

¿Qué deben hacer estas personas? ¿Abandonar a sus concejales y a la candidatura ciudadana con la que se comprometieron hace unos pocos meses y dedicar todos sus esfuerzos a iniciar otro proceso de Primarias de cara a las próximas Elecciones Generales? Hacer eso, desde mi punto de vista, sería irresponsable. Pues de ese modo se acabaría con la posibilidad de construir canales y núcleos de participación ciudadana a nivel municipal a lo largo de los próximos meses. Meses que son muy importantes para demostrar a la sociedad que las candidaturas en las que está integrada gente tanto de Podemos como de otros partidos y movimientos son organizaciones capaces de transformar y mejorar nuestra realidad más cercana.

Que las Primarias de Podemos se hiciesen circunscripción por circunscripción no levantaría ningún tipo de entusiasmo popular ahora mismo. Es más, provocaría el descuido de aquello que nos condujo a constituir candidaturas ciudadanas, que no fue sólo un acuerdo alcanzado en la Asamblea de Vistalegre, sino la necesidad de constituir un poder popular fuerte en el terreno municipal.

Eso, un poder popular fuerte en el terreno municipal, todavía no existe de forma generalizada en nuestro país y se equivoca quien cree que esto se puede conseguir de la noche a la mañana por el mero hecho de haber conseguido una determinada representatividad en los Ayuntamientos de nuestro país.

Si se han logrado tan buenos resultados en estas últimas elecciones por parte de las candidaturas ciudadanas no ha sido por que existiese una estructura social bien organizada, sino por el hartazgo que han generado PP y PSOE en la sociedad y por la voluntad que han puesto grupos muy reducidos de personas por sacar adelante un proyecto político vinculado a la filosofía del 15-M y de Podemos.

¿Merece la pena descuidar aquello que nos ha costado tanto sacar adelante en el terreno municipal por querer hacer unas Primarias más plurales y descentralizadas? Yo creo no. Y con ello no quiero decir que deban ser así siempre. Por supuesto que hay que plantearse otros modos de cara al futuro. Pero a lo que yo me estoy refieriendo es al momento actual.

Y en este momento, no en otro, la propuesta del Consejo Estatal me parece adecuada. Por un lado se evita que cada provincia de nuestro país tenga que organizar un nuevo proceso de Primarias, con todo el esfuerzo que eso conlleva; y por otro, permite que las candidaturas ciudadanas apoyadas por Podemos se centren en aquello para lo que nacieron: empoderar políticamente a la ciudadanía desde la base. Y la base, en este caso, es el terreno local. Si no se consigue construir nada consistente en este terreno, dificilmente se logrará que algo semejante pueda darse a nivel nacional e internacional en el futuro.

Lo que está en juego en las próximas elecciones generales no es la democracia interna de Podemos, que, aunque sea deficiente en muchos casos, funciona; sino la democracia en nuestro país y en la Unión Europea. Por supuesto que se deben seguir mejorando los procesos de decisión dentro de Podemos, pero lo que se disputa en las próximas elecciones generales no es demostrar cuál es el partido más democrático de España, sino demostrar qué partido está mejor capacitado para llevar a cabo la democratización de nuestro propio Estado. Y para ello la apuesta política de Podemos debe estar liderada por personas con un proyecto de país claro y convincente, personas que, sobre todas las cosas, sean capaces de hablar y de transmitir a toda la sociedad lo que quieren hacer cuando gobiernen.

Por eso la propuesta de que en estas próximas primarias se vote en una única circunscripción me parece una apuesta política acertada, ya que va a permitir visibilizar claramente qué personas tienen claro un proyecto para nuestro país y qué personas se presentan con una idea más difusa al respecto. Además sobre lo que se discute y decide en el Congreso de los diputados no es sobre los problemas de Badajoz o de Cádiz en particular, sino sobre el modelo de Estado que queremos para nuestro país. Y en ese sentido no importa tanto la procedencia de cada diputado, sino las ideas políticas que éstos defienden o la clase social a la que dicen representar.

Yo no quiero que en el Congreso haya personas que se vean obligadas a hablar en nombre de Valladolid, pues para cuestiones de territorialidad debería ponerse en funcionamiento el Senado, lo que quiero es que haya personas que, por ejemplo, defiendan los derechos de la clase trabajadora, ya que sobre lo que se decide en este órgano es sobre cuestiones como las condiciones laborales, la educación, la cultura, la sanidad, las pensiones o los impuestos, cuestiones que, en definitiva, afectan por igual a todas las personas trabajadoras, independientemente de cuál sea la ciudad de la que proceden.

Lo explica perfectamente Jorge Urdánoz en su libro Veinte destellos de ilustración electoral: los diputados del Congreso no votan en función del territorio al que dicen representar, sino en función del partido al que pertenecen. ¿O acaso José María Aznar legisló a favor de Castilla y León cuando fue Presidente del Gobierno por el mero hecho de que en el pasado fuese Presidente de dicha Comunidad Autónoma? No, ni Aznar ni ninguno de los diputados del PP votó en función del territorio al que representaba, sino en función de las líneas ideológicas o del interés de su propio partido.

Por eso, porque lo que votan los diputados en el Congreso nada tiene que ver con su procedencia, lo que quiero es que la lista de Podemos esté formada por personas capaces de transmitir a la sociedad española un proyecto de país alternativo al que PP y PSOE representan actualmente, independientemente de que se presenten por la circunscripción de Salamanca, Bilbao o Sevilla.

Hoy mismo se ha dado a conocer en los medios de comunicación el llamamiento Ahora en Común1. Creo que el conjunto de personas que ha firmado este llamamiento, entre los que se encuentran periodistas como Javier Gallego o miembros de otros partidos como Alberto Garzón, deberían conformar una lista alternativa a la de Pablo Iglesias y someterse a las Primarias de Podemos. No porque esta organización sea mejor que cualquier otro partido, sino porque Podemos utiliza unas siglas con las que una amplia mayoría social de nuestro país ya se identifica.

¿Cuánto tiempo y esfuerzo va a costar dar a conocer una candidatura alternativa a la de Podemos a nivel nacional? ¿Acaso pensamos que no van a surgir nuevos partidos con nombres muy semejantes al que esa candidatura de confluencia utilice para dar lugar a equívocos en determinadas circunscripciones? ¿Por qué permitiéndose desde Podemos que todas estas personas se presenten a las primarias no lo hacen? Por supuesto que habría que flexibilizar las fechas de las mismas, pero ¿no merecería la pena que todos ellos se sometiesen a unas mismas primarias? Eso, precisamente, sí que generaría entusiasmo y espectación en la sociedad.

Podemos, además, ha demostrado ser un buen instrumento de cambio político, ¿por qué desaprovecharlo? En las circunstacias en las que nos encontramos actualmente no hay mucho margen para el error. Las próximas elecciones hay que ganarlas. Y si no se presenta un proyecto de país a la sociedad fácilmente identificable en unas siglas y en unas personas concretas es muy probable que fracasemos.

¿Es esto lo ideal? Por supuesto que no, lo ideal sería que cada provincia de nuestro país tuviese una base social bien organizada, capaz de presentar a uno o varios representantes de sus distintas localidades a unas primarias como las de Podemos y que en esas primarias la ciudadanía tuviese la opción de elegir a los que creyese mejor preparados.

Sin embargo la realidad no es así y la base social bien organizada a nivel local que permitiría llevar a cabo un proceso tan ideal está aún por construir. Sí, tenemos que tender a ese fin, exista o no Podemos en futuro, pero las próximas elecciones generales son dentro de tres o cuatro meses y la mejor baza que tenemos para ganar son Podemos y Pablo Iglesias.

1Noticia sobre el llamamiento Ahora en Común: http://www.eldiario.es/politica/Cargos-Podemos-IU-candidaturas-municipalistas_0_407010358.html

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS