¿Presidente, Por qué Lorenzo Mendoza Sí y los Camaradas No?

Publicidad

Por: Zulika King

Camarada Nicolás Maduro: Recordando aquel triste 8 de diciembre de 2012, donde nuestro Comandante Eterno nos pidió la unidad de los patriotas, la unidad de todas las fuerzas revolucionarias, la unidad de todas las fuerzas populares, del Partido Socialista Unido de Venezuela, los partidos aliados, el Gran Polo Patriótico, las corrientes populares revolucionarias, las corrientes nacionalistas… nos solicitó la unidad o la anarquía nos devorará.

En cuanto a estas reflexiones de nuestro Gigante, avizorando lo que venía y consciente de que quizás él nos faltaría, a sabiendas de lo difícil que sería mantener la cohesión sin que se impusieran los intereses particulares, sin duda fue él un maestro, supo sortear las situaciones y consolidar posturas políticas en el interés supremo de nuestra Revolución, demostrando con ello ser un gran estadista, hoy reconocido por el mundo entero.

Chávez aceptó la crítica con hidalguía, aunque a veces ésta fuese injusta. De allí, parte de su grandeza. La crítica nunca le impidió seguir trabajando para construir la verdadera unidad, como única vía para el fortalecimiento de nuestro proceso. Creo necesario, camarada Presidente, recordar lo anterior para seguir dando pasos incansables en búsqueda de la unidad.

A pocos meses de las elecciones parlamentarias, veo con preocupación, y no soy la única, que las fuerzas revolucionarias no están tan cohesionadas como nos lo pidió Chávez y como las necesitamos para la coyuntura tan difícil que estamos atravesando. ¿Razones? Múltiples.

Desestimar esta situación es realmente temerario. Tristemente veo cómo el chavismo ha venido cayendo como en una suerte de fuerzas contrarias, cual polos iguales que se repelen, es decir, si todos compartimos el mismo ideal revolucionario y hemos trabajado duro cada quien desde su trinchera para fortalecer nuestra Revolución ¿Por qué ahora camaradas que en el pasado eran tan respetados y queridos, como es el caso de Ana Elisa Osorio, el profesor Wladimir Acosta, Alberto Nolia, Nícmer Evans, Gonzalo Gómez, Héctor Navarro, Jorge Giordani, Vanessa Davis y Toby Valderrama, pareciera que no tienen más cabida en nuestro proceso? ¿Por qué si el camarada Mario Silva fue convocado nuevamente a dar un paso al frente con su programa La Hojilla –lo cual nos produjo gran satisfacción y habló muy bien de usted como líder- no hacerlo de igual manera con los camaradas anteriormente nombrados? ¿Será por las posturas críticas que cada uno de ellos ha asumido desde su particular visión, que no se les ha dado más cabida?

Sus posiciones críticas no alteran su trayectoria y compromiso revolucionario. Ejemplo de ello, Francisco Arias Cárdenas, que en su momento fue muy crítico con nuestro Comandante, hasta el punto de irse de las filas revolucionarias, y posteriormente fue convocado a formar parte del gobierno.

Soy de las que piensan, y muchos compartirán esto, que las críticas bien argumentadas o bien fundamentadas, sin ánimo de dañar, deben ser bien recibidas, hasta con cariño, pues a los verdaderos revolucionarios nos mueve el amor y la preocupación porque las cosas se hagan bien. Ya nos lo decía nuestro Comandante: el ser revolucionario nos lleva a ser y pensar y de manera distinta.

Camarada Presidente, hagamos todo el esfuerzo necesario para tratar de volver a lo que fuimos en tiempos de Chávez, por más difícil que esto sea. Hay que poner todo el empeño para lograrlo, pues a él se lo debemos. Busquemos los puntos de coincidencia y trabajemos para superar lo que creamos que pueda separarnos por distintas posturas o visiones.

Tengo mi propia forma de pensar, pero esto no me detiene a la hora de aunar esfuerzos para el trabajo con alguien que tenga una visión distinta a la mía y estrechar la mano de un camarada que, al igual que a mí, le mueva el ideal más hermoso que hombre alguno haya conocido, como es el ideal revolucionario. Lo importante ha de ser trabajar unidos desde cualquier visión, no importa cuál sea, en defensa de nuestra Revolución. Si algo he aprendido a mis 53 años, es a saber escuchar para luego debatir y poder concluir.

Camarada Presidente, quisiera exhortarlo a que dé un paso al frente con esa humildad como hombre del pueblo que le caracteriza, y con el profundo amor que le enseñó nuestro Comandante, a que invite y se reúna en privado, o como Ud. lo considere, con los camaradas que hoy tristemente están siendo denigrados. Esto último no ha de ser el comportamiento de un revolucionario. Y lo digo con profunda tristeza y preocupación. Denos la buena noticia que se logre esa reunión y se superen esas diferencias.

Si en su momento Ud. consideró necesario reunirse con el propio Lorenzo Mendoza para lograr entendimientos entre los venezolanos, cosa que pudimos entender desde las filas revolucionarias a pesar de que dicho acercamiento no rindió los resultados esperados como era previsible que fuera tratándose de un representante de la burguesía, a Ud. le corresponde el mérito de al menos haberlo intentado. Entonces, aún con más razón, debería Ud. hacerlo con estos camaradas que han aportado tanto a nuestra Revolución y tienen mucho más que seguir aportando.

En ese encuentro deberían decirse todo lo que entre camaradas tengan que decirse, en el marco del cariño y del respeto, e insisto, buscar los puntos de coincidencia para empezar a transitar nuevamente unidos, todos, como nunca debió haber dejado de ser. Me niego a aceptar que haya posturas infranqueables.

Adelante, Camarada Maduro, pues las filas revolucionarias recibirán este gesto de su parte con mucha satisfacción y ayudará a elevar un poco la moral revolucionaria que se encuentra alicaída en estos últimos tiempos. Es grato imaginar el hijo que vuelve a casa.

Este escrito fue motivado al volver a escuchar las palabras de mi Comandante Chávez aquel 8 de diciembre, necesitaba nutrirme de él, y yo en mi particularidad, más allá de las molestias y la indignación que me producen los hechos de corrupción, la indolencia de algunos actores, entre otras desviaciones que no deberían darse en revolución, seguiré rodilla en tierra en defensa de la misma, por mis propias convicciones y porque se lo juré en soledad a nuestro Comandante.

Con profundo amor revolucionario, camarada Presidente Maduro, esperanzada como muchos de que se logre dar este paso que hoy le solicito, para lograr la Unidad, Lucha, Batalla y Victoria que nos pidió nuestro Comandante. Se lo debemos.

¡Chávez vivirá mientras el pueblo luche!

Zulika King
Movimiento de Batalla Social Punta de Lanza

Contralores Sociales

En Guatire, la Villa Heroica, a los 27 días del mes de abril de 2015.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More