«Porque sí» y «Porque no», razón es sin razón – por David Norman Foronda

“PORQUE SÍ” y “PORQUE NO”, RAZÓN ES SIN RAZÓN

&nbsp Bolivia, se dispone a votar, créalo o no, en relación a un texto constitucional de legalidad muy dudosa y que realmente tiene más contras que pros, un texto que debiera haber pasado inevitablemente por todo un proceso anterior basado en una absoluta legalidad. Lo dijimos en su momento el cambio puede ser bueno cuando no está basado en las amenazas, en la soberbia, en el autoritarismo, en el odio, en el revanchismo, en la censura, en el doble discurso, en la angurria de poder, en la verdades a medias, etc.

&nbsp Por DAVID NORMAN FORONDA

&nbsp No se equivoca amigo lector, esta es simplemente una forma de resumir el revesado accionar no sólo de los opositores al actual gobierno masista, sino también de los prosélitos del partido de gobierno (Movimiento al Socialismo, MAS) y su caudillo Evo Morales que ya no sabe como justificar su altanero afán de eternizarse en la silla del poder en Bolivia, ¡ah! y a cualquier costo, pues como bien sabemos hace unos meses él aseveró a los medios “Evo por treinta, cuarenta años, es lo que quiere el pueblo”, y lo más reciente cuando claramente y a viva voz Morales exclamó, en un congreso masista, a los cuatro vientos “hemos llegado para toda la vida”.&nbsp

Al ser consultados por diferentes medios de comunicación, en torno a las expresiones de Morales, sus acólitos trataron de forma simplista, ¿o tonta?, de traducir y desentrañar las palabras de su “gran líder” ante los medios de comunicación al manifestar que lo que quiso decir el presidente fue que lo que iba a perpetuarse en el contexto nacional era el modelo de estado que el MAS promueve en su proyecto de constitución, a ser sometido a voto el 25 de enero próximo, y no así una persona o grupo de personas, en este caso Evo Morales y su séquito. Cosa más lejos de la verdad, pues, recordemos, una ocasión cuando ni siquiera había pasado un año aún del mandato de Morales, y sus partidarios, diputados, senadores, etc. ya exclamaban sus oscuros propósitos de perpetuarse en el poder, basta con recordar a los Peredo, Loayza, Torrico, Ramírez, Choquehuanca, Navarro, Garcia Linera, y otros que afirmaban que Morales debía quedarse en la silla presidencial por lo menos 20 o 30 años a título de resarcir el daño de los 500 años de coloniaje y dominación, un discurso por demás excluyente que no acepta a cualquiera que piense diferente al gobierno.&nbsp

Esta corriente masista autoritaria prácticamente busca, simple y llanamente, restringir seriamente la libertad de expresión de todo aquel que no condiga con el accionar gubernamental buscando ejercer el poder sin divisiones ni restricciones por eso es que, a paso lento pero seguro, han sido ocupados altos cargos en el gobierno, entidades y reparticiones estatales por adeptos masistas que sólo tienen un objetivo; monopolizar el poder. Un partido político que pretende, si no lo hizo ya, ser o comportarse en la práctica como partido único y confundirse con las instituciones del Estado, entronizando la figura de Morales con un poder ilimitado que se extiende a todos los ámbitos, instigando desde el ejecutivo al movimiento de masas, en el que se pretende encuadrar, o encajar, a toda la sociedad boliviana, y haciendo uso abusivo, intenso y desenfrenado de la propaganda en los medios estatales, si no son ya gubernamentales, y de distintos mecanismos de “control social” y de represión a través de sus grupos de choque y “movimientos sociales” además de mandos policiales y militares serviles y sin mentalidad patriótica nacionalista, venidos a menos en estos últimos tiempos.&nbsp

¿Por qué debe ser aprobado el proyecto de constitución del MAS y Morales y compañía se prolonguen en el poder y amparen solamente a un sector de la sociedad olvidándose, en consecuencia, del resto de los habitantes bolivianos?, el MAS y sus adeptos afirman que por los 500 años de humillación y ultraje al que fueron sometidos “los suyos” y además porque Morales es un “indígena” (cosa irreal), algo repetido ya tantas veces que ha perdido su significación real y se ha convertido nada más que en una simple postura de revancha, o sea en un “PORQUE SÍ”, lo paradójico y anómalo es que esto lo afirman, en gran parte, los que, en su época, alguna vez estuvieron en filas derechistas o de otra índole obteniendo los correspondientes “beneficios” que eso les suponía. Sólo basta con ver a tránsfugas, “altos dirigentes”, “personalidades”, “intelectuales”, “artistas” y gente de otros ámbitos de la sociedad, de clase media para arriba, quienes en el pasado inmediato no les importaba ni un soberano cacahuete el destino del grueso de los bolivianas y bolivianos, regodeándose en su lujuria y opulencia, y que ahora, repentinamente han tenido un ataque de conciencia y desvergonzadamente arrimados al “árbol del poder” se dicen y llaman defensores infatigables del pueblo, por el simple hecho de que ahora ya no visten corbata o traje, sino ch’uspas (bolsas pequeñas para llevar la hoja de coca), trajes con motivos andinos y sombreros estilo pueblerino y que además ahora p’ijchan (mastican) la hoja de coca, ¿que tal?.&nbsp

Ni hablar de la “oposición” que claramente se ha quedado si un norte fijo, ha quedado acorralada y casi en agonía, sólo se dedicó ha alentar a los “suyos” a la violencia, a la intolerancia, a la toma de instituciones del estado, el maltrato a los ciudadanos de piel oscura o morena desencadenando golpizas en contra de campesinos e indígenas, no dejando de ser nomás grupos de choque, a todas luces fascistas. Ahora intentan desgastar al gobierno de Morales y su proyecto de constitución mediante una guerra sucia en los medios recurriendo a, seamos honestos, mentiras o medias verdades, sin ningún remordimiento usando imágenes de Cristo, niños, etc. (no vale la pena mencionar otras cosas, pues esto ya causa indignación de por si) con tal desfachatez y desvergüenza que ya parecen mentirosos, pero de carrera. Sólo se han dedicado a profundizar divisiones, disputas y enfrentamientos entre los habitantes de este país a través de una campaña que solamente mella la dignidad y honra de la bolivianidad.&nbsp

¿Por qué no debe ser aprobado el proyecto de constitución del MAS y Morales y asociados no se perpetúen en el poder y no beneficien solamente a un solo sector de la sociedad olvidándose del resto de los bolivianos?, la “oposición” y ciertas elites de poder afirman que porque el proyecto de constitución alienta a la unión entre personas del mismo sexo, promueve el aborto, alienta sólo el culto a la Pachamama (madre tierra), elimina a la religión católica, que reniega de la verdadera autonomía departamental, que aquel que posea más de una propiedad le serán revertidas al estado, y sepa uno cuantas otras cosas más, desembocando todo esto en un simple “PORQUE NO”. Parecería que para la “oligarquía” el hecho de que la constitución masista reconozca los derechos de los pueblos indígenas, (que para un servidor no dejan de ser derechos especiales, sólo para ellos y no para todos los bolivianos, o sea derechos diferenciados, creando así ciudadanos de primera y segunda clase), ponga a Bolivia como un país pluricultural (es discutible), y quizás vaya desechar totalmente el neoliberalismo a través ciertos artículos, les significa un tremendo dolor de cabeza y es de esperarse que estás elites no claudicarán en su intento de oponerse por oponerse sin formar o crear un frente oposición serio con propuestas serias y aplicables dentro la realidad nacional.&nbsp

Finalmente, es ineludible decir que lo cierto es que el “porque sí” y el “porque no” son solamente excusas baratas de uno y otro bando, en su lucha por el poder, y que sólo constituyen una triste y lamentable justificación de su obrar o accionar como lo hacían y como están haciéndolo actualmente. Hermano boliviano, no olvidemos, y esto también es cierto, que Bolivia, va a votar, créalo o no, en relación a un texto constitucional de legalidad muy dudosa y que realmente tiene más contras que pros, un texto que debiera haber pasado inevitablemente por todo un proceso anterior basado en una absoluta legalidad. Lo dijimos en su momento el cambio puede ser bueno cuando no está basado en las amenazas, en la soberbia, en el autoritarismo, en el odio, en el revanchismo, en la censura, en el doble discurso, en la angurria de poder, en la verdades a medias, etc. Son tiempos de cambio, ¿o cambios de tiempo?, y los politiqueros y negociantes de la política deben entender, de una buena vez por todas, que los intentos de imponer una u otra visión de país a través de acciones ilegales, cobardes, antidemocráticas, autoritarias y cínicas sólo han terminado por cansar a un país que lo único que anhela es vivir en paz, la convivencia en armonía, el desarrollo para todos y no sólo un sector, la libertad de disentir sin ser acallados condiciendo con la democracia y las leyes establecidas que se constituye en la única forma de evitar autoritarismos o dictaduras vengan de donde vengan.&nbsp

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS