Por un estatuto de primera para la nación andaluza

La CUT (Colectivo de Unidad de los Trabajadores) ha sido el motor de esta manifestación desde su inicio. Ya en el mes de junio propusimos en el Bloque Andaluz de Izquierdas (BAI) que la reforma estatutaria debía ser la campaña central.

La razón no es difícil de entender. Hasta dentro de 30 ó 40 años no vamos a tener otra reforma del estatuto de autonomía de Andalucía. O aprovechamos ahora la ocasión o después será tarde. Además, el PSOE y el PP están cocinando un nuevo estatuto que no sólo se va a quedar muy lejos de las necesidades del pueblo trabajador andaluz, sino que también va a suponer un rotroceso respecto al anterior. Referencias a la reforma agraria, al pleno empleo o a la deuda histórica que existían en el Estauto de Carmona pueden desaparecer en el nuevo.

Al contrario que las propuestas de estatuto elaboradas en Catalunya y el País Vasco que abren un proceso federalizante, Chaves no sólo no está a la altura sino que cumple un papel de retaguardia en una futura configuración federal del estado.

Desde un principio la CUT consciente de la desmovilización existente y la lejanía del tema para la inmensa mayoría de andaluces y andaluzas creyó oportuno ir vinculando la reforma del estatuto con temas sensibles para los ciudadanos como las bases, la precariedad o la vivienda. por este motivo se convocó la Marcha a Morón el pasado 9 de octubre donde específicamente se reivindicaba la soberanía del pueblo andaluz para decidir el futuro de las bases que están en nuestra tierra.

El punto álgido de esa campaña indudablemente era el 4 de diciembre que no sólo era una importante fecha simbólica -día nacional de Andalucía-, sino que este año caía en domingo y entraba dentro de los plazos de tramitación del estatuto. Desde el principio entendimos que ese día debía haber una gran manifestación, lo que hacía indispensable una convocatoria amplia que garantizara la participación de fuerzas como el PA, el PSA o IU que, además, ya defendían la definición de Andalucía como nación. Con esta composición sólo se podían plantear dos grandes ejes políticos: Andalucía nación y máximo techo competencial.

La iniciativa política del Alcalde de Carmona, Sebastián Martín Recio, impulsor de la Plataforma «Andalucía por Sí», posibilitó esa convergencia. En la Plataforma confluían gente de la Universidad (Isidoro Moreno, Lina Gavira, Delgado Cabeza, Acosta,…), de los movimientos sociales (Ecologistas en Acción, APDHA, Sevilla Acoge,…) y cargos públicos y dirigentes de IU, PSA y PA. En la reunión del 17 de octubre la Plataforma accedió a realizar una propuesta abierta a los partidos, sindicatos, movimientos sociales, etc para que el 4 de diciembre hubiera una manifestación en la capital andaluza reivindicando la identidad nacional de Andalucía.

El BAI, con la CUT al frente, reivindica un nuevo Estatuto de Autonomía que reconozca a Andalucía como nación y por tanto, su soberanía para decidir libre y democráticamente su futuro. Esto implica un rechazo frontal al modelo de estado actual consagrado por la Constitución monárquica que fue impuesta por el postfranquismo con el consenso de la izquierda reformista.

Nuestra demanda es muy clara: el pueblo andaluz d ebe disponer de un PODER ANDALUZ SOBERANO. En un mundo donde la globalización y el imperialismo da un enorme poder a las multinacionales y al mercado frente a los estados, frente a las naciones, frente a los pueblos… Andalucía se queda sin capacidad real de decidir.

Y en el Estado se va a construir un modelo de Estado asimétrico contrario a los intereses de Andalucía, donde las naciones ricas serán más ricas y las pobres aún más pobres.

Un estatuto que afronte los problemas de Andalucía debería contener, al menos, en nuestra opinión:

1.- El reconocimiento de Andalucía como nación y, por tanto, el Estatuto debe garantizar el derecho irrenunciable del pueblo andaluz a decidir libre y democráticamente su destino.

2.- El Parlamento de Andalucía debe tener competencias suficientes para optar por una economía solidaria que apueste por la empresa pública, posibilite el acceso de los trabajadores a los medios de producción, reparta la riqueza y camine al pleno empleo.

3. Necesitamos un Banco Público Andaluz que invierta en las necesidades sociales -donde no llega la iniciativa privada- y que tengamos poder suficiente para nacionalizar la banca.

4.- La Soberanía Alimentaria y la Reforma Agraria es una demanda irrenunciable para Andalucía. Esto significa capacidad para decidir la propia política agraria y agroindustrial.

5.- Declaración de Andalucía como Territorio de Paz y desmantelamiento de las bases militares de Morón, Rota y Gibraltar.

6.- La vivienda no es una mercancía, sino un derecho irrenunciable para las personas. El Parlamento tendrá competencia suficiente para promulgar una Ley del Suelo que convierta en público todo el suelo urbanizable y así disponer de viviendas dignas y baratas.

7.- El reconocimiento del derecho a una Renta Básica. Esto significa que todo andaluz y toda andaluza, por el hecho de serlo, por el simple hecho de ser persona tiene derecho a un ingreso social que le garantice el bienestar material y le permita vivir con dignidad.

8.- Un modelo territorial que apueste por el municipalismo solidario. Es decir, más competencias y recursos financieros para los Ayuntamientos.

9.- Una educación y un sistema de salud verdaderamente públicos, universales y gratuitos. Ni el saber ni la salud pueden ser un negocio privado.

10.- Un sistema que garantice la autonomía financiera y permita desarrollar todas las competencias contenidas en el Estatuto. Apostamos, por tanto, por un Concierto Económico y por la creación de un Fondo de Compensación que atienda al principio solidario de la discriminación positiva con los más pobres.

Así entendemos desde la CUT lo que significa un estatuto de primera para nuestra nación. No nos anima ningún criterio comparativo o de agravio con otras propuestas estatutarias, sino el impulso político de partir de las necesidades de nuestro pueblo y de los intereses de la clase trabajadora.

¡VIVA ANDALUCÍA LIBRE, SOBERANA Y SOCIALISTA!

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS