¿Por qué emigran los sirios? (1)

Publicidad

Por May Assir

Está dividido en tres partes. La primera trata de la revolución y la migración. La segunda abordará las condiciones con las que se encuentran los refugiados en los países adonde emigran y la tercera y última parte sobre el carácter del régimen de Bashar al-Assad. El trabajo se basa en entrevistas llevadas a cabo con activistas revolucionarios y actualmente refugiados en Europa.

La crisis siria se ha convertido en la mayor emergencia humanitaria de nuestra época, según el Alto Comisionado de la ONU para los refugiados. El sufrimiento de los que deciden exiliarse no acaba en la frontera sino que cobra otras formas. La causa del éxodo de los refugiados sirios es una revolución que sigue, a día de hoy, brutalmente reprimida donde vivir y seguir luchando se convierte en un sueño irrealizable.

Por May Assir

Del sueño a la pesadilla

Al son de una consigna, la más coreada en la primavera árabe, las manifestaciones y demandas no hacían más que crecer, derrocando a Ben Ali, Mubarak…   llegando a las televisiones, radios y medios sociales de todo el mundo: incluso a los oídos de unos niños en Deraa, Siria.

La frase “El pueblo quiere la caída del regimen” se ha convertido en un refrán en el mundo árabe. Entrevistado #1

Estos, como una travesura propia de la infancia, pintaron en la fachada de un colegio esta frase. Pintarla no fue un acto de resistencia, eran niños que todavía no temían nada porque no habían adquirido la conciencia de las consecuencias que iba a suponer; eran muy pequeños como para haber asimilado el trauma colectivo.

La respuesta del régimen de Bashar fue encarcelarlos durante dos semanas y torturarlos. Ante este nivel de represión comenzaron las manifestaciones en Daraa, con las familias de los niños al frente, pidiendo su libertad y una disculpa del régimen. Al-Assad, no solo no se disculpó sino que dijo que se trataba de una conspiración “externa”. Esto no hizo más que amplificar la rabia de las manifestaciones que comenzaron a extenderse como la pólvora por todo el país.

Me acuerdo una vez que le estaba diciendo a mi madre en el coche ‘Parece que se van a rebelar en Siria…Ojalá se levante de una manera organizada, de una manera razonable’. Ella me contestó “No va a ser razonable, va a levantarse por la calle y nos van a bombardear con los aviones. Entrevistada #2

El exquisito sabor de la victoria en Túnez y Egipto, combinado con la presión del “efecto dominó” de las movilizaciones en diferentes ciudades del país, produjo una lucha interna en millones de sirios. La oportunidad de derrocar al régimen había llegado, muchos salían a la calle aún siendo conscientes del riesgo al que se exponían, pero dudas cómo la duración de las movilizaciones, la utilidad de las protestas o la capacidad del pueblo frente a un ya conocido aparato represivo estatal atormentó la conciencia a muchos:

Al principio, cuando empezó la revolución creía que era algo malo, pensé que iba a acabar en 2 ó 3 días, pero a veces gente valiente lo da todo, esa gente valiente que empieza revoluciones. Entrevistado #1

Los primeros que salieron pusieron en riesgo su vida desde la primera manifestación, pero muchísimos otros no salieron hasta que no atestiguaron que Bashar era igual que su padre, utilizando la misma brutalidad con la que fue arrasada Hama en el ‘82, esta vez contra unas protestas pacíficas que pedían libertad.

Vi cómo empezaron a cargar contra los manifestantes, electrocutándolos con pistolas eléctricas, y vi la brutalidad y violencia que el régimen ejerció contra los manifestantes pacíficos, así que empecé a pensar de manera diferente. (…) Lo vi con mis ojos… después de eso las cosas cambiaron para mí. Así que empecé a buscar cómo participar. Entrevistado #1

La confianza social aumentó a medida que pasaban los días. Manifestaciones en Daraa, Homs, Damasco, Hasake y Salammiyye fueron ilusionando a millones de que los días del régimen estaban contados.

Creíamos que iba a ser como Túnez, un mes, dos meses máximo y luego el régimen cambiaría Entrevistado #12

Siguió creciendo el número de manifestantes y cada vez se unieron más mujeres. Ellas, que durante la dictadura habían tenido menos derecho a hablar, fueron en muchos casos las primeras contagiadas por la ola de protestas. Una de las jóvenes entrevistadas es de la ciudad de Homs, durante un tiempo bautizada como la capital de la revolución, y así describe su primera manifestación:

Estaba en mi ventana, y empecé a escuchar voces a lo lejos. Pensé ‘Seguro que es una manifestación’. En serio, es una sensación increíble, sientes que estás en otro mundo, cuando dicen ‘el pueblo quiere la caída del régimen’… Uff, ¡qué bonito es! De repente, tras oír las voces, (…) estaba abajo; era la primera vez. Sin darme cuenta, me vi abajo entre la gente. ¿Cómo había bajado? ¿Cómo estaba entre ellos? Entrevistada #2

Los refugiados palestinos nacidos en Siria, que ya tenían experiencia en combatir el sionismo y costumbre en librar luchas por la libertad también participaron del ascenso.[1] (Más de la mitad de los doce entrevistados son palestinos, de los cuales cinco participaron activamente en la revolución). Un estudiante universitario sirio-palestino que participó de la organización de las primeras protestas en Damasco explica así sus primeras experiencias en el levantamiento popular:

Yo estaba, pero no en la primera manifestación porque era muy peligroso para un palestino. La primera pregunta que te van a hacer los servicios de inteligencia es:

Tú que eres palestino, hijo de puta, ¿qué haces aquí? Te estamos dando asilo.” Pero tras la primera manifestación, no puedes reprimir las ganas de ir (…) El régimen del Assad para mí es más enemigo que Israel (…), ha matado a más luchadores palestinos (…). (La manifestación) Es otro sentimiento, tener la libertad en un país dictatorial. Estás en el tiempo, sitio y hora para decir lo que sientes. Recuerdo dar palmas y después de una hora te duelen las manos, y la garganta, pero sigues. Estoy libre totalmente. Entrevistado#12

Pero por esta libertad se pagó un precio. A medida que aumentaban las protestas, el régimen ordenaba una mayor represión[2], provocando una contradicción emocional permanente que es palpable cuando los entrevistados recuerdan las protestas con nostalgia, tristeza y dolor:

Por fin la gente despertó, pero desgraciadamente cuando las fuerzas del orden se enfrentaron a la gente que no tenía nada empezaron a pegarles y dispararles y la gente empezó a morir. El pueblo se volvía más activista, y notas que estás feliz pero triste a la vez. Y los chavales empezaron a trabajar en los ámbitos pacíficos, culturales, revolucionarios, artísticos y musicales. Surgieron canciones y la gente comenzó a dibujar y repartir panfletos en la calle. Hubo mucho activismo bonito, había una interacción preciosa… Entrevistada #4

La entrevistada completa la imagen de las manifestaciones mostrando toda la renovación artística, cultural, política y emocional que inspiró una revolución en la que los activistas se expresaban de la mejor manera que podían para resistir, otorgando una gran profundidad a sus vidas cotidianas.

No sólo aumentaba la esperanza por la propia movilización sino también por las victorias que conseguía la presión colectiva: anuncios de dimisión por parte del régimen[3], la derogación del estado de emergencia[4], el indulto general a los detenidos por las protestas[5] y, sobre todo, el surgimiento de numerosas organizaciones populares como los comités locales[6], en los que los activistas se organizaban para discutir cómo gestionar las ciudades liberadas[7], o la Unión de Estudiantes Libres Sirios[8]. Estos organismos estaban sustentados y construidos por una revolución social que planteaba la posibilidad de que todos los que luchaban pudiesen participar del poder en su país. Pero enseguida, como la entrevistada indicó:

…Aquí es cuando empezaron a detener a los jóvenes Entrevistada #4

Tras un año de manifestaciones pacíficas ya había tres mil muertos según la ONU[9], las detenciones arbitrarias fueron cada vez más recurrentes[10], la tortura acechaba y la muerte estaba a la vuelta de la esquina. De los doce entrevistados, nueve mencionan la brutalidad en las cárceles del régimen, cinco fueron detenidos y una fue amenazada por los servicios de inteligencia. Todos fueron testigos de la ferocidad del régimen:

Los soldados, pasaron con tanques. Eso sí lo vi. Un helicóptero que estaba encima de nuestro edificio y estaba: ‘tatatatata’, disparando balas. Entrevistado #8

Nuestra casa fue bombardeada más de una vez y el coche también, y una vez estuvo a punto de arder todo el edificio” Entrevistada #2

Que pena los que se fueron. Yo conozco a tres amigos de mi hija mayor, y uno de mi hija menor… murieron bajo tortura… ¿sabes lo que hicieron? Estaban repartiendo ayuda y comida a la gente… o daban medicamentos a las mujeres, a los niños. Esto no es un crimen. Que no son los enemigos Entrevistada #3

Horrible (…) estuve en la cárcel 3 meses. La verdad es que yo no hice nada. (…) Ellos me imputaron como si hubiese hecho fotografías y las hubiese enviado a la BBC, a la Arabiya, y la verdad es que no hice nada…Entrevistado #10

Ante este nivel de barbarie se empezó a formar el Ejército Libre Sirio compuesto tanto por ex soldados del régimen, que al verse “cazando manifestantes”[11] se convirtieron rápidamente en carne de deserción, como por civiles que veían la necesidad de tomar las armas para, en un primer momento, proteger las manifestaciones. Así lo indica uno de los entrevistados.

Me uní al Ejercito Libre Sirio para proteger las protestas. (…) Después atacábamos localizaciones del régimen. (…) Mi experiencia era igual que cuando protestaba pero con menos pasión porque era una vía que no quería utilizar para obtener mi libertad. Pero tenía que hacerlo. (…) Creía que si seguía luchando, caería el régimen y tendríamos nuestra libertad, nuestra dignidad, nuestra justicia para toda Siria. De donde sean, de la religión que sean, de las ideas de las que sean. Por eso luchaba, y por lo que mi grupo luchaba Entrevistado #12

Hubo grandes avances estratégicos como ciudades liberadas y batallas ganadas pero el incondicional apoyo de la comunidad internacional (algunos por mantener un silencio cómplice y otros por financiar las masacres) al régimen, la entrada de nuevos enemigos de la libertad del pueblo sirio (Frente Al Nusra, Hazbullah, el Estado Islámico, etc.)[12], y la cuestionable financiación de algunos comandantes del ELS no hizo más que obstaculizar la lucha de los activistas que tomaron las armas con convicciones e ideas genuinamente revolucionarias.

Mi padre a veces me enseñaba sobre la revolución, y siempre me decía ‘No hay revolución sin teoría revolucionaria[13]’. Y la gente no la tenía. Sino no hubiese venido ni Nusra ni ISIS, y ningún gobierno podría poner sus manos en nuestra revolución (…) Sentí que todo el Ejército Libre Sirio estaba siendo vendido a gobiernos con agendas políticas (…) Su principal objetivo era liberar ciudades, pero nuestro objetivo no es liberar ciudades, es derrocar al régimen. (…) Entrevistado #12

El caos reinante, un régimen que todavía se agarra al poder del país aunque no quede ni un sirio vivo, todos los poderes internacionales interviniendo militarmente[14] (directa o indirectamente), una oposición fracturada y debilitada, más 215.000 muertos[15], ciudades y barrios enteros asediados, tortura y detenciones. Ante esta situación el exilio fue y es la única forma de sobrevivir para millones de sirios.

Despedida

ZA'ATARI, JORDAN - FEBRUARY 01: Children pose for a picture as Syrian refugees go about their daily business in the Za'atari refugee camp on February 1, 2013 in Za'atari, Jordan. Record numbers of refugees are fleeing the violence and bombings in Syria to cross the borders to safety in northern Jordan and overwhelming the Za'atari camp. The Jordanian government are appealing for help with the influx of refugees as they struggle to cope with the sheer numbers arriving in the country. (Photo by Jeff J Mitchell/Getty Images) ORG XMIT: 160600686

Pregunté a uno de los entrevistados, de 14 años, palestino-sirio de Yarmuk con cierto tono de ilusión:

Pregunta: “¿Cuándo te decían “Vamos a Europa…?” Éste rápidamente me interrumpió

Respuesta: Es que no nos decían ‘¡vamos a ir a Europa!’”(Imitando mi tono esperanzador) Nos decían: ‘Vamos a irnos del país’, claro, todo muy triste, porque vas a dejar la casa, el coche, el trabajo, el dinero, los amigos… todo atrás (…) Todos llorábamos, (…) Íbamos en el taxi, mirando atrás…” Entrevistado # 8

Él fue el primer refugiado que entrevisté personalmente, un niño que cuando salió de Siria tenía entre once y doce años, y que supo dejarme claro que exiliarse no es viajar. Es verse obligado a buscar asilo, fuera de donde tenías una vida construida y “mirar atrás” para verla como nunca más volverá a ser. No es esperanzador. A partir de ese instante, supe que al preguntar sobre el viaje me lo tenía que tomar con el peso que suponía el asunto: no son 3,

977,211 de viajes, son 3, 977, 211 tragedias[16]. Es el número de refugiados externos sirios registrados por ACNUR, la mayor crisis humanitaria desde la II Guerra Mundial[17]. Además, todavía hay 6,5 millones de desplazados internos en Siria intentando sobrevivir. Su madre, una de las entrevistadas, explicó sus razones de exilio:

Mi hijo estaba destrozado, psicológicamente. Por él salí, yo no quería salir. En serio, personalmente, si fuera por mí, no hubiese salido, hubiese estado ahí hasta ahora. A lo mejor estaría en una cárcel, o detenida, o no tendría nada, no se… pero salí, básicamente, por mi hijo” (Entrevistada #3)

Los niños representan el 52% de la población refugiada siria (2,2 millones).

Ya no podíamos vivir, y no podía ir al colegio.” Entrevistado #5

Los efectos físicos y psicológicos de las experiencias horribles marcan de por vida a los pequeños tras haber vivido “la guerra contra los niños” del régimen: según un informe de la ONG Save The Children más de diez mil niños ya son mártires[18]. Se denuncia que muchos son utilizados como escudos humanos y que otros son perseguidos por el ejército de Bashar por ser posibles “futuros rebeldes”[19].

Otros que fueron brutalmente reprimidos fueron los palestinos. La UNRWA (la agencia de la ONU para refugiados palestinos) estima que el 95% de los 480,000 refugiados palestinos que están todavía en Siria están en constante necesidad de ayuda humanitaria. Así me respondió uno de los entrevistados al ser preguntado las razones de su exilio, un jóven palestino sirio del campamento de Yarmuk, por tercera vez refugiado:

Yo estoy en contra de la idea que si tu sabes que vas a morir, vayas hacia la muerte. Porque cuando mueren un montón de tus amigos, cuando te detienen los servicios de inteligencia dos veces, cuando ya no puedes seguir con tu activismo, porque (las fuerzas del régimen) conocen tus intenciones y en cualquier momento te pueden matar (…) Es el peligro por ti, por tu familia, y tu gente. Es lo más importante. (Entrevistado #11)

Yarmuk, el campamento de refugiados más grande de Siria, lleva asediado dos años por el régimen. Además de la reciente entrada de milicianos del Estado Islámico, lo único que entra al campamento son barriles bomba tirados desde los aviones de Bashar. El mismo jóven explicó, en otra entrevista, que dentro del campamento ya han muerto 200 personas de hambre y que todavía hay más de 18.000 civiles atrapados en el campamento.[20]

Ante un panorama tan devastador todos se vieron obligados a decir adiós…

Salí de Damasco a Latakia para ver mi familia (…) me quedé ahí 3 días para decirles adiós” Entrevistado #6

…y comenzar su viaje lo más rápido posible. La represión de una dictadura o de milicias islamistas en guerra contra un pueblo que busca la libertad siempre amenaza millones de vidas, pero cuando esa vida, además, está bajo persecución política no hay mucho tiempo para pensar:

No lo pensé. Fui obligado a exiliarme (…) Cuando me soltaron de la cárcel, el que me soltó me dijo “deberías irte porque tienes otro juicio” (…) Fui soltado en libertad condicional. Seguía teniendo audiencias en el juzgado. Me las salté, y me dieron ocho años mientras estaba en el Líbano (…) Mi familia me condujo a Beirut, me dejaron, y volvieron el mismo día”.  Entrevistado #1

La Odisea

20151129 refugiados siriosAlgunos entrevistados recibieron invitaciones de conocidos en el Estado Español y vinieron en avión sin muchas dificultades, otro tuvo que contar con contactos de la policía fronteriza para salir del país, otro cursó literatura española para pedir un visado de estudio, y otro tuvo que pagar una gran suma de dinero para no tener que enseñar la documentación para salir del país. Pero el entrevistado #12 llegó al viejo continente por tierra, mar y riesgo de muerte.

Mientras los maderos están sujetos por las clavijas, seguiré aquí y sufriré los males que haya de padecer, y luego que las olas deshagan la balsa me pondré a nadar, pues no se me ocurre nada más provechoso” Homero, La Odisea.

Recorrió cerca de 5000 km y sólo con 100€ en el bolsillo. Esta fue su ruta, la de un joven que a día de hoy tiene 24 años y que dejó atrás Siria en 2014.

Fui a la frontera en coche, salí del coche, crucé el otro lado de la frontera, el lado turco, y cogí otro coche, de manera legal, con mi pasaporte (…) Encontrar un trabajo en Turquía es bastante difícil”

Según ACNUR Turquía refugia a más de 1,7 millones de sirios. Pero los sirios en Turquía no son reconocidos como refugiados sino como “invitados”. Al no concederles el estatus de refugiado incrementa la vulnerabilidad de éstos y la imprevisibilidad de su estancia en el país.

crucé a Grecia en barco, y anduve a Macedonia”

“Los países europeos financiaron tres cuartas partes de los costes de las medidas anti- migración en Grecia.” cuenta un artículo de Periodismo Humano[21]. Un informe[22] de la ONG Human Rights Watch denuncia el trato abusivo de la policía griega, la detención por medio de perfiles étnicos, los cacheos intrusivos y los abusos físicos. Además hay que añadir las pésimas condiciones de los centros de internamiento. Es innegable que Grecia, sumida en la crisis económica más profunda de la UE, no es de las primeras opciones para construir una nueva vida:

Ahí fui secuestrado por traficantes de personas. Querían dinero para contrabandearme. Solo tenía 100 € y querían 450€ (…) Me retuvieron dos días en una habitación de una casa y estaban armados. El tercer día llamé a algunos y les dije: nadie me va a mandar dinero y yo no tengo dinero. O me lleváis a Serbia u os ataco, mato al que pueda matar y que me maten a mi también, y que le jodan a todo.

François Crepeau[23], relator especial que se ocupa de los derechos de los inmigrantes de la ONU, constata que “Europa está creando todo un mercado para los traficantes de seres humanos”. El desinterés de los países europeos para trazar una estrategia de realojo de los refugiados y las ganas de hacer negocio (los precios oscilan entre unos cientos y miles de euros para llegar a Europa, los ahorros de toda una vida para muchos[24]) de los traficantes de personas se ajustan a las pocas oportunidades que tienen los exiliados para sobrevivir. Sólo les deja una opción: pagar aunque vivir sea uno de los posibles desenlaces además de naufragar o morir asesinado.

Aceptaron (el dinero que llevaba). Me llevaron a Serbia y me dejaron de camino. () pasé dieciséis horas en la nieve.

Las condiciones climatológicas son otra amenaza mortal para los refugiados sirios, en muchos casos desprovistos de indumentaria adecuada para aguantar la nieve o la lluvia, cubiertos solo por la delgada tela de la tienda de campaña de algún campamento de refugiados en Turquía, Líbano o Jordania[25].

“Llegamos a una estación de autobuses y cogimos uno a Bulgaria. Después anduvimos a Hungría donde fuimos detenidos, y nos llevaron a la cárcel (…) Nos llamaban uno a uno para pedirnos la huella dactilar. Cuando me llamaron a mí estaba dormido, así que el hombre empezó a gritar mi nombre (…) Me desperté después de que me llamasen diez veces y él estaba cabreado; me agarró del cuello y me arrastró para sacarme de la celda (…) Le cogí con las dos manos y le puse contra el suelo, y le patee la cabeza.”

Hungría es hoy uno de los tres países (además de Grecia y Malta) que más detiene a buscadores de asilo por entrada irregular según un informe de ACNUR[26]. Éste indica que los refugiados permanecen encerrados entre 4 o 5 meses en celdas, siendo tratados como criminales y sufriendo abuso físico y verbal.

Por la mañana vino un grupo de la ONU a esa prisión húngara para hablar con los prisioneros, (…) para preguntarles si sufrían abuso (…) La policía sabía que venía este grupo así que me liberaron antes de poder conocerles.

Tras ser liberado, el joven fue recogido por un amigo en coche y le condujeron hacia Alemania, donde hoy sigue buscando asilo.

 


[1] (18 julio 2012) Palestinians join Syria revolt: activists, FSA. Consultado el 10 de mayo del 2015 enhttp://www.dailystar.com.lb/News/Middle-East/2012/Jul-18/181033-palestinians-join-syria-revolt-activists- fsa.ashx

[2] 25 abril 2011) Syria’s crackdown on protesters becomes dramatically more brutal. Consultado el 10 de

mayo del 2015 en http://www.theguardian.com/world/2011/apr/25/syria-crackdown-protesters-brutal

[3] (29 marzo 2011) Asad acepta la caída de su Gobierno para frenar las protestas e impulsar sus reformas.

Consultado el 10 de mayo del 2015 en http://www.rtve.es/noticias/20110329/regimen-sirio-saca-callecientos-

miles-partidarios-entre-rumores-cambio-gobierno/420489.shtml

[4] (21 abril 2011) El Asad firma la derogación del estado de emergencia en Siria. Consultado el 29 de marzo

del 2015 en http://internacional.elpais.com/internacional/2011/04/21/actualidad/1303336806_850215.html

[5] (15 enero 2012) Siria anuncia un indulto general para los detenidos por las protestas. Consultado el 10 de

mayo del 2015 en http://www.rtve.es/noticias/20120115/siria-anuncia-indulto-general-para-detenidosprotestas/

489638.shtml

[6] Entrevista con Ignacio Gutiérrez de Terán. (11 septiembre 2012) Las diversas lógicas y estrategias de la

revolución siria y de la intervención exterior. Consultado el 8 de mayo del 2015 en

http://www.pensamientocritico.org/igngut1012.htm

[7] (26 agosto 2013). Two and a Half Years Later: Inside ‘Liberated’ Syria. Consultado el 10 de mayo en http://www.huffingtonpost.com/reem-salahi/two-and-a-half-years-late_b_3810796.html

[8] (26 junio 2012). The student movement in Syria and its role in the revolution. Consultado el 10 de mayo en

https://syriafreedomforever.wordpress.com/2012/06/26/the-student-movement-in-syria-and-its-role-in-therevolution/

[9] (14 octubre 2011). Syria uprising: UN says protest death toll hits 3,000. Consultado el 8 de mayo del 2015

en http://www.bbc.com/news/world-middle-east-15304741

[10] (31 agosto 2011). Dozens ‘tortured and killed in Syria detention centres’. Consultado el 8 de mayo del 2015

en http://www.bbc.com/news/world-middle-east-14726294

[11] (13 noviembre 2011). Cara a cara con el Ejército Libre de Siria. Consultado el 1 de abril del 2015 enhttp://periodismohumano.com/en-conflicto/cara-a-cara-con-el-ejercito-libre-de-siria.html

[12] (30 enero 2015) ¿Por qué es tan difícil lograr la paz en Siria? Consultado el 10 de mayo del 2015 en

http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2015/01/150130_siria_guerra_civil_paz_m_aguirre

[13] Conocida cita de Lenin.

[14] (18 febrero 2014) Syria crisis: Where key countries stand Consultado el 11 de mayo del 2015 en

http://www.bbc.com/news/world-middle-east-23849587

[15] Véase el número de muertos: http://www.iamsyria.org/daily-death-toll.html. Consultado el 17 de Mayo del

2015.

[16] UNHCR. (7 mayo 2015) Syria Regional Refugee Response . Consultado el 11 de mayo del 2015 en

http://data.unhcr.org/syrianrefugees/regional.php

[17] European Commission. (7 abril 2015) Syria Crisis: Echo Factsheet. Consultado el 11 mayo del 2015 en

http://ec.europa.eu/echo/files/aid/countries/factsheets/syria_en.pdf

[18] Save the Children. (2014) A Devastating Toll: The impact of three years of war on the health of Syria’s

children. Consultado el 11 de mayo del 2015 en http://www.savethechildren.org/atf/cf/%7B9def2ebe-10ae-

432c-9bd0-df9g1d2eba74a%7D/SAVE_THE_CHILDREN_A_DEVASTATING_TOLL.PDF

 

[19] (20 octubre 2012) Syrian refugee families flee Assad’s war on children. Consultado el 11 de mayo del 2015

en http://www.telegraph.co.uk/news/worldnews/middleeast/syria/9622440/Syrian-refugee-families-flee- Assads-war-on-children.html

 

[20] (5 abril 2015) Quedan 18.000 civiles atrapados en el campo de Yarmuk, unos 3.500 de ellos son niños.

Consultado el 11 de mayo del 2015 http://www.eldiario.es/desalambre/Quedan-civiles-atrapados-Yarmuk-

ninos_0_374112887.html

[21] (23 enero 2015) Grecia: segundo infierno para inmigrantes y refugiados. Consultado el 11 de mayo del

2015 en http://periodismohumano.com/migracion/grecia-segundo-infierno-para-inmigrantes-yrefugiados.

html

[22] Human Rights Watch. (2013) Unwelcome Guests: Greek Police Abuses of Migrants in Athens Consultado el

11 de mayo del 2015 en http://www.hrw.org/sites/default/files/reports/greece0613_ForUpload.pdf

[23] (22 abril 2015) Europa crea un mercado para los traficantes de personas. Consultado el 11 de mayo del

2015 en http://www.lavanguardia.com/internacional/20150422/54430776353/europa-mercado-traficantes- seres-humanos-personas.html

[24] UNHCR-ACNUR. (12 marzo 2015) Siria: se agrava la situación de los refugiados mientras el conflicto entra

en su 5º año. Consultado el 11 de mayo del 2015 en http://www.acnur.org/t3/noticias/noticia/siria-se-agrava-

la-situacion-de-los-refugiados-mientras-el-conflicto-entra-en-su-5o-ano/

[25] (15 enero 2015) 7 Million Syrian Children Face Sub-Zero Temperatures without Clothing, Heat: Report.Consultado el 11 de mayo del 2015 en http://www.huffingtonpost.com/2015/01/15/syria-children-winter_n_6472092.html

[26] UNHCR. (24 abril 2012) Asylum-seekers treated like criminals in Hungary Consultado el 11 de mayo del

2015 en http://www.unhcr-centraleurope.org/en/news/2012/asylum-seekers-treated-like-criminals-inhungary.

html

También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More