¿Por qué el pacto entre el gobierno, la patronal y CCOO y UGT sobre la subida del salario mínimo a 950 euros es insuficiente?

Publicidad

El gobierno anuncia que en una primera reunión del llamado diálogo social con empresarios y sindicatos (es decir, con la CEOE y CCOO y UGT) han pactado una subida del Salario Mínimo a 950 euros (el ‘gobierno de progreso’ se ha comprometido a subirlo a 1200 euros durante la legislatura, el 60% del salario medio, según señala la Carta Europa de Derechos Sociales). 

 

Aunque sin duda se trata de una primera medida importante, un golpe de efecto por parte del nuevo ‘gobierno de progreso’,  hay que señalar que es completamente insuficiente por varias razones.

Primero, porque todavía queda lejos del que debe ser el salario mínimo y la pensión mínima: no en vano el movimiento pensionista mismo demanda una pensión mínima de 1084 euros.

Segundo, porque si no se toman medidas de inspección realmente eficaces, el habitual fraude patronal va a evitar que realmente se implante en las empresas, máxime cuando la debilidad en la organización sindical es significativa en la mayoría de pymes (muchas de ellas además con la complicidad directa de los aparatos de CCOO y UGT que, a cambio de computar delegados, actúan como agentes patronales directos en ellas).

Tercero, y la más importante, porque mientras no se deroguen las reformas laborales (todas e íntegramente, tanto las del PP como las anteriores del PSOE), la situación de precariedad y abuso patronal van a persistir con el consiguiente impacto salarial (en este mismo número de Kaos aportamos elocuentes datos al respecto). 

Finalmente, la desvinculación del IPREM del Salario  Mínimo (lleva prácticamente congelado 10 años) impide además que el aumento de éste repercuta en numerosas prestaciones sociales (becas, ayudas al alquiler, subsidio de desempleo…).

Seguimos opinando que sin organización de la clase trabajadora y lucha unitaria y sostenida no habrá conquista suficiente ni duradera. La experiencia demuestra con creces que la vía del llamado ‘diálogo social’ en que los interlocutores son la patronal y los burocratizados CCOO y UGT no conduce más que a retrocesos en derechos de la clase trabajadora. Para verlo no hay más que analizar los acuerdos sobre reforma laboral o pensiones que han firmado o permitido pasivamente esas organizaciones en las últimas décadas, lo que ha llevado a un incipiente proceso de reorganización tanto de la clase trabajadora organizada en torno a un sindicalismo diverso, de clase y combativo (una buena muestra es la próxima huelga general de Euskal Herria para el próximo 30 de enero) como del movimiento pensionista a través de las Mareas Pensionistas y la Coordinadora Estatal de las mismas.

El nuevo gobierno, abundando en esa misma vía conciliadora del entendimiento entre clases llamada ‘diálogo social’ ,tan utilizadas por los gobiernos del PP y del PSOE para legitimar sus ataques a la clase trabajadora (vía que incluye el ‘Pacto de Toledo’ sobre las pensiones), vuelve a repetir una fórmula que acabará  legitimando nuevos ataques y decepcionando a la clase trabajadora.

Parafraseando al movimiento pensionista: Gobierne quien gobierne, los derechos se defienden. La organización y la lucha son la única garantía.

 

Redacción Kaos. Laboral y Economía

 

 


 

El Gobierno pacta con sindicatos y empresarios subir a 950 euros el salario mínimo

 

 

El Gobierno ha acordado con empresarios y sindicatos subir el salario mínimo interprofesional (SMI) hasta los 950 euros este 2020. Así lo ha anunciado la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, tras su primera reunión con los líderes de CCOO y UGT, Unai Sordo y Pepe Álvarez, respectivamente, y los presidentes de la CEOE, Antonio Garamendi, y de Cepyme, Gerardo Cuerva.

“Es un día muy feliz para la democracia en nuestro país y para el conjunto de los trabajadores”, ha afirmado Díaz en una comparecencia ante los medios de comunicación en la sede del ministerio, desde donde ha agradecido a sindicatos y empresarios “su esfuerzo”. Y es que, se trata del primer acuerdo de legislatura. Y se ha llegado tras una ardua negociación.

Esta misma mañana el máximo responsable de los empresarios insistía en su rechazo a la posibilidad de elevar el SMI a los 1.000 euros. Para Antonio Garamendi este aumento era “excesivo”. “Lo que estamos trasladando es que nos parecería excesivo (los 1.000 euros), porque hay una parte de la economía que no lo aguantaría, especialmente la España vaciada”, sostenía el presidente de la CEOE en una entrevista a EFE. Una posición sobre la que ha reiterado tras este acuerdo.

Según Garamendi, cuando llegas a un pacto “dejas pelos en la gatera” y “nos hubiera gustado” que la subida hubiera sido menor, “pero ponemos encima de la mesa la voluntad de diálogo y es una solución”. Al líder de los empresarios le preocupaba que el salario mínimo se fijara en los 1.000 euros, que “en nuestra opinión no era la cantidad adecuada”. Al final serán 950 euros, una cifra ante la que la CEOE ha dado su ‘ok’.

La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, ya había dejado claro también esta mañana que no se incrementaría de golpe hasta los 1.000 euros. “De una vez no”, respondía en una entrevista en la SER en la que ha defendía que “el SMI se va a incrementar, pero será de manera progresiva”.

Se trata, por tanto, de una subida en el SMI de 50 euros mensuales con respecto al anterior salario mínimo de 900 euros, aunque no será la última, según los planes del Gobierno de coalición entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. En el acuerdo firmado por PSOE y Unidas Podemos se comprometen a elevarlo “hasta alcanzar progresivamente el 60% del salario medio en España tal y como recomienda la Carta Social Europea” al final de la legislatura. El aumento hasta los 950 euros afectará, según datos del Ministerio de Trabajo, “a más de dos millones de trabajadores y trabajadoras”, aunque aún falta por “evaluar el impacto en los trabajos a tiempo parcial”.

 

El IPREM aún tendrá que esperar

En la reunión de este miércoles Gobierno y agentes sociales no han hablado sobre el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples, el IPREM. El pacto por el Gobierno de coalición recoge una subida del mismo, que lleva años congelado y, si no, con leves subidas. Por el momento, los cambios al respecto tendrán que esperar. La cita de hoy ha sido “casi monográfica” sobre el SMI, ha reconocido Unai Sordo, que ha remarcado que aumentar el IPREM “es una reivindicación que vamos a plantear”, ya que hay “muchas retribuciones” y “subsidios” vinculados a este índice que “en 10 años casi no se ha movido”.

 

 

El Boletín

 

 

 

 

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More