¿Por qué el discurso del PP sobre la Guerra civil es un discurso franquista?

Publicidad

El argumentario del PP sobre la Guerra civil, al que ya estamos acostumbrados, se basa en dos ideas totalmente deshistorizadas, ideologizadas y nada originales. La primera de ellas es que el conjunto de las fuerzas antifascistas querían imponer en España un régimen «totalitario». Este argumento les lleva necesariamente a una segunda proposición: la de la equiparación de los dos bandos en la guerra.

¿Por qué el discurso del PP sobre la Guerra civil es un discurso franquista?
Foto: @cortes_aragon

El pasado 15 de marzo el PP intentó sacar adelante una enmienda a la totalidad de la llamada Ley de Memoria Democrática de Aragón. Dicha enmienda fue rechazada por el resto de partidos parlamentarios, a excepción del PAR que se abstuvo justificando no estar “ni en un lado ni en el otro”.

Esta enmienda fue defendida por el diputado del PP, Miguel Ángel Lafuente, quien calificó a la ley de “dividir” y “revisar”. Además acusó al texto de ser “sectario, intransigente, sesgado, partidista, parcial, intolerante y radical”. El PP llegó a hablar de que gracias a esta norma se creaba un “vínculo directo” con un pasado “totalitario”.

El argumentario del PP sobre la Guerra civil, al que ya estamos acostumbrados, se basa en dos ideas totalmente deshistorizadas, ideologizadas y nada originales. La primera de ellas es que el conjunto de las fuerzas antifascistas querían imponer en España un régimen “totalitario”. Este argumento les lleva necesariamente a una segunda proposición: la de la equiparación de los dos bandos en la guerra.

Como decía, estas ideas no son originales. La ascensión del discurso de los “totalitarismos” en la contienda política tiene su origen en los años 80 en occidente. La calificación del conjunto de las luchas del movimiento obrero en los años 30 como “totalitarias” se realizan desde una supuesta “centralidad” que en realidad es una visión neoliberal del pasado y la defensa de su proyecto político. Precisamente por eso tienen su aparición en los años 80, la década de Ronald Reagan y Margaret Thatcher.

Como argumentaba el historiador Enzo Traverso, esta equiparación del fascismo y el antifascismo bajo la etiqueta de “totalitarios” viene a realizar una apología del occidente liberal como el mejor de los mundos posibles, ocultando su rastro de barbarie. Como defiende este autor, se nos traslada la idea de que al fin y al cabo “Auschwitz no es Guantánamo”. Por otro lado, el discurso de los “totalitarismos” promueve la ascensión de la figura de la víctima en lugar de la del resistente consiguiendo que se constriña el significado de la “memoria democrática” a una, en la que se obvia el papel del antifascismo y la experiencia de las luchas populares. En su lugar se promociona y arraiga una “memoria democrática liberal” donde todos fuimos a la vez culpables y víctimas y donde el movimiento obrero es despojado de las referencias y los símbolos de sus luchas en el pasado.

Este discurso en España tuvo su origen durante el franquismo. Hace ya 20 años que la politóloga Paloma Aguilar demostró que el régimen fascista de Franco utilizó desde 1964, con motivo de los XXV años transcurridos del fin de la Guerra civil, todos los mecanismos institucionales que estaban a su alcance para promover entre la población la visión de que la Guerra, aunque trágica, había sido la condición de posibilidad de los años de crecimiento económico y la paz que se habían desarrollado posteriormente. El éxito de esta campaña franquista de propaganda fue incuestionable. Consiguió erigirse como un discurso hegemónico sobre el pasado.

Debido a la hegemonía de este relato y al auge del discurso de los “totalitarismos” que se estaba popularizando en el occidente liberal, durante la Transición española el único elemento que las nuevas fuerzas políticas (entre ellas el PSOE) opusieron al discurso hegemónico franquista, fue el de la equiparación de culpas. Como defiende Gregorio Morán: “La primera igualdad que instauró la transición a la democracia fue la de que todos somos iguales ante el pasado. Una garantía para mantener la desigualdad ante el futuro”. El relato de la equiparación en España se construyó por tanto condicionado por la visión franquista del pasado y la aceleración de un proyecto económico liberal.

El discurso de la equiparación no ha sido monopolio de la derecha. Es un discurso presentista y provincialista (no regional, sino temporal) que como ya hemos afirmado cumple la función de hacer apología del capitalismo. Por ello nace en los 80 y el neoliberalismo y el socio liberalismo lo han empleado habitualmente. Recordamos que fue el gobierno de Felipe González quien con motivo del 50 aniversario del inicio de la Guerra civil Española emitió el siguiente comunicado:

“El gobierno quiere honrar y enaltecer la memoria de todos los que, en todo tiempo, contribuyeron con su esfuerzo, y muchos de ellos con su vida, a la defensa de la libertad y de la democracia en España. Y recuerda además con respeto a quienes desde posiciones distintas a las de la España democrática lucharon por una sociedad diferente a la que también muchos sacrificaron su vida”

El propio Ronald Reagan, en el cementerio de Bitburg (Alemania), donde yacían sepultadas tanto víctimas del nazismo como decenas de soldados de la SS llegó a declarar que esos soldados habían sido tan víctimas como las que habían perecido en los campos de concentración. Era en abril de 1985.

Propagar una visión de la Guerra civil desde el punto de vista exclusivamente de las trágicas historias individuales es algo profundamente ideológico porque del “todos sufrimos” se pasa al “todos tuvimos la culpa” que nos conduce a la equiparación política y al silencio administrativo sobre la Guerra civil. Es un discurso que se inició durante el franquismo y continúo durante la Transición española. Esta perspectiva carece de contexto, equipara el fascismo con el antifascismo, deja sin referentes históricos a la izquierda y realiza una apología del orden neoliberal. Es una visión falaz y nada inocente contra la que los propios familiares de los antifascistas asesinados llevan más de cuatro décadas luchando.

 http://arainfo.org/por-que-el-discurso-del-pp-sobre-la-guerra-civil-es-un-discurso-franquista/
También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More