¿Por qué desde 2008 se ha duplicado la cantidad ‘probada’ de petróleo bajo el suelo de EEUU?

Publicidad

Las reservas probadas de petróleo en EEUU se han multiplicado por más de dos en los últimos diez años. A primera vista parece algo imposible, pues el petróleo tarda miles de años en generarse en el interior de la tierra a través de la transformación de restos animales, sedimentos… pero no lo es para los datos de reservas. En realidad, el petróleo total bajo el subsuelo no ha cambiado en los últimos diez años, lo que ha cambiado es la cantidad que se puede extraer. El avance de la tecnología y la creciente productividad permiten, ahora, rentabilizar una mayor parte del crudo que aún no se ha extraído. Por otro lado, las nuevas técnicas también están permitiendo a las perforadoras y petroleras americanas llegar más lejos con menos y hacer más eficiente el proceso de la extracción de crudo.

En el año 2008 y con el petróleo por encima de los 100 dólares el barriles, las reservas probadas (petróleo que se puede extraer porque existen los medios y sería rentable al venderlo) en EEUU eran menos de 20.000 millones de barriles. Diez años después y con el barril revoloteando sobre los 60 dólares, las reservas de crudo y condensados superan los 47.000 millones de barriles. La inversión en tecnología por parte de las perforadoras y petroleras, junto a la investigación en las universidades americanas, han revolucionado la forma de extraer petróleo a través del fracking (fracturación hidráulica) y la perforación horizontal. Esto ha permitido llegar donde antes no se llegaba y extraer suficiente petróleo (también gas natural) para rentabilizar la inversión.

 

 

El break even o punto muerto (punto en el que se empieza a ser rentable) de las firmas que extraen crudo en EEUU bajo estos métodos ha caído desde los 100 dólares por barril en 2014 hasta los 40 o 50 dólares de media de la actualidad, según la Reserva Federal de Dallas. Tal ha sido el auge de la productividad y la eficiencia, que EEUU se ha convertido en el mayor productor de petróleo del mundo bombeando más de 12 millones de barriles por día, frente a los cinco millones de 2008.

 

El fracking y la perforación horizontal

El proceso busca extraer crudo y gas de formaciones rocosas que antes no se tocaban y se esquivaban. Para ello, tras perforar el suelo, se procede a la inyección de agua a grandes presiones, junto con arena y otros aditivos químicos, para provocar fracturas y fisuras en la roca (esquisto o pizarra) de tamaño milimétrico y dotarla así de mayor permeabilidad. La arena queda alojada en las fracturas, manteniéndolas abiertas y permitiendo que el hidrocarburo fluya hasta el pozo donde es absorbido por las tuberías que lo llevan hasta la superficie.

A la técnica del fracking se le ha sumado la de la perforación horizontal, que ha hecho todavía más productiva la primera técnica. Tras perforar suelo de forma convencional se realiza una perforación que se expande de forma horizontal en la formación de shale  para seguir extrayendo hidrocarburos de diferentes formaciones con petróleo de esquisto en su interior. Este tipo de perforaciones pueden alcanzar hasta los 1,5 kilómetros de longitud.

 

La revolución del fracking convierte al petróleo barato en un peligro para la economía de EEUU

La Agencia de la Energía de EEUU explica en su informe anual sobre reservas probadas que desde finales de la década de 1970 hasta 1996, las reservas de gas natural y petróleo crudo habían experimentado una disminución constante en EEUU. Ya en 1997, la tendencia a la baja del gas natural se revirtió gracias a las innovaciones en las técnicas de perforación horizontal y fracturación hidráulica (fracking) que aumentaron las reservas probadas de gas natural y la producción de formaciones de esquisto bituminoso. Estas técnicas se comenzaron a aplicar antes para la extracción masiva de gas que de petróleo.

Pero con la mejora de los procesos (eficiencia y seguridad) también terminó extendiéndose en la extracción de crudo. «En 2008, la tendencia a la baja de las reservas probadas de crudo se revirtió cuando las innovaciones en la perforación horizontal y fracturación hidráulica se aplicaron a formaciones petrolíferas estrechas, como el esquisto en la formación de Bakken en la cuenca Williston. La tendencia al alza continuó hasta 2015, cuando la industria sufrió una caída significativa de los precios, tanto del petróleo como del gas, y las reservas probadas se revisaron a la por causas económicas y de costes. Desde 2016 hasta el final del año 2018, los precios y las reservas han recuperado la tendencia al alza», destaca el informe.

No obstante, la joya dentro de las formaciones con mayor cantidad de petróleo es la Cuenca Pérmica, a caballo entre Texas y Nuevo México. La producción de crudo en esta región es de 4,742 millones de barriles por día, una cantidad similar a la que bombea Irak entero, el según mayor productos de crudo de la OPEP. Además, la EIA calcula que bajo la Cuenca Pérmica se pueden extraer más 11.000 millones de barriles, más del 22% de todas las reservas probadas en EEUU. De los 4.700 millones que se han añadido a las reservas probadas en la última revisión, 2.777 millones de barriles son de la Cuenca Pérmica, el que sin duda alguna es ya el corazón petrolero del mayor productor del mundo.

 

Fuente

 

 

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More