¿Por qué también odian nuestros amables corazones? *

En los últimos años ha habido naciones que han cuestionado las actividades y la propia existencia de organizaciones no gubernamentales [ONGs]. Rusia, Zimbabwe y Eritrea han promulgado nuevas medidas para su registro, la afiliación al “Instituto de la Sociedad Abierta” se ha cerrado en Europa Oriental, Venezuela ha incriminado por traición a los líderes de la ONG “Súmate” y en Iraq y Afganistán han asesinado a personal de ONGs benéficas occidentales (CARE y Médicos Sin Fronteras).

¿Cuáles son estas organizaciones y quiénes o qué están detrás de ellas?

Son herederas de los misioneros que realizaron numerosas acciones benéficas, llevaron máquinas de coser a Bulgaria, ideas de la liberación de la mujer a las vendadoras de pies chinas y medicinas salvadoras de vidas al mundo menos industrializado. No obstante, los misioneros también sirvieron como exploradores para las grandes empresas y colonizadores, estrechando lazos con la gente local más ambiciosa, sobre todo con los adeptos al bilingüismo.
Los misioneros todavía operan hoy, pero el campo se ha poblado más diversa e intensamente. Las ONGs de hoy son elefantiásicas, escurridizas y laberínticas. Pueden ser organizaciones internacionales con sus afiliados locales o grupos de trabajo en red, aparentemente espontáneos.

La mayoría de los fondos y su dirección provienen de las naciones enriquecidas. A menudo los donantes forman un conglomerado que crea responsabilidades mutuas y una ambigüedad considerable. CIVICUS, una asociación [con sede en Washington DC] para promover la ‘sociedad civil’ mundial, está financiada, entre otros, por American Express, Bristol-Myers Squibb Foundation, Carnegie Corp., Canadian International Development Agency, Fundación Ford, Universidad de Harvard, Oxfam y el PNUD.

Aunque la fuente sea confusa, el mensaje normalmente es nítido: la ‘democratización’ lucha por derechos civiles y elecciones, pero también debe incluir una puerta abierta al capital extranjero, contratos de mano de obra, extracción de recursos y entrenamiento militar. Estas redes también definen a la ‘sociedad civil’ incluyendo conciertos de rock y gentío callejero, pero no servicios gubernamentales de provisión de salud en clínicas de maternidad, cuidado de los niños o de gente mayor.

Las agencias gubernamentales de las naciones enriquecidas son financiadoras importantes de ONGs. La más notoria es la estadounidense Fundación Nacional para la Democracia (NED, National Endowment for Democracy), que se presenta como una fundación no gubernamental, creada sin embargo por el Congreso de EE.UU. en 1983 para realizar abiertamente las actividades que había llevado a cabo de forma encubierta la CIA en la guerra fría. (1) Cuando estas operaciones se revelaron en 1967, hubo una conmoción interna, no tanto porque EE.UU. estaba financiando secretamente a grupos políticos y sindicales extranjeros, como porque algunas organizaciones como la National Education Association, American Newspaper Guild, American Federation of State, County and Municipals Employees, y la National Student Assoc., fueron utilizadas bajo cuerda como intermediarias y todos, salvo los funcionarios de la cúpula, lo ignoraban. Fundaciones reales y falsas también distribuían fondos de la CIA.

La NED cambió esto, pero no mucho. Su "núcleo de donantes" son el Center for International Private Enterprise (de la Cámara de Comercio estadounidense), American Center for International Labor Solidarity (de la AFL-CIO) y, asociados con los partidos, el National Democratic Institute for International Affairs y el International Republican Institute. Algunas fundaciones privadas recaudan dinero, por ejemplo, Smith Richardson y Mellon-Scaife. La Fundación Mott dio al IDNIA 150.000 dólares en 1998 "para aumentar la confianza pública en la democratización y la transición a una economía de mercado en Ucrania". Las fundaciones también cofinancian directamente a la red más extensa de beneficiarios de la NED. Así, Lilly Endowment apoya al Instituto para la Libertad y la Democracia de Perú, encabezado por Hernando de Soto, que ofrece los remedios del libre mercado para la pobreza.

Otras democracias capitalistas tienen ahora fundaciones gubernamentales similares a la NED, y trabajan coordinadamente. Por ejemplo, Canadian Rights and Democracy y la British Westminster Foundation for Democracy. Otras agencias estadounidenses se han unido a la NED y a la CIA en este trabajo, entre las que destacan USAID (Agencia Estadounidense para Desarrollo Internacional [Agencia para el Desarrollo Internacional de EE.UU.] y USIA (Agencia de Información de EE.UU. [con su red mundial de USIS, Servicios de Información], que apoyan y crean ONGs y medios de comunicación extranjeros.

[…] La Unión Europea tiene programas por todo el mundo de donaciones para el desarrollo sustentable y la democratización. La OTAN financia, entre otros, programas de apoyo a organizaciones ambientalistas. Agencias de la ONU, como UNICEF, OMS, UNESCO, PNUD, y FAO han operado de esta manera mucho tiempo y el Banco Mundial (BM) financia, patrocina, guía y coordina redes de organizaciones de base de pueblos empobrecidos.

Las ONGs de las naciones prósperas tienen programas amplios de subvenciones en ultramar. Éstos no sólo incluyen los evidentemente internacionales como rotarios, American Friends Service Committee y Oxfam, sino también organizaciones sindicales como American Federation of Teachers Educational Foundation. Las fundaciones corporativas están activas en todo el mundo y a veces tienen fondos separados dirigidos por empleados como, por ejemplo, el Fondo de empleados de Boeing que apoya la beneficencia en Japón e Inglaterra.

¿Por qué ofenderían estos esfuerzos filantrópicos a alguien? ¿Por qué odian nuestros amables corazones?
En primer lugar, estas filantropías público/privadas han operado juntas para financiar o, directamente, derrocar movimientos. Teníamos aquí un “Comité de Control de Actividades Subversivas” y se promovió su exportación. Las actividades de los receptores de “ayuda” incluían la desestabilización, fomentar muchedumbres en las calles que impidieran decidir a los gobiernos electos, caos y violencia. Entre los financiados estaban el Foro Cívico en Checoeslovaquia, Solidarinosc en Polonia, la Unión de Fuerzas Democráticas en Bulgaria, Otpor en Serbia y más recientemente grupos similares en los estados sucesores de la URSS. A veces las multitudes (sobre todo de jóvenes) se han trasladado de un país a otro para dar la impresión de una inmensa oposición popular. La NED, las fundaciones Rockefeller y Ford y la filantropía de Soros han sido particularmente activas en estas operaciones. Human Right Watch (antes Helsinki Watch) ha nutrido a grupos de oposición, de los cuales se excluyó a los reformistas en busca de democracia social o socialismo democrático ya que tales sistemas podrían oprimir a los "buitres capitalistas".

Es difícil saber cuánto apoyo nativo existió para las revoluciones financiadas por Occidente, puesto que los medios de comunicación e información (sobre todo si no podemos leer en mongol, búlgaro, o uzbeko) son producidos por los mismos conglomerados. Por supuesto, todas las revoluciones las hacen las minorías, a menudo con ayuda de aliados extranjeros. Sin embargo, según las normas actuales, incluidas en la Carta constitucional de la ONU, subvertir con la intención de derrocar gobiernos extranjeros es una grave violación de la ley internacional. Muchos se escandalizaron por las actividades de la NED que complementaron otros instrumentos de intervención que ayudaron a destruir la revolución sandinista en Nicaragua. No obstante, las elecciones de 1990 fueron juzgadas por los observadores de la ONGs como libres; ni las amenazas de aniquilación física ni los millones de dólares extranjeros violaron la pureza de ese proceso. Los diseñadores de las políticas de la "guerra fría liberal" han defendido las acciones encubiertas como una alternativa pacífica a la invasión, pero no porque la acción militar haya desaparecido sino porque trabajan juntas.
Estos esfuerzos son continuos. La acusación sistemática a Venezuela es un operativo mayor de NED y ONGs. Planes para aniquilar la revolución cubana vía "bibliotecas independientes," "Red Feminista Cubana," y otras organizaciones creadas, se explican claramente en la página web de la NED.

Las ONGs también se utilizan para desestabilizar movimientos revolucionarios o incluso reformistas que pudieran interferir con las metas neoliberales y estorbar la capacidad de las grandes empresas para ir a cualquier parte y hacer lo que sea. Así, como ha informado James Petras, se captan grupos sociales radicales y a sus líderes en ONGs dedicadas a dignos proyectos de perfeccionamiento que no son ninguna amenaza para los intereses occidentales. En lugar de actuar en amplios movimientos que desafíen las causas sistémicas de la opresión, los activistas son reclutados en discretas y bien financiadas “identidades” políticas y en organizaciones de un-solo-problema; y la pobreza pasa a ser, simplemente, otro problema de minorías.

En India y el sur de África, los indigentes han sido organizados en las asociaciones de Slum Dwellers y Shack Dwellers y se reúnen con la gente del BM para discutir qué hacer. En América del Sur, los contrarios al ALCA fueron canalizados en grupos a los que se invitó y financió para asistir a las reuniones que preparan este tratado. (2) Los que se preocupan por la devastación del petróleo, la tala de madera o la extracción mineral a lo ancho de todo el mundo pueden utilizar los "mecanismos participativos" de Earth Council (Consejo de la Tierra), uno de cuyos directivos es Klaus Schwab, jefe del Foro Económico Mundial. Las conferencias para los reclamantes "paralelos" a la élite de la globalización están apoyadas por esa misma élite. Por cierto que esto da lugar a una interacción fructífera entre los disidentes, pero también puede funcionar como una táctica diversionista. No lo sabremos a menos que estas posibilidades se investiguen.

Es importante mejorar algoi para mantener esas sociedades recientemente "marketizadas" [puestas al servicio del mercado mundial] en un rumbo firme a pesar de la pobreza aplastante. En Mongolia (como en otras partes), "la terapia de shock," ha diezmado tanto el empleo como los servicios sociales, con el resultado de niños de la calle, prostitución infantil y aumento de la mortalidad maternal, cosas que no ocurrían en sus fases "subdesarrolladas" o comunistas. Sin embargo, los conciertos de rock y las multitudes callejeras han logrado la libertad. Una red, (Enter-PACT, Private Agencies Collaborating Together ) Agencias Privadas Colaborando Juntas, que incluye a la Fundación Ford, USAID, Mercy Corps International, Nature Conservancy, BM, Citigroup, Chevron, Levi Strauss, y Microsoft, suministra algunos sustitutos a las anteriores instituciones socialistas mientras la desesperación conduce a los líderes de Mongolia a dar la bienvenida a industrias textiles extranjeras y a la extracción de cobre y oro.

Para muchas naciones lejos del Atlántico Norte, la OTAN parece prometer seguridad económica. Esta propensión se ha incitado con creación de programas financiados por la OTAN, de ONGs para fomentar el espíritu de la misma. En Bulgaria se ha creado una ONG benéfica para proporcionar empleo a los antiguos militares que no encajarían en la nueva Bulgaria.. La OTAN también provee fondos para la investigación a las universidades de Europa Oriental que ahora tienen pocos recursos gubernamentales, y está intentando extender su caridad por todo el norte de África y Oriente Próximo.

Destacadas personas que se sientan en los altos torreones de la promoción de la democracia y de la formación de ONGs en el campo internacional tienen críticas al sistema, aunque puedan ignorar o aplaudir las operaciones de derrocamiento. Lo que les preocupa es la relación feudal que existe entre los adinerados patrocinadores occidentales y los clientes en tierras más pobres y la falta de una auténtica estructura electoral local de las ONGs. Thomas Carothers, de la Carnegie Endowment, ha escrito: "La sociedad civil transnacional es, en mucho, parte de la misma proyección del poder político y económico occidental que los activistas de la sociedad civil desacreditan en otras jurisdicciones."

Otros se preocupan por la "fuga de cerebros" que se da entre las escasas personas formadas que se alejan del servicio al gobierno o de auténticas organizaciones de redes de trabajo, ninguna de las cuales puede ofrecer sueldos o privilegios comparables [a los que otorgan las bien nutridas arcas del “mundo occidental”]. Protestan por la imposición de una cultura extranjera que denigra el saber indígena y, paradójicamente, por programas como el de los micro-créditos en el sur de Asia, refuerzan los aspectos más opresivos del patriarcado de las culturas tradicionales.

Se ha acusado a personal directivo de las ONG de espías. Sea o no el caso, el sistema permite el acceso a remotas culturas nativas, donde la disposición de tierra y los sociogramas de influencias locales pueden trazarse para cualquier propósito. Este tipo de penetración misionera logrado a través de la traducción de la Biblia en la cuenca del Amazonas, se ha relatado en Thy Will Be Done [Hágase la voluntad], de Colby y Dennett.

Las ONGs están ahora ampliamente ocupadas en aliviar desastres, ya sean naturales o artificiales, y el ejército estadounidense (con su "coalición") está profundamente implicado tanto en la confrontación como en la aflicción. Para recibir fondos estadounidenses las organizaciones humanitarias deben apoyar la política exterior norteamericana. Por consiguiente, algunas como Oxfam del Reino Unido, han retirado a sus trabajadores de Iraq. El resto están consideradas a menudo como colaboracionistas, lo que no es sorprendente puesto que muchas ONGs internacionales se han creado para la subversión, el derrocamiento y la ocupación. Algunas incluso han apoyado los bombardeos "humanitarios", sobre todo en el caso de Yugoslavia.

Es difícil evaluar con precisión la complicidad de las ONG porque hay pocos incentivos para estudios críticos de periodistas o académicos y porque muchos activistas del anti-capitalismo a menudo están entrelazados en las mismas ONGs. La información sobre éstas proviene principalmente de las mismas fuentes financieras; tal es el caso con las "Transiciones en línea" de las empresas de Soros o OneWorld.net, patrocinada por la Fundación Ford. A su vez, Ngo.net, proviene de “Casa de la Libertad”, financiado por USAID.

La cumbre internacional de ONGs, el Foro Social Mundial, se reúne al mismo tiempo que el Foro Económico Mundial, sólo que a gran distancia. Sus participantes raramente analizan la financiación del FSM, cuyos gastos de viaje provienen [muchas veces, n. de los ed.] de fuentes similares. Una excepción es un informe de la Unidad de Investigación en Economía Política de la India, que explica por qué se negaron fondos financieros al FSM de 2004 en Mumbai y que analiza críticamente las actividades de la Fundación Ford en la India.

Es noticia que una ONG muerda la mano que la alimenta, como hizo un grupo del teatro paquistaní en noviembre de 2005: invitado a un festival de teatro de mujeres en la India, lo reenviaron a casa porque los organizadores juzgaron su contribución demasiado antiestadounidense para un acto financiado por la Fundación Ford.
Toda generalización tiene excepciones. Algunas ONGs son a menudo impecables en sus planteos e incluso las no tan impecables tienen a menudo una dirección y un personal humanitarios. Recientemen, un núcleo de disidentes estadounidenses busca donantes internacionales para la "promoción de la democracia" en EE.UU. bajo la llamativa consigna de International Endowment for Democracy (Fundación Internacional para la Democracia [cfr. Fundación Nacional para la Democracia]), una réplica aleccionadora .Pero es probable que la democracia, la justicia o la igualdad no sean fácilmente alcanzables por semejantes medios. […] las ONGs han estado suministrando "ayuda a desastres" a sociedades que han sido "marketizadas".
¿Qué podemos aprender de esta historia?

Joan Roelofs

notas
* Esta edición proviene del original en inglés editado por Counterpounch www.counterpunch.org/roelofs05132006.html y de la traducción realizada para Rebelión por Carlos Sanchis, revisada por Caty R. Esta última versión fue confrontada con el original por futuros y hemos procurado rioplatensizar algunos giros. Notas al pie, corchetes y supresiones son nuestras [los editores].
1) En realidad, la NED no hace sino sustituir al Congreso por la Libertad de la Cultura que fue durante décadas, desde la posguerra hasta mediados de los ’60 una organismo de fachada de la CIA y el Departamento de Estado para la actividad cultural e intelectual presuntamente “libre” y sobre todo, anticomunista [n. de los editores].
2) En Buenos Aires, Argentina, el Foro Multisectorial sobre el ALCA fue una expresión prístina de tal línea de trabajo. Criticando la conformación del ALCA hasta entonces existente, de ningún modo rechazaba el ALCA como estrategia de EE.UU. para el resto americano sino sólo se conformaba con lograr un ALCA mejor: “reclamar al gobierno argentino apertura y transparencia del proceso de negociaciones”, “rechazar el carácter antidemocrático y exclusivamente mercantilista que ha caracterizado hasta ahora el proceso del ALCA”, y demandas por el estilo. Reivindicando “estar adentro”, participar, lograr un lugarcito bajo el sol (imperial).

artículo publicado en Revista futuros nº10 / Río de la Plata otoño 2007

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS