Por qué debes preocuparte sólo de Ingrid Betancourt

Hay que preocuparse sólo por Ingrid Betancourt porque vivimos en un mundo casi perfecto. Si hubiera otros temas más importantes se entendería que dedicáramos nuestra atención a esos otros temas, pero resulta que el secuestro de Betancourt es el tema más grave de la actualidad, así que debemos concentrar toda nuestra preocupación en él.

Así, absolutamente todos y cada uno de los millones de personas que pueblan las cárceles de todo el mundo están ahí por razones justas. Todos tuvieron las mismas oportunidades, ricos y pobres, pero unos han trabajado duramente mientras que los otros se han dedicado a cometer crímenes, recibiendo el justo castigo. Aun así, las condiciones de las cárceles son excelentes, con una alimentación equilibrada, condiciones higiénicas y estímulos intelectuales para que puedan reintegrarse en la sociedad. Nada comparable, pues, a lo que vive Ingrid Betancourt, una mujer trabajadora a la que nadie regaló nada.

En un sentido más amplio de la palabra, tampoco cabe hablar de restricción de libertad por cuestiones de pobreza extrema, porque la pobreza extrema no existe en nuestra humanitaria y globalizada sociedad. No hay tales cosas como el hambre, la falta de acceso al agua potable, la explotación infantil o enfermedades como la malaria o el SIDA. Y no existe ni una sola persona que no disponga de recursos para viajar y ganarse la vida honradamente, ya sea en Europa o en África.

¿Cómo sé todo eso? Pues porque estoy informado. Veo la tele cada día, y por si eso fuera poco, a veces hasta ojeo la prensa. Y en los medios de comunicación sólo se expresa preocupación ahora por Ingrid Betancourt, así que eso es lo más importante. Lo otro no existe, o es menos grave. De lo contrario, así lo mostrarían.

Pero hay una cosa más que me tranquiliza, y que debería tranquilizarte a ti también. Los estados dejan bien claro en sus leyes que tienen la misión de preocuparse por el bienestar de la humanidad, y por tanto así lo hacen. Lo sé porque yo he pasado por el sistema educativo, he estudiado de sus libros de texto y me ha quedado muy claro que vivimos rodeados de una maquinaria política muy sensible a los problemas de las personas. De modo que si alguna vez surgiera algo más grave que el secuestro de Betancourt, nuestros dirigentes se pondrían manos a la obra para solucionarlo. Es algo de lo que estoy absolutamente seguro, porque yo he sido bien educado para la ciudadanía. ¿Y tú?

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS