¿“Pop´filosofía” ha dicho?

Publicidad

Por Iñaki Urdanibia

Antes de entrar en el tema central de este artículo, centrado en la lectura de un interesante librito, quisiera transcribir unas citas que juzgo que sirven bien para situarnos en el pensamiento de Gilles Deleuze:

« Los devenires no so fenómenos de imitación, ni de asimilación, sino de doble captura, de evolución no paralela, de boda entre dos reinos » ( Dialogues, p. 8)

« Huir , no es en renunciar de manera absoluta a la acción, nada más activa que una huida. Es lo contrario de lo imaginario. Es también hacer huir, no necesariamente a otros, sino de hacer huir alguna coa, hacer huir un sistema como se cava un agujero…Huir es trazar una línea, líneas, toda una cartografía » ( Ibidem, p. 47)

« La multiplicidad no debe designar una combinación de múltiple y uno, sino al contrario de una organización propia a lo múltiple en tanto que tal, que no tiene ninguna necesidad de la unidad para formar un sistema»( Différence et répétition, p. 256)

« El rizoma no se deja reducir ni al Uno, ni a lo múltiple…No está hecho de unidades, sino de dimensiones, o más bein de direcciones móviles. No hay comienzo ni fin, sino siempre un medio, por el que empuja y desborda. Constituye multiplicidades » ( Mille plateaux, p. 31)

—————————————————————————–

El término, Pop´filosofía, fue acuñado por Gilles Deleuze en la respuesta a un crítico severo (escrita en 1973 y retomada en Pourparlers. Minuit, 1990; pp.11 et ss.), y más tarde lo volvió a utilizar en diferentes lugares y ocasiones; así en sus Diálogos con Claire Parnet ( Pre-textos, 1980) puede leerse « los conceptos son exactamente como los sonidos, los colores o las imágenes: intensidades que os convienen o no, que pasan o no pasan. Pop´filosofía. – para añadir páginas más adelante que – Como profesor me gustaría lograr dar una clase como Dylan, que más que un autor es un asombroso productor, organiza una canción»( p. 8 y p.12). La pretensión deleuziana ( y guattariana) era desmarcarse de la repetición y el panteón academicista, para abrirse a campos de más actualidad, de más interés contemporáneo, por los pagos de lo no reglado, apostando por lo rizomático contra lo arbóreo, lo nómada frente a lo sedentario, lo horizontal frente a lo vertical, a lo inmanente frente a lo trascendental, sin que todo ello quiera decir que buscaban una banalización o frivolización de la filosofía, ya que como dejaban subrayado en su última obra conjunta ( qu´est-ce-que la philosophie?) la labor de esta es la elaboración de conceptos. De este modo, cualquiera que haya seguido la pista del pensador y/o se haya acercado a sus obras, habrá comprobado de inmediato que en ellas no abundan las pildoritas facilonas, sino que casi me atrevería a decir – siguiendo con símiles musicales – que a veces uno parece hallarse más ante algunas partituras de Edgar Varese, Stockhausen, Berio, Ligeti, Luis de Pablo, o…yo qué sé, que ante una facilona copla popera; indudablemente la filosofía de Gilles Deleuze ha cubierto ambos campos – el de los especialistas académicos y la de amplios asistentes a sus cursos de Vincennes, por ejemplo, más allá de cualquier especialización filosófica – . Cierto es que los acercamientos a sus complejas obras pueden ser facilitadas por sus libros de entrevistas ( a los dos ya nombrados con anterioridad podrías añadirse su Dialogue avec Deleuze de Kenneth White- Isolato, 2007- o el imprescindible L´abecedaire di Gilles Deleuze – Video Éditions Montparnasse, 1996/ publicado posteriormente en formato CD en 2004- ).

Ante la fórmula de la que hablamos ha habido varios malentendidos: por una parte de aquellos que lo consideran poco menos que como un guiño publicitario o a lo más la expresión utilizada por el propio Deleuze con el fin de explicar su propia popularidad ( Elie Dühring, La pop´philosophie, in «Pensées rebelles: Foucault, Derrida, Deleuze». Éditions Sciences Humaines, 2013; pp. 178 et ss.) o el intento, fracasado , de lograr « una articulación entre filosofía exigente y pop filosofía», que manifiesta el ex-alumno de Alain Badiou y luego crítico acérrimo del maestro, Mehdi Belhaj Kacem , afirmando que si Deleuze fracasó en el empeño, él lo ha conseguido ( « Pop philosophie. Entretiens» avec Philippe Nassif. Denoël, 2005; pp. 335 et ss.)…dejémoslo en que el joven no tiene abuela, además de que parece errar el dardo, pues Deleuze, reitero, logró atraer con su pensamientos a propios y ajenos, dejando su huella en esferas separadas de la filosofía. A estas dos posturas señaladas podría sumarse la que ha entendido , y ha practicado, la fórmula con el fin de dar cabida a un supuesto pensar filosófico sobre insustancialidades, de la moda, la canción, o…lo que sea.

Nada más lejos de las interpretaciones mentadas, ya que la obra de Deleuze es consistente, rigurosa al tiempo que abierta a campos ajenos a la filosofía académica( ahí están sus incursiones por los pagos literarios- Lewis Carroll, Proust, Beckett, Kafka,Artaud, Sacher-Masoch, Melville, Dostoievski, Lawrence, Scott Fitzgerald, o sus trabajos por los lares de la lógica de las sensaciones de, por ejemplo, Francis Bacon…), buscando intensidades y provocando la velocidad del pensamientos en el terreno de los movimientos aberrantes que dijese David Lapoujade ( Les Éditions de Minuit, 2014)…« la filosofía de Deleuze se presenta como una enciclopedia de los movimientos aberrantes. Son las figuras deformadas de Francis Bacon, los no-sentidos de Lewis Carroll, los procesos esquizofrénicos del inconsciente, los cortes del pensamiento, la línea de fuga de los nómadas a través de la Historia, en breve todas las fuerzas que atraviesan la vida y el pensamiento»…de ahí que le hayan llovido las críticas como un quehacer alocado ( aires de familia dadá) o teñido de tonos anarquistas ( Jürgen Habermas), etc. por no hablar del zascandil incombustible Slavoj Zizek que emparenta el pensamiento de Deleuze con la forma actual que adopta el capitalismo globalizado…¡ cosas del esloveno! «Hay toda una raza de jueces. La historia del pensamiento se confunde con la de un tribunal, pretende ser un tribunal de la Razón pura, de la Fe pura…» se lee en sus diálogos con Claire Parnet. Desde luego no coinciden en la valoración con Zizek otras tendencias rebeldes de la izquierda: autónomas y/o libertarias.

De todas estas cosas, y muchas más, habla un breve ( lo bueno si breve…) libro de Laurent de Sutter: « Qu´est-ce que la pop´philosophie?» ( PUF, 2019), que desbroza el terreno y se posiciona desde el inicio en el mantenimiento de la expresión como marca de la casa del quehacer deleuziano, frente a algunas trampas interpretativas o falacias amalgamadoras que venía a borrar cualquier singularidad a la expresión deleuziana, ya que según estos últimos toda filosofía es filosofía pop pues esta esfera de la actividad humana siempre se ha dedicado al estudio de los problemas humanos, como tal populares… borrando el empeño de desmarque del pensador francés, en un intento por su parte « por salir de la filosofía por la filosofía», por desmarcarse del engolamiento, y de la repetición de lo mismo, de la filosofía oficial, como posesión exclusiva de la academia; tratando de enfocar filosóficamente cuestiones que de entrada pueden parecer absolutamente ajenas a tal mirada, convirtiendo así en objeto filosófico asuntos, personajes, etc. alejados del campo de batalla filosófico, y situándose en cierto sentido fuera del ámbito delimitado de la filosofía comme il faut.

Es en la medida en que el discurso provoca reacción, conexiones, devenires, hacceidades ( como actualizaciones específicas y en alto grado contingente de un campo), en que el discurso resulta válido desde la óptica deleuziana, y el propósito del pensador es que los libros provoquen conexiones eléctricas, pensando que la meta preferible desde su óptica sería « llegar a tratar un libro como se escucha un disco, como se ve un film o una emisión televisiva, como se recibe una canción…como si tales funcionasen como conexiones intensivos», dando origen a afectos, por medio de un programa teórico que implicaría nuevas formas de lectura y escritura del pensamiento, que fuesen capaces de escapar al control erigido en cuaderno de cargas por quienes mantienen la elegancia al juzgar el estilo de otros.. . en una tendencia de desterrioritorialización con respecto al estilo reglado, que responde a un conjunto de normas que pueden dar lugar al juicio que se presente ante su tribunal. Se abre un campo que sin despegarse absolutamente de lo filosófico, ya que ello resulta imposible, intensifique en todos los puntos hasta hacer que la tarea del filosofar se separe de sí misma, convirtiéndola en opaca a su propio saber y a su propia cultura. Señala en su seguimiento Laurent de Sutter que « por definición, la filosofía es lo que se opone a la pop´filosofía. O mejor: la filosofía es aquello cuyo estudio constituye lo contrario de la por´filosofía, comprendida como aquello en donde la historia no tiene importancia más que en tanto que hace posible conexiones e intensidades nuevas » ( el subrayado es del autor belga), privilegiando las conexiones y las intensidades que dejan ver que algo pasa, que algo funciona , originando reacciones en los receptores de los enunciados propuestos, poniendo el acento en la capacidad de seducir ( punto de contacto con las posturas de Baudrillard). Y la interrogación suge sobre los espacios abarcados por la filosofía ( creación de conceptos) y por la pop´filosofía ( como salida de la filosofía por la filosofía) ¿ cómo combinar ambos campos?; el autor propone esta contestación: « la pop´filosofía es la creación de conceptos de tal especie que esta creación conduzca a la salida de la creación de conceptos, a la constitución de un afuera al concepto», originando así una conexión de la filosofía con lo que no es ella, con su afuera …la filosofía que deviene squizo, allá en donde su historia la querría toda entera en la paranoia, y trabajando con tenacidad por mostrar las síntesis disyuntivas: «la disyunción ha devenido inclusa, todo se divide, pero en sí mismo » ( L´épuisé. Minuit, 1992; pp. 59-60)

La travesía finaliza con esta sentencia: « “Pop´filosofía”, no quiere decir nada – pero esto es así porque eso no quiere decir nada que eso anule toda significación, que eso introduce, en las significaciones, los afectos festivos del no-sentido», empujado por cierta tendencia – que se me permita decirlo- al desbordamientos por medio de la saturación.

Llegados a este punto habrá quienes den por bueno el guiño de Jacques Bouveresse cuando hablaba de los filosofía en casa de los autófagos, al menos sí que es obvio que la filosofía como mera repetición de textos clásicos como si de textos sagrados se tratara resulta realmente inoperante y recluida a los recintos universitarios, sin influir en el exterior, cosa que no sucedía con la revisión de diferentes autores por parte de Deleuze ( Hume, Kant, Nietzsche, Bergson, Spinoza, Leibniz o Foucault), sirviéndose de sus textos para despegar hacia otros horizontes de la actualidad, en una aplicación del ritornello ( «el gran ritornello se eleva a medida que se aleja de la casa, incluso si es para volver a ella, ya que nadie os reconocerá cuando volvamos»- Qu´est.ce que la philosophie?. Minuit, 1991; p. 181-) …coincidiendo con la consigna de su amigo Michel Foucault de penser autrement

También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More