[…] Policía Local ‘desaloja’ a un grupo de mujeres que tejía en una calle de Córdoba

Por Kaos. Andalucía

Cuando estaban elaborando “mantas para enviarlas a Siria” sentadas en corro se personaron los agentes para informarles que no podían ocupar de esa forma la vía pública. Insólita situación la que se vivió el pasado 25 de septiembre en la calle María Cristina de Córdoba. Un grupo de mujeres decidieron llevar a cabo un experimento […]

Cuando estaban elaborando “mantas para enviarlas a Siria” sentadas en corro se personaron los agentes para informarles que no podían ocupar de esa forma la vía pública.

Insólita situación la que se vivió el pasado 25 de septiembre en la calle María Cristina de Córdoba. Un grupo de mujeres decidieron llevar a cabo un experimento social que acabó de forma contundente. Según informa ABC de Sevilla, la idea surgió cuando una de ellas comentó a sus compañeras del taller de punto puesto en marcha por el establecimiento Lala-Na lo siguiente: “Tal y como estaban poniendo las leyes, quizá algún día nos pusiéramos a tejer en la calle para comprobar si venía la Policía y nos levanta”.

Y a la calle que fueron. Sobre las 20:10 horas salieron a tejer “mantas para enviarlas a Siria” sentadas en corro. Al poco tiempo, como temían, se personaron los agentes de la Policía Local para informarles que no podían ocupar de esa forma la vía pública.

Radio Córdoba ha dado difusión a esta historia, recogiendo el testimonio de Amanda, una de las ‘desalojadas’: “No hay mal que por bien no venga, ya que gracias a la incomodidad que le causó a alguien se ha dado a conocer el proyecto. Así que gracias, gracias y gracias a esta persona o personas que le molestaba tanto unas señoras tejiendo en la calle”, expresaron.

http://www.ideal.es/nacional/201510/03/policia-local-desaloja-grupo-mujeres-tejian-cordoba-20151002135010.html

Irónico y certero comentario encontrado en la web que publicó esta noticia:

Estoy de acuerdo. Un grupo de ocho señoras tejiendo es un peligro público de primer orden. Y si me da por cruzar por medio y me atraviesan con unas de sus agujas… O peor. Y si me confunden con un sobrino y/o amigo de un hijo y me cuentan una historia interminable, al estilo de las Chicas de Oro… Horror. Lo que me extraña es que no hayan acudido los antidisturbios y la policía montada del Canadá. Estas señoras son muy peligrosas; podrían, incluso, estar tratando de traficar con torrijas o pestiños. Intolerable. 

 

-->
COLABORA CON KAOS