Poema para mi pueblo.

Estás mudo, pueblo,

hablan por ti

en tu nombre

en cualquier tribuna

abierta o cerrada

por susto estás callado

por miedo acorralado

en callejón sin salida

chantajeado.

Eres, un trompo de colores

con música pero sin luces

de tanto juego,

giras en un solo punto

sin desplazarte, pueblo

atado.

Tus valores se esfuman

tu deterioro crece

eres una pena

con tu empeño destrozado

las consignas

invaden tu esfuerzo

aumentan tu esperanza

vacía de esperar

eterna la vejez

y el circulo de abuelos

y el periódico y su cola

con tu jaba vacía

y el picadillo de soya

y el mismo camino,

todos los días

y el banco en el parque

o el quicio de la esquina

porque el tiempo pasa

nos vamos poniendo viejos

y los resultados no los veremos

los verán, nuestros hijos

nuestro nietos y tataranietos,

te decían

pero esperan todavía

un poco de mejoría

y tú y tu jaba vacía.

&nbsp Es que la conformidad

servida en cubos

te alimenta la espera

el chantaje es el agua

que calma tu sed

que te frena

y te deja mudo, pueblo,

por eso,

hablan por ti

en tu nombre

en cualquier tribuna

abierta o cerrada

con aquel fatídico derecho

que perdiste

que entregaste confiado

cuando te erradicaron la protesta

de un solo golpe, disfrazado

con la canción protesta

sin los Beatles, que fueron

diversionismo ideológico

aunque ahora John Lennon

tenga su parque en La Habana

y los casados

les lleven sus flores.

Te eliminaron las preguntas

¿Por qué? ¿Dónde? ¿Cuándo? ¿Para?

Y te incluyeron

porque lo necesitamos

Donde sea

Cuando sea

Para lo que sea

aumentándose tu pena

y tu empeño destrozado.

Todo a cambio de un sueño

que esperas desde que tenías

el pelo coposo y negro.

Hoy pueblo, eres calvo

con el pelo que te queda, cano

y tu sueño

sigue siendo una promesa

mientras de luchar sin victorias

estás triste y deprimido

y el retiro

no te alcanza para vivir

ni con la ley 270.

Después de tanto esfuerzo

tanta entrega

no limpias parabrisas

en las avenidas, pero

vendes maní, o periódicos o cigarros

o pasta de dientes, o jabas plásticas

en la esquina de aquella vitrola

que ya no está, donde escuchabas

“cuando a Varadero llegué…”

Eres una pena, pueblo,

con tu empeño destrozado

engañado con la igualdad

con el triunfo colectivo

con las metas, que no tienen metas

con la mortalidad infantil

y educación gratuita

que pagas todos los días

con los precios por las nubes

y los sueldos, ni se diga

y te repiten, eso del triunfo

triunfos que son obsoletos

con el mundo comparado

que nunca conocerás

pues nunca te has conectado

y la escasez que te alegra

al devolverte, algunas veces

aquel derecho que te fue robado

hace tanto, tanto tiempo

que casi lo has olvidado.

Eres

un trompo de colores

con música y sin luces

con ron, tabaco y café

ron como uranio empobrecido

tabaco que ya no te dan

y café sin leche, que no te toca

después de tanto dar, no te toca

porque a ti pueblo, la leche

te toca, o no te toca

¿o te toca el cerelac?

Cuarenta y seis años después

y aunque los principios

no son negociables

los turistas, pueblo,

toman y comen bueno

para con lo que gasten

construyas el hotel

que no visitarás, ni en el lobby

por el momento, ese momento

que no se acaba, que no pasa

pero que sirve

para que la economía mejore

poco a poco

lentamente

con ayuda extranjera

la misma que nos chupó los recursos

en la república aquella

pero que ahora coopera

el que espera lo mucho

espera lo poco

y a pesar del bloqueo

bloqueado por nosotros

bloqueo que es para algunos

pero nunca para todos

tus opciones son más puras, pueblo,

más naturales,

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS