PODEMOS ¿reestructurar la deuda pública sin derogar la LOEPSF? Un engaño

Publicidad

Si te gusta que te engañen, no leerás esto; si prefieres descubrir las trampas, aunque te sientas profundamente decepcionado por quienes las hacen, continuarás.

En este artículo os explicaré lo que nadie os ha mostrado: cómo la reestructuración de la deuda se convierte en un timo si existe un plazo (como el de la LOEPSF) para bajar la deuda a un porcentaje determinado del PIB, y que por tanto, la lucha por la reestructuración, la quita de la deuda, el no al pago de la deuda, pasan primero y ante todo por la denuncia y exigencia de derogación de la LOEPSF-tscg. De lo contrario se sigue dando cuerda al austericidio, y todo queda en una estafa política, tanto en términos de procedimiento como sobre todo por la imposibilidad de acumular (sin ese objetivo previo) las fuerzas sociales-políticas que necesitamos para defendernos del pago/reducción de la deuda pública a nuestra costa.

Como os demostraré, con la política de Podemos: 1) está asegurado que seguiremos con la austericida LOEPSF-tscg; 2) está por ver si se conseguiría una reestructuración de la deuda; 3) caso de lograrla, seguramente se quedaría en nada al estar condicionada, supeditada y anulada por la LOEPSF-TSCG; 4) es mucho peor tener que reducir el ratio de deuda/PIB en un periodo corto (como exige la LOEPSF), que mantener la deuda sin reestructurarla; 5) quedarse en la crítica del 135 es un engañabobos, porque lo que de verdad importa en la práctica es la loepsf, la que establece para 2020 el objetivo de déficit estructural cero y bajar la deuda al 60% del PIB; 6) nada, absolutamente nada, justifica que a estas alturas no se denuncie bien alto la loepsf-tscg.

Independientemente de la cuestión de la reestructuración de la deuda, como he demostrado en artículos previos, es prioritaria la denuncia y lucha por la derogación de la LOEPSF. Si desde mayo de 2012 (su entrada en vigor) se hubiese levantado esa Reivindicación Común ante el motor de todos los recortes sociales (la loepsf), para unificar y extender todas las luchas contra el austericidio, ahora tendríamos una correlación de fuerzas muchísimo mejor, tanto en lo político (en particular cara al año electoral) como ante una eventual reestructuración de la deuda. Pero ni Podemos ni nadie quiere reconocer esto porque sería como admitir su inutilidad y nulidad como estrategas para nuestros intereses.

Este artículo es largo, sí, pero puro grano, sin paja, y su conocimiento te librará de leer miles de palabras que no son más que patraña populista y claudicante. Para los más impacientes, en la sección V tenéis la exposición del mecanismo perverso, y en la sección IV, a grandes líneas, la estrategia correcta y ganadora que se debiera seguir.

Después de leerlo te toca decidir: ¿contribuyes a que se conozca esto difundiendo el artículo o, con tu pasividad, a que triunfe el engaño y una vez más fracasemos?

[COPIA este artículo para leerlo con la calma que se merece e ir accediendo a los textos y enlaces recomendados]

I.- La VERDAD del MOTOR del AUSTERICIDIO al alcance de quien QUIERA SABERLA

Para que comprobéis que obtener la información más relevante no es tan difícil si se quiere, os voy a citar parte de un artículo publicado el domingo 12 de abril de 2015 en la edición impresa de El País, hojas salmón dedicadas a Negocios, titulado “El ajuste del sector público, una obra inacabada” de Ángel Laborda, director de coyuntura de la Fundación de las Cajas de Ahorros (FUNCAS). Si preguntáis por él en internet lo encontraréis (está prohibido por lo visto incluir aquí enlaces de El País):

[Por si todavía alguien no lo sabe bien, el PIB o Producto Interior Bruto (de un Estado o también Comunidad Autónoma), se define en la economía burguesa como el valor de todos los bienes y servicios que es capaz de generar su economía en un año]

“Un déficit [total] del 5,7% del PIB [a final de 2014] sigue siendo muy elevado, por dos razones. La primera, que mantiene la deuda en una tendencia creciente (este año se sobrepasará el 100% del PIB), olvidando que nuestras leyes obligan a reducirla al 60% del PIB en 2020. La segunda, que el déficit estructural [el 2,4% del PIB en 2014 según dice antes el mismo artículo], también por ley, hay que reducirlo a cero [para 2020], lo que supone un aumento estructural pendiente de ingresos y/o recortes de gastos de unos 30.000 millones de euros.” [corchetes y negritas, míos]

Pues bien ¿a qué ley se está refiriendo cuando dice que, para 2020, el déficit estructural hay que ponerlo en el cero por ciento, o sea, unos 30.000 millones de euros, y bajar la deuda del 100% al 60%, o sea, en unos 400.000 millones de euros?. Pues a la Ley Orgánica 2/2012, de 27 de abril, de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera (la LOEPSF). La prioridad al pago de la deuda del art. 135 de la C.E., pasa necesariamente por la LOEPSF, y por su plazo de 2020. Para acabar con el recorte en los gastos sociales y el austericidio, es imperativo terminar con los objetivos y el poder coactivo e impositivo que sobre los ayuntamientos, Comunidades Autónomas y Administración Central se ejerce a través de la LOEPSF (leed mis textos previos, y el articulado de la ley). Por eso y otras razones, precisamente este año electoral, debe tener como eje central la exigencia de derogación de la LOEPSF. Quien no denuncie la loepsf ni exija su urgente derogación, usa la crítica del 135 como el PSOE la crítica al austericidio del PP: puro ritual sin mayor trascendencia práctica que oculta su complicidad en los hechos.

Como os he mostrado, aunque os parezca mentira y escandaloso, en esa fuente tan burguesa como El País, podéis encontrar con frecuencia más información relevante sobre la loepsf-tscg que en tantas publicaciones y webs de “los nuestros” que siguen (tras tres años) sin decir casi ni palabra sobre la loepsf-tscg (no es el caso de Kaos en la red).

II.- ¿Un SILENCIO ASTUTO o un SILENCIO CÓMPLICE?

Como ya os conté, la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), ya ha puesto negro sobre blanco, aunque con el debido “respeto institucional” y sordina para que no se monte el escándalo, que de lo de bajar la deuda al 60% para 2020 ¡ni de coña! por mucho que utilicen ese pretexto para estrujarnos a tope (leed sin falta los artículos míos con enlace al final).

El FMI, en sus predicciones más recientes (abril) dice que en 2020, el déficit estructural estará en el 1,508% del PIB ¡incluso por encima del déficit total situado en el 1,463%) http://www.elcaptor.com/2015/04/deficit-estructural-espana-perpetua-2020.html

El hecho de que la casi totalidad de los miembros de base de Podemos (no digamos sus votantes) no tenga ni puñetera idea -más allá de la retórica ritual sobre el art. 135 de la Constitución-, sobre las claves fundamentales relativas al déficit (menos ingresos que gastos) y la deuda pública en la legislación española (la LOEPSF) y europea (el tratado TSCG o en español TECG: Tratado de Estabilidad, Coordinación y Gobernanza, conocido también como Pacto Fiscal Europeo, o Fiscal Compact), no quiere decir que la dirección de Podemos y sus cuadros más destacados lo ignoren, tanto porque numerosos hechos lo evidencian (sería absurdo presentar un inventario de ello), como por sentido común. En el caso absolutamente paranormal de que fuesen unos asnos, por atreverse a pedir nuestro voto en esas condiciones, merecerían que los arrojásemos de cabeza desde un puente al cauce seco de un río.

Como a estas alturas es inverosímil la ignorancia, sólo cabe concluir que su silencio sobre la LOEPSF y el TSCG, se debe a un cálculo. Lo que nos toca aclarar es si ese cálculo nos conviene o forma parte de una maniobra de engaño “a la gente” de la que tanto se reclaman.

A pesar de que todas las pruebas están ahí (el Boletín Oficial del Estado, la AIReF, FUNCAS, FMI, el padre de Errejón, mis decenas de artículos, etc.), de que los resultados del austericidio son evidentes para todos, de que las pretensiones de la LOEPSF son no sólo austericidas y centralizadoras del Estado, sino imposibles y suicidas, y una prueba de la incompetencia económica y legislativa del PP$OE, y cía., y aunque la denuncia de la loepsf supondría una ayuda extraordinaria para vencer al PP$OE-Ciudadanos-CiU, PODEMOS es incapaz de denunciar esta arma de destrucción masiva de nuestros derechos y volverla en su contra como un boomerang aniquilador. Para no repetirme, debes conocer todas las pruebas y argumentos, en mi texto “Íñigo Errejón no lee a su padre y PODEMOS perderá las elecciones. Plan de batalla ganador” (7/4/2015), enlace abajo.

Aquí debo ya introducir un matiz. Como he demostrado en artículo previo [“PODEMOS se pronuncia por cumplir con la austericida LOEPSF. De la indefinición a la traición. Y archivo PDF” (23/2/2015) enlace abajo] el silencio sobre la LOEPSF no es absoluto, ya que Álvaro Jaén, el secretario general de Podemos Extremadura ya ha lamentado que no se puedan cumplir en Extremadura los objetivos de déficit (ordenados por la LOEPSF), y ni Podemos Extremadura, ni la dirección nacional de Podemos, ni Pablo Iglesias, ni Iñigo Errejón (director de la campaña electoral), ni Nacho Álvarez (profesor de economía y destacado miembro de Podemos), han dicho palabra en sentido contrario, y menos desautorizado a Álvaro Jaén.

III.- ¿QUÉ ES la REESTRUCTURACIÓN de la deuda, según Podemos?

Para que nadie pueda decir que falsifico las posiciones de Podemos, os citaré a Nacho Álvarez, economista muy destacado en Podemos y que cuenta con la total confianza de Pablo Iglesias.

Como muchas/os de vosotros ya sabréis en qué consiste una reestructuración de la deuda, y para que la extensión de las citas no haga esta sección excesivamente extensa y os desanime para continuar la lectura del artículo, las transcribo en la NOTA 1.

IV.- Lo PRINCIPAL NO ES el PROCEDIMIENTO, sino TENER la FUERZA SOCIAL para IMPONER nuestros OBJETIVOS, y elegir el MEJOR CAMINO para lograrlos. Una ESTRATEGIA

Si algo podemos sacar en limpio de la reestructuración es que se trata de una cuestión compleja, empezando por la auditoria, por discernir qué parte se puede considerar legítima o no, porque los títulos de deuda no tienen apellido (“emitido por el gasto en un aeropuerto sin aviones”), el comprador inicial no tiene por qué ser responsable de eso, y el actual tenedor puede ser un jubilado pequeño ahorrador a través de un fondo de inversión en renta fija; lo que correspondería por el rescate a la banca estaría mucho más cerca del 6% que del 10% de la deuda, o sea poco relevante en un 100%; sobre a quiénes afecta (¿bancos, el BCE, empresas de seguros, empresas no financieras, fondos de pensiones privados, el Fondo de Reserva de la Seguridad Social, ahorradores particulares, pequeños ahorradores…; inversores españoles y extranjeros?); si se limitará a los plazos (prolongándolos) o también reducirá intereses o también habrá una quita (recorte del principal) de la deuda; si se puede negociar con los acreedores y llegar a un acuerdo; o habría que tomar una medida a la brava y de modo unilateral, y qué consecuencias negativas nos podría acarrear, si compensan o cómo enfrentarlas.

Las condiciones de España y de Europa, para nada se asemejan a la situación económica de Alemania tras la IIª Guerra Mundial y su contexto internacional de “guerra fría” que, para asegurar Alemania Occidental para el bloque capitalista de “libre mercado”, y contribuir a levantar el capitalismo europeo, llevó a la reestructuración y quita de su deuda en 1953.

Debemos tener en cuenta que al menos la mitad de la deuda pública española está en manos de residentes (la inmensa mayoría de los residentes en España, son españoles: bancos, empresas, administraciones públicas –como la SS- o particulares), por lo que no podemos caer en la fantasía de “no pagamos la deuda, y que se jodan los alemanes, etc.”. Tampoco es transparente quienes son los tenedores de deuda no residentes, es decir extranjeros en otros Estados, si bien destacan los franceses sobre los alemanes, y muy próximos los chinos.

En el actual momento económico y posible evolución próxima, dada la correlación de fuerzas existente (enorme debilidad de nuestra clase trabajadora y pueblo), la posición de poder de la banca española y europea, la actitud de los Estados que más representan a los acreedores extranjeros (como el caso de Francia, Alemania, China), la actitud ante Grecia, y el hecho de que el tipo de interés haya bajado notablemente para los títulos de deuda (debido en gran parte a las últimas intervenciones del BCE), salvo que se llegase a un acuerdo europeo para efectuar quitas a la deuda pública y privada de modo que lo que un banco pierde por un lado (no cobra deuda), lo gana por el otro (no paga su deuda con otro banco, caso relevante en los españoles en deuda con alemanes y franceses), y los perdedores netos se vean compensados de algún modo (rescate por el Estado sin nacionalización, condonación de impuestos hasta que compensen las pérdidas), o que las pérdidas sean absorbidas por el Banco Central Europeo como una deuda con plazo “perpetuo”, y para lo que no parece que tengan ninguna urgencia de momento, si queremos ser realistas, el caso más favorable con probabilidades sería una reestructuración mediante el alargamiento del plazo en el pago de una parte de los títulos de deuda, seguramente los que tienen un vencimiento superior a varios años, y que son los que suelen tener el tipo de interés más elevado.

Vaya por delante que, independientemente de criterios jurídicos, para mí, no es a la clase trabajadora y al pueblo al que le corresponde pagar la deuda pública ya que ha sido provocada por la crisis capitalista, más con una economía de sobreproducción y especulación inmobiliaria-financiera, los privilegios y el secular fraude fiscal de las empresas y burguesía españolas, el despilfarro presupuestario (aeropuertos sin aviones, prebendas y saqueos de políticos y altos cargos, etc.), el rescate financiero, los intereses abusivos de los bancos al amparo de un Banco Central Europeo que no compra deuda pública directamente al Estado…

Dejado claro que no es justo que nosotros paguemos la deuda, la cuestión es hasta qué punto podemos impedir que eso ocurra, así como tampoco conseguimos defendernos de la explotación en el trabajo todo lo nos gustaría (reforzada por la reforma laboral y la amenaza-presión del paro) y menos, acabar con ella (el régimen asalariado del trabajo, capitalista). Si ahora es inútil exigir “no al trabajo asalariado, abolición” ¿hasta qué punto es útil y realista decir “no al pago de la deuda”?. Todo depende de la correlación de fuerzas actual, de la posible dinámica de acumulación de fuerzas sociales y políticas frente al capital y los acreedores capitalistas, de la estrategia que nos planteemos.

Estamos viendo las dificultades que está teniendo la negociación del gobierno griego con Europa, el FMI, el BCE. Cierto que España es mucho más significativa para Europa que Grecia y por tanto mayor su capacidad de presión, pero la clase trabajadora y el pueblo español han alcanzado un nivel de conciencia, organización y combatividad inferior al griego, y la actitud de los estados europeos nos da una idea de las fuerzas contra las que tendríamos que enfrentarnos, lo que exige, si que quiere ganar, una previa acumulación de fuerzas popular, en capacidad de movilización, organización y presión que no se improvisa, salvo que se quiera dejar todo en manos de un gobierno aislado de su pueblo y sobre todo de los demás pueblos europeos que lo miren con hostilidad gracias al lavado de cerebro de los medios de comunicación, partidos, gobiernos, al servicio del capital (“si no pagan la deuda arruinarán a nuestros bancos y tendremos que rescatarlos con el dinero público”). Esa fuerza popular sólo es posible si está bien informada, si no hay silencios cómplices sobre la naturaleza austericida y pro-deuda de la loepsf-tscg y se lucha ya contra ella.

Me parece impensable por mucho tiempo el objetivo casi inmediato del “No al pago de la deuda” (salvo a los particulares y la Seguridad Social), y como los bancos y las compañías de seguros podrían entrar en crisis, su nacionalización. Sí, nos da mucho gusto agitar esas consignas, pero si no somos unos ilusos narcisistas que practican la masturpol, debemos reconocer que no corresponde ni en sueños a la correlación de fuerzas que la clase trabajadora y el pueblo puedan conseguir cuando estamos viviendo un profundo retroceso, experimentado en la debilidad extrema en las empresas, la impotencia de los parados sin prestaciones y subsidios, el descenso en vertical de las protestas contra los recortes sociales y la ignorancia absoluta de cuestiones tan básicas como la relación entre los recortes y el pago de la deuda a través de la loepsf-tscg que permitiría estimular la unión de las luchas en un haz por su derogación como paso previo al del 135 y luego la reestructuración y quita mayor posible de la deuda.

Una ESTRATEGIA REALISTA pasaría por las siguientes fases provisionales: 1) centrar la lucha en la derogación de la LOEPSF y cuestionamiento del TSCG; 2) derogación del 135 de la Constitución y reforma fiscal progresista; 3) reestructuración de la deuda con una quita importante a ciertos acreedores, y cuestionamiento del TSCG, poniendo la cuestión en términos no sólo españoles sino de escala europea; 4) ruptura con el TSCG de la U.E.. La velocidad, el ritmo, dependería del proceso de asunción y la consiguiente evolución en la correlación de fuerzas con los capitalistas y sus estados, a escala española y europea.

Esta vía de cuestionar que con nuestro crecimiento del PIB, recortes sociales y pago se baje la deuda al 60% del PIB, y de poner la pelota en el tejado europeo, es también la más inteligente para que se planteen medidas de “ingeniería financiera” a escala europea que nos libren de esa carga. Esto es factible porque, por ejemplo, ha surgido el llamado “plan PADRE” (Politically Acceptable Debt Reestructuring in the Eurozone; reestructuración políticamente aceptable de la deuda en la eurozona) que consiste básicamente en que una buena parte de la deuda pública en manos de acreedores privados, pase al BCE en proporción al capital que ese Estado tiene en el BCE; sin embargo el BCE no reclamará esos títulos al Estado emisor, pues considerará esa deuda como “perpetua”, sin plazo fijo ni intereses, que el BCE iría amortizando con los beneficios que en el BCE corresponderían al Estado emisor de esa deuda. No me siento capacitada para valorar la viabilidad y pegas de esta propuesta, salvo que estoy en desacuerdo que como contrapartida (entre otras) se exija el cumplimiento del TSCG y su inclusión en las constituciones o similar de cada Estado (queda alguno que no ha terminado de hacerlo). Pero la menciono porque muestra que se pueden plantear alternativas que superen la “vía nacional” e incluso “del Sur” y sus altos riesgos, que permiten cuestionar la loepsf, y demuestran que ésta es la mejor vía de avance sobre todo para nosotros, que tenemos en la LOEPSF la peor versión del TSCG (éste al menos da de plazo hasta 2033-2040 para bajar al 40% del PIB). Observad que Nacho Álvarez de Podemos (NOTA 1) menciona favorablemente el “plan PADRE”, pero sin mi reserva sobre el TSCG ni la relación con la LOEPSF, porque Podemos tampoco ha hecho en ningún momento una crítica del TSCG.

Y vuelvo a insistir. La correlación de fuerzas ahora sería mucho menos desfavorable para nosotros si desde mayo de 2012 se hubiese levantado la Reivindicación Común de “Derogación de la LOEPSF, motor de todos los recortes sociales y privatizaciones”, capaz de impulsar la unificación y extensión de todas las luchas contra los recortes, en lugar de mantenerlas dispersas por “mareas”, huelgas sectoriales, etc., y por tanto, un factor estimulante para superar la postración en las empresas. Pero todos han callado como muertos, participando en el pacto de silencio que convenía al capital y su Estado, hasta el punto de que una ley orgánica que figura en el Boletín Oficial del Estado y que ejerce a diario su influencia dañina, se ha convertido en el mayor tabú de la historia de la democracia española, la gran desconocida para la casi totalidad de la clase trabajadora y el pueblo. Mientras esto no se reconozca, todos “nuestros” estrategas serán unos grandes organizadores de derrotas, por mucho ruido que armen. Ahora que tú has leído esto ¿qué piensas hacer con esta información? ¿contribuir al pacto de silencio y a nuestra derrota?.

El “No al pago de la deuda” a pesar de los grandes esfuerzos de sus promotores, ha demostrado su incapacidad para calar en las luchas de resistencia contra ningún recorte, a diferencia de lo que habría ocurrido con “derogación de la LOEPSF, motor de todos los recortes y privatizaciones”. Mucho celo para agitar ahora por el “no al pago de la deuda”, pero silencio mortal para algo mucho más humilde en lo inmediato, pero más asumible por la gente, capaz de dinamizar un movimiento de avance de masas, y finalmente poderoso, como la denuncia de la loepsf-tscg y su derogación. Pero es más fácil el “radicalismo” que la política revolucionaria EFECTIVA, por moderada que inicial y comparativamente parezca.

V.- LO QUE la REESTRUCTURACIÓN te ALARGA, la LOEPSF-tscg TE LO RECORTA mucho más. Reestructura la deuda y alarga plazos de los títulos (bonos), que deberás adelantar la amortización global para respetar el plazo de la ratio deuda/PIB (%)

Para empezar empecemos por aclarar unos conceptos básicos. La deuda de un Estado no es lo mismo que la de una familia. Todo el discurso de Rajoy, el PP, la burguesía, de que el Estado no debe endeudarse, de que las grandes deudas son insostenibles, de que el Estado es como una familia, son chorradas para justificar recortes. Una familia, si quiere comprar un piso, necesariamente se endeuda. El caso es si puede ir abonado esa deuda con sus ingresos habituales, para terminar de pagarla cumplido el plazo, y si no lo hace se va la calle desahuciada. Una empresa, si quiere hacer grandes inversiones en maquinaria, se endeuda, en la confianza que con los ingresos podrá ir devolviendo el préstamo, y si no lo hace entra en quiebra y cierra; una empresa puede tener incluso programada su fecha de disolución. La familia dura lo que dura la vida de sus miembros, y en concreto, lo que contrajeron las deudas sobre todo, aunque pueda dejar “el pufo” a los herederos si estos aceptan la herencia. Una empresa puede declararse insolvente y no existir bienes para pagar a los acreedores. Pero el Estado no tiene fecha límite de existencia, a un gobierno le sucede otro, siempre le heredan; el Estado, en principio, no cierra. Una familia y una empresa, a la vez que pagan intereses, van abonando progresivamente más capital del préstamo (el capital o principal). El Estado sí, efectivamente, va amortizando los títulos de deuda a su vencimiento (paga a cada acreedor), pero necesariamente no tiene por qué amortizar la deuda global (paga a un acreedor endeudándose con otro, o incluso el mismo pero con otro título). El Estado, como no tiene fecha de muerte ni de cierre previsible, y tiene tras sí la “garantía” de la economía del país, se puede permitir el lujo de pagar una deuda con otra, sin apenas soltar de su “bolsillo” (pago intereses), ni amortización neta de la deuda. Así que en principio puede tener una deuda del 100% del PIB, ir pagando los intereses, contratar nueva deuda para pagar el principal, y con los ingresos ordinarios pagar sus intereses. Lo que importa es que la deuda no suba descontroladamente (gastos indebidos, fraude fiscal, los intereses son elevados y sólo se pueden pagar contrayendo deuda), que sea sostenible, no que la deuda como masa total desaparezca como desaparece la deuda de una familia que termina de pagar la hipoteca del piso y no tiene ya prácticamente deudas importantes. Cierto que a cuanta menos deuda deba recurrirse y menos intereses se paguen, mejor, aunque puede ser conveniente contraer determinadas deudas porque son una inversión y mejora para el presente y también para el futuro. Es falso que si dejamos deuda del Estado para las generaciones futuras eso sea hacerles la puñeta (“hipotecarles”), siempre y cuando ahora nos endeudemos no para despilfarrar y llenarse algunos los bolsillos saqueando los fondos públicos, sino para mantener los servicios sociales, la educación, la I+D+i, preparar la transición energética a las renovables, luchar contra el cambio climático y hacer frente en mejores condiciones al posible horizonte de la mega-crisis de la década de los 30. Todo lo contrario, nos agradecerían que hayamos sido tan previsores, creando unas mejores condiciones para ellos. Por tanto, que la ratio de deuda no se pueda aumentar sin límite (por ejemplo, al 500%, al 1.000% del PIB), no significa que no se pueda arrastrar una ratio importante de deuda indefinidamente. Otra cosa es que las crisis, las guerras, los colapsos ecológico-civilizatorios, pongan esa continuidad en serio peligro o terminen con todo.

Para ser precisos. Para que la deuda sea sostenible, ni siquiera es requisito imprescindible que no haya déficit (el déficit tiene que ser finalmente pagado acudiendo a la emisión de deuda). Puede incluso haber déficit primario, es decir, ya déficit en los gastos no financieros, antes de pagar los intereses de la deuda, por lo que estos se añadirían hasta hacer el déficit total. “Una inflación del 2%, un crecimiento del 2% y un tipo de interés del 3%, por ejemplo, harían que la deuda pública española fuese sostenible con un déficit primario del 1%.” (Daniel Fuentes Castro, 19 febrero 2015 http://ctxt.es/es/20150219/politica/379/Falsas-creencias-sobre-la-deuda-p%C3%BAblica-Espa%C3%B1a.htm  )

Así que importa mucho menos si tenemos permanentemente una deuda del 100% del PIB a un interés bajo, que si para 2020 (o poco más tarde) debemos reducir el porcentaje de deuda al 60% del PIB, no porque los acreedores nos perdonen el 40%, sino porque la disminución la hagamos nosotros, vía aumento del PIB y sobre todo recortando gastos y con pagos de verdad, mediante amortización neta de la deuda (no sólo de títulos específicos), no por cancelar una deuda contrayendo otra, que es lo que se viene haciendo. Lo que pretenden es que el Estado renuncie a su posición privilegiada como deudor y se comporte como si fuese una familia hipotecada con riesgo de desahucio, pero claro está, a nuestra costa (recortes, imposibilidad de grandes inversiones públicas en previsión del futuro, etc.).

Alguien podría decir: “¿qué importa pretender bajar la deuda al 60% para 2020 si es imposible?”. Pues importa y mucho, porque solo el intento, el empeño en siquiera acercarse a eso lo más posible, entraña recortes y recortes como estamos viendo hasta hoy y muchos más que vendrán en los próximos años, con el consiguiente sufrimiento social. Y porque como ha debido reconocer incluso el FMI, la reducción de los gastos sociales y la inversión pública, provocan una reducción del PIB que es incluso superior a la de la medida de esa reducción, debido al llamado “multiplicador fiscal”, de modo que un recorte de 1% reduce la actividad económica no en el 0,5% como creían, sino hasta en el 1,7% (recorte de la demanda del equipamiento del Estado, de sus funcionarios, de los ciudadanos que dependen de prestaciones, subsidios, pensiones, recorte en la I+D+i, en las inversiones públicas…, que afecta a la demanda global, por tanto a la producción de bienes y servicios y al empleo, por tanto al PIB). En concreto, en España, desde la aprobación en abril de 2012 de la LOEPSF, a pesar de sus feroces esfuerzos en recortes, no han podido impedir que la deuda haya pasado del 69,20% al final de 2011, al 84,40% a final de 2012, al 100% que se alcanzara este año, con alto riesgo de seguir subiendo bastante más, resultando ya totalmente inalcanzable el objetivo del 60% para 2020, aunque para 2013 ya se sabía, pero todos (del PP a la izquierda y sindicatos) prefirieron callar y no denunciar ni revisar la ley, para poder seguir apretándonos las tuercas a tope gracias a la loepsf-tscg; de ahí el pacto de silencio.

Esta realidad incuestionable contradice totalmente la teoría reaccionaria y austericida de la “austeridad expansionista”, o sea, que con esa austeridad (diferente a la que nosotros aplicaríamos), se lograría saneamiento y expansión económica. Por lo que el resultado real es poner más dificultades a la recuperación, al aumento del PIB, a la recaudación fiscal del Estado para el pago de los intereses y la deuda, por tanto, a la reducción de la ratio deuda/PIB. Así que con sólo proponerse un objetivo como el de la LOEPSF, aunque no se alcance, ni siquiera una reducción de la ratio, lo pagaremos nosotros con sufrimiento.

La reestructuración de la deuda significa en el mejor de los casos la reducción de la masa de la deuda (vía intereses o quita del principal) y en el más probable, alargar el plazo para el pago de los títulos de la deuda (bonos). Esto debemos tenerlo claro para no confundirlo con la reducción del ratio (%) entre la masa de la deuda y el PIB, en una cifra y plazo determinado, que es de lo que trata la LOEPSF y el TSCG. Sin embargo, como os mostraré, el plazo en la disminución de la ratio deuda/PIB, puede ser determinante en cuanto a la presión del pago de la deuda y anular las ventajas de una reestructuración.

Porque supongamos, como estamos ahora en España, que el PIB es de 100 y la deuda pública tiene una masa o volumen de 100, por tanto, la ratio de deuda/PIB es del 100%. Pero esa deuda pública está compuesta por multitud de títulos de deuda (como el título de propiedad de una vivienda es la escritura de compra y su inscripción en el Registro de la Propiedad, el título de propiedad de deuda pública se llama genéricamente bonos, aunque en España tiene nombres más específicos) que difieren en su plazo (de 3 meses hasta 30 años, con toda una escala intermedia) y en su tipo de interés (dependiente en buena parte del plazo). Los intereses de la deuda se contabilizan en los gastos anuales y si con los ingresos fiscales no se pueden pagar, generan déficit que provocará la emisión de más deuda para poder abonarse. El principal o capital de la deuda se contabiliza en la deuda pública. El conjunto se llama servicio de la deuda (intereses y deuda propiamente dicha). El plazo para la reducción de la ratio deuda/PIB es independiente del plazo de cada título de deuda, porque afecta a la globalidad de la deuda. El plazo de cada título viene fijado por el título mismo y puede ser para dentro de unos meses, años, dos décadas, etc.; pero el de la ratio deuda/PIB se fija por la LOEPSF en bajarla a un 60% del PIB y para 2020, estando ya prácticamente en el 100%, esto es un 40%, o sea aproximadamente en cifras actuales, unos 400.000 millones de euros para 2020. Recuerda que bajar un 1% en el déficit, a pesar de todo lo que cuesta conseguirlo, sólo supone unos 10.000 millones.

Si mejorase la producción económica y por tanto el PIB sube, digamos, a 120, y se mantiene una masa de deuda de 100 (no se ha bajado, aunque se haya pagado deuda contrayendo otra deuda, o pagada deuda, se contraigan nuevas), la ratio descendería a (100/120 =) 83% del PIB. Claro que en la práctica, lo que pretenden es bajar cuanto antes esa ratio (de ahí la cuota y plazo de la LOEPSF-tscg) y eso debe hacerse también y sobre todo, bajando la masa de la deuda, pagándola con los ingresos ordinarios del Estado (más impuestos a la gente y recortes sociales), no contrayendo más deudas. El motor generador de deuda (salvo préstamos extraordinarios para fines concretos) suele ser el déficit anual (menos ingresos que gastos), pues la deuda pública viene a ser la acumulación de déficits anuales que para pagarse exigen la emisión de títulos de deuda que a su vez deberá pagarse, según el título, en un plazo corto, medio o largo y al interés correspondiente. Por eso se impone el déficit estructural cero (no es algo observable desde el punto de vista contable como lo es el déficit ordinario, sino un artefacto teórico-especulativo-matemático por el que se supone que considerado todo el ciclo económico –de la expansión a la contracción o crisis-, no habría déficit; en algunos artículos he explicado los problemas de esto y las variaciones que la Comisión Europea ha hecho en su cálculo). Y aunque el Pacto de Estabilidad y Crecimiento autoriza hasta un 3% de déficit total, de hecho el déficit estructural cero acaba reduciendo ese margen, y sobre todo se impone el déficit total cero (puede no haber déficit primario es decir, darse el equilibrio entre ingresos y gastos corrientes, esto es, si no se cuenta el pago de los intereses de la deuda, pero existir déficit total porque no se obtienen ingresos fiscales para el pago de los intereses), y conseguir superávits (más ingresos que gastos) para poder destinarlos al pago efectivo (reducción neta) del capital global de la deuda pública (amortización del principal de la deuda), como establece la LOEPSF en su detallado articulado.

Una economía con buen curso de crecimiento podría, gracias a ingresos fiscales crecientes, eliminar su déficit (menos ingresos que gastos), conseguir superávits (más ingresos que gastos) y destinarlos al pago de la deuda, lo que unido al propio crecimiento del PIB, reduciría la ratio deuda/PIB. Pero una economía en crisis, sólo puede aspirar a reducir rápido la ratio deuda/PIB, si disminuye la masa de la deuda, vía recortes sociales, privatizaciones, o si no quiere hacer esto (o sólo o sobre todo esto), si logra una reestructuración de la deuda con una quita (los acreedores preferirían conformarse con cobrar una parte antes que arriesgarse a no cobrar nada si el país no puede pagarlo).

Para entender la situación que puede crearse por la combinación del aumento del plazo de la masa de la deuda con una fecha límite para disminuir la ratio de deuda/PIB a una cuota prefijada, pensemos en una situación que se asemejaría algo.

Tenemos el piso hipotecado, con un plazo de 20 años. Pasamos algunas dificultades para pagar y el banco accede a subir el plazo a 25 años para que la cuota mensual sea inferior. Pero nos llega un golpe de suerte, nos toca la lotería y haciendo cálculos consideramos que lo mejor es quitarnos de encima buena parte de la deuda, así que hacemos un pago anticipado de la deuda, con una amortización de capital, que nos ahorrará también su parte de intereses. Hemos pagado buena parte del préstamo mucho antes del plazo prologando aunque siga vigente. Y hemos reducido notablemente la ratio deuda/ingresos anuales para los próximos años.

Pero a los Estados no les suele tocar la lotería. De modo que si existe una ley (como la loepsf) o tratado (como el tscg) que le obliga a bajar la ratio deuda/PIB a determinada cuota para una fecha, se podría encontrar con que efectivamente con la reestructuración de la deuda ha conseguido prolongar el plazo para el pago de los títulos de la deuda, pero sigue intacto el plazo para la reducción de la ratio deuda/PIB, por lo que tiene que hacer pagos de la deuda que vienen a equivaler a una amortización anticipada de la deuda, aunque su plazo lo hubiésemos alargado.

Por ejemplo y simplificando para que se entienda bien el mecanismo, supongamos que para darnos más tiempo a recuperarnos sin tener que pagar intereses en unos años, ni deuda, consiguiésemos, además de la carencia, que la mayor parte de la deuda actual prolongase su plazo de modo que debiese pagarse en 2030. Como no sería posible eliminarla toda de golpe, haría falta, además del superávit de las cuentas anuales debidamente ahorrado, emitir deuda nueva (con su correspondiente plazo y tipo de interés que puede ser menores, iguales o mayores) para pagar deuda vieja que no pudiese amortizarse en términos netos, tal como se viene haciendo; esto es normal y le llaman renegociar la deuda. Lo relevante en este caso es que si todavía estuviese vigente la LOEPSF resultaría que para 2020 deberíamos bajar la deuda al 60% del PIB, así que en la práctica, en vez de tener de plazo hasta 2030, para un porcentaje altísimo de la deuda global (el 40%), el plazo de hecho se habría reducido a 2020 por culpa de la LOEPSF. Y en este caso, el pago debe ser neto, no por mediante otra deuda.

La vía de la reestructuración aumentaría el plazo para el pago de la deuda en los títulos (bonos), tal vez reduciría su masa, pero de persistir la LOEPSF y el TSCG, la vía de la reestructuración no reduciría el plazo para disminuir la ratio deuda/PIB, que seguiría, según la LOEPSF, en 2020, con la consiguiente presión para el pago de la deuda y los consiguientes recortes sociales, aunque el plazo de pago de los títulos se hubiese ampliado. Para reducir la ratio habría que aumentar la producción anual (PIB), privatizar para conseguir ingresos extras, imponer recortes, para pagar la deuda incluso con amortizaciones anticipadas del capital aunque el plazo de los títulos de deuda se haya ampliado. Por un lado hemos alargado el plazo de los títulos, pero por el otro tenemos un plazo y ratio deuda/PIB que nos obligaría a adelantar los pagos. Hecha la reestructuración de la deuda, vigente la loepsf-tscg, hecha la trampa de la amortización anticipada mucho mayor.

Si el tipo de interés medio que se paga por la deuda pública se sigue reduciendo, mantener la deuda nos resultaría incomparablemente menos gravoso a nosotros que pretender reducir el equivalente ahora a un 40% del PIB, o sea, unos 400 mil millones. Las cuentas a bulto son muy sencillas ¿preferimos pagar un 2 o 3% de interés al año por 400.000 millones de deuda, o sea, 12.000 millones anuales multiplicado por 5 años (de 2015 hasta 2020)  = 60.000 millones, o amortizar (a costa de recortes) en 5 años los 400.000 millones, o siquiera una cuarta parte, cien mil?.

VI.- El MEJOR CAMINO para LIBERARNOS del AUSTERICIDIO por la DEUDA, es EMPEZAR por denunciar y DEROGAR la LOEPSF-TSCG

Para empezar, ya es urgente, vital, derogar la LOEPSF porque desde mayo de 2012 (cuando entró en vigor) es el motor de todos, absolutamente todos, los recortes sociales (sueldos de funcionarios y empleados públicos, empleo público, recortes en sanidad, educación, prestaciones y subsidios de desempleo, dependencia, I+D, necesarias inversiones públicas en infraestructuras, etc.) y privatizaciones, dando prioridad al pago de los intereses de la deuda y la amortización de deuda (aunque sea emitiendo deuda) aunque el resultado sea contraproducente para eso; porque supone un control y amenaza intolerable sobre los ayuntamientos y Comunidades Autónomas, y por tanto una centralización solapada del Estado español.

Cuando además todo demuestra que el plazo de 2020 es inviable, la vía más fácil para empezar aliviar al menos la presión en el pago de la deuda, es eliminar el plazo de 2020 de la LOEPSF para bajarla hasta el 60% del PIB, y luchar por atrasarlo lo más posible.

Conseguido esto, habremos eliminado la trampa explicada de alargar el plazo de los títulos pero recortar el plazo de pago de la deuda global para cumplir con la obligación del plazo con una ratio deuda/PIB mucho menor.

No sólo la reestructuración de la deuda podría ser de verdad beneficiosa, sino que por este camino, conseguiríamos una reestructuración mucho mejor porque habríamos logrado una mayor acumulación de fuerzas sociales y políticas tanto a escala española como europea.

La mejor forma de conseguir una reestructuración realmente favorable y con quita de la deuda, sería lograr una correlación de fuerzas social entre la clase trabajadora y sectores populares frente a la burguesía española e internacional tal, que tuviesen que ceder, porque les crearíamos graves problemas en España y también en Europa ante sus pueblos. Para esto, y para que no puedan “echarnos encima” a sus pueblos (“estos españoles no quieren pagarnos las deudas”), la mejor vía es denunciar la demencial y austericida LOEPSF y también el TSCG de la U.E., ya cuestionado en Francia.

Ningún francés, alemán, etc., del pueblo se pondrá contra nosotros si denunciamos la pretensión austericida, contraproducente y fracasada del objetivo de la LOEPSF para 2020, incomparablemente peor que el TSCG que se pretende aplicar en otros países (plazo hasta 2033-40 para bajar al 60%). Desde mayo de 2012 ¡estamos perdiendo una ocasión de oro para crear un movimiento de simpatía y solidaridad, que también impulse el cuestionamiento del TSCG en sus países! ¿Queremos acabar aislados como los griegos? Precisamente por eso el cuidado en mantener el pacto de silencio. Esto demuestra la completa nulidad como estrategas de nuestros intereses de toda la izquierda, sindicatos, “revolucionarios” y Podemos. ¿Qué piensas hacer con esa revelación?

Cuestionar el TSCG es cuestionar la existencia de un plazo para una ratio deuda/PIB, esto es, 2033-2040 para una deuda pública del 60% del PIB, y mantenerse ahí.

Cuestionar la loepsf-tscg lleva a que no aparezca ya un problema “español” o del “Sur”, de nuestra deuda, de los deudores con sus acreedores, si no situar el problema donde de verdad está, en el proyecto de “construcción europea” que tiene en el TSCG un pilar básico (junto a las reformas laborales, y el BCE “independiente” que no mutualiza deuda europea). Esto es lo que, en una lucha popular presionando en una negociación, pondría la pelota de verdad en el tejado europeo, y nos daría más fuerza también para una reestructuración y quita de la deuda, pues atraería las simpatías y la protesta de otros pueblos europeos contra el TSCG.

VII.- Si NO te ATREVES con la denuncia del plazo 2020 (ya fracasado), menos lo harás con la reestructuración de la deuda y su quita, y sin la trampa del límite y plazo de la ratio deuda/PIB

Está claro que la reestructuración de la deuda, si quiere ser algo significativo, no un mero paripé, y hacerse trampas al solitario con el límite y plazo a la ratio deuda/PIB, exige una gran voluntad política, audacia, capacidad de maniobra. ¿Tiene Podemos esas cualidades?

La realidad está poniendo en bandeja a Podemos la denuncia de la LOEPSF y aliviar así la presión de la reducción de la deuda mediante su pago en los municipios, comunidades autónomas y el conjunto del Estado. Pero en lugar de hacer esto, de hecho se está comprometiendo con ella (explicito Podemos Extremadura), y ocultando a sus miembros y a todo el pueblo la información relevante que yo os vengo dando desde hace años y que está en toda clase de documentos oficiales e incluso la prensa, como os he demostrado.

Si con un objetivo tan fácil y que tanto rendimiento político podría dar, Podemos NO SE ATREVE, esto nos indica que A PODEMOS le FALTA VALOR para:

1.- Cuestionar el objetivo de déficit de la LOEPSF para este año (demostrado negro sobre blanco por Podemos Extremadura).

2.- Cuestionar el objetivo de la LOEPSF de déficit estructural cero para 2020 que supone una reducción de unos 30.000 millones, a pesar de que hasta el FMI dice que no se alcanzará, aunque con sólo intentarlo nos harán mucho daño.

3.- Denunciar el objetivo de la LOEPSF de bajar la deuda pública del actual 100% al 60% para 2020 (unos 400.000 millones), a pesar de que ya hasta la misma AIReF no puede ocultar que el objetivo 60%-2020 no sólo es austericida, sino imposible y suicida.

4.- Denunciar que la LOEPSF nos impone el plazo de 2020, aunque el TSCG de la U.E. lo situaría entre 2033-2040 para bajar al 60%.

5.- Exigir la derogación de la LOEPSF, mucho más fácil política y técnicamente que estar esperando a lograr la mayoría parlamentaria que permita la derogación de la reforma del 135, y más fácil de conseguir la unificación de las luchas contra los recortes con ese objetivo común (“derogación de la LOEPSF”) que por el constitucional. Una vez lograda la derogación de la LOEPSF, la mejor correlación de fuerzas alcanzada hará mucho más accesible el objetivo de derogar el 135. Sin la LOEPSF, el 135 es papel mojado en espera que una ley lo concrete y lleve a la práctica. En 2015 debiera revisarse la ley según su propio mandato, así que es la ocasión perfecta para exigir su derogación, no su reforma, y que en los debates electorales sea ésta una cuestión central.

6.- Cuestionar también el TSCG de la U.E.. Lo ha hecho la izquierda y muchos sindicatos franceses, en manifestaciones y huelgas, por ser la causa de la austeridad a perpetuidad.

Cuestionar la LOEPSF y el TSCG permitiría asestar un golpe demoledor al PP$OE-Ciudadanos-CiU en las próximas elecciones municipales, autonómicas y generales como he demostrado en mi artículo “Íñigo Errejón no lee a su padre y PODEMOS perderá las elecciones. Plan de batalla ganador” (7/4/2015, enlace abajo), y sin embargo, Podemos no quiere hacer uso de esa arma denunciando que quieren seguir imponiéndonos esa ley y tratado, al contrario, se compromete de hecho a cumplirlo.

Esto quiere decir que Podemos NO tiene verdadera voluntad de ganar, condición para derogar la LOEPSF, romper con el TSCG, y no digamos la reestructuración de la deuda favorable y sin trampa.

No es que Podemos, por razones de principio, se diga “no quiero llegar al gobierno porque un partido del pueblo no debe comprometerse con la gestión del capitalismo, de su Estado y de sus aparatos represivos (policía, etc.)”, pues eso no supondría eludir la denuncia de la loepsf-tscg, sino todo lo contrario, para conseguir todas las fuerzas sociales necesarias para echarla abajo aunque no se estuviese en el gobierno, y facilitar una reestructuración de la deuda favorable de verdad.

Podemos sí quiere poder en las instituciones, pero no quiere enfrentarse al “marrón” de conducir un Estado en fase de crisis desde su gobierno central, por el desgaste político que eso le supondría, y porque muy pronto podría quedar en evidencia su verdadera actitud ante la loepsf-tscg, pago de la deuda.

Pero tampoco permite a la resistencia popular contra los recortes que se oponga explícitamente contra su motor, la loepsf-tscg; no quiere acabar de verdad con el predominio del PP$OE-Ciudadanos-CiU. No cuestiona ni el plazo 2020 ni el del TSCG.

En la práctica lo que SUCEDERÁ es lo siguiente:

a).– Si fuese por Podemos, la LOEPSF o/y el TSCG seguirán en pie con su plazo de ratio deuda/PIB, aunque en lugar de 2020 se adapte mas en dirección hacia el de TSCG o algo intermedio y más corto (siguiendo las orientaciones de la AIReF).

b).- Podemos hará declaraciones y movimientos por una restructuración de la deuda que no llegarán a ninguna parte. Será harto improbable que se logre una quita cuando ni siquiera se ha impulsado un fuerte movimiento popular por la derogación de la LOEPSF, salvo que sea por iniciativa capitalista porque les interesa a ellos, y haciéndonos pagar de otra forma su “sacrificio” (privatizaciones, reforma fiscal para los ricos, más reforma laboral, menos gastos social, etc.). Caso de lograrse una prolongación en el plazo del pago de los títulos de la deuda, quedaría en agua de borrajas si resultase que el plazo de la loepsf-tscg obliga a bajar el ratio deuda/PIB en un tiempo que nos condujese a hacer pagos anticipados de la deuda. Lo que se habría echado por la puerta (con el aumento del plazo en los títulos de deuda) se dejaría entrar y en mayor medida por la ventana (plazo para reducción ratio deuda/PIB).

c).- El resultado final será que los plazos para la reducción de la ratio deuda/PIB (loepgs-tscg) nos imponga un pago de la deuda pública que resulte austericida y un corsé asfixiante para las necesidades de inversión pública, transición energética, lucha contra el Cambio Climático, previsión del Horizonte de Mega-Crisis en la década 2030.

VIII.- Una MANIOBRA de DISTRACCIÓN. Piensa en la reestructuración mientras te cuelo el pago de la deuda vía LOEPSF-TSCG

En mi artículo “Íñigo Errejón no lee a su padre y PODEMOS perderá las elecciones. Plan de batalla ganador” ya he denunciado que la crítica del artículo 135 de la Constitución, cuando no se exige la derogación de la loepsf-tscg, es un engañabobos, como lo demuestra el hecho de que Podemos critique el 135, pero en la práctica se lamenta de no poder cumplir con la loepsf, su “hija psicópata de las tijeras”. ¡Pura hipocresía, pura farsa política!

La propaganda sobre la reestructuración de la deuda, tiene un rango similar. Queda muy bien, de hecho de momento no compromete a nada, y permite que mientras tanto, en el día a día, el austericidio persista, porque ni siquiera se denuncia la LOEPSF. Como Podemos tampoco llegará al gobierno y no habrá hecho nada por desenmascarar la loepsf-tscg, Podemos permitirá que se siga imponiendo el pago de la deuda al ritmo que el capital quiere y cumpliendo su plazo (revisado) para la ratio deuda/PIB. Es más, Podemos se comprometerá con ello en cuerpo y alma y se lamentará cuando haya dificultades para cumplir los objetivos de déficit y deuda (de muestra, el botón de Podemos Extremadura).

Podemos señala a la Luna (reestructuración deuda) que sabe no puede alcanzar con su dedo, pero llama así nuestra atención mientras permite que con las tijeras de la loepsf-tscg nos corten los bolsillos y el Estado-capital-banca española-europea, nos robe la cartera y recorte en todo. Gracias a Podemos, no tendremos reestructuración positiva y nos quedaremos con la loepsf-tscg. Para ese viaje, no necesitamos esas alforjas.

IX.- TRAS las ELECCIONES, vendrán MÁS RECORTES gracias a Podemos

Tras la relativa “tregua” del año electoral, la Troika (Comisión Europea, Banco Central Europeo y FMI), aunque no sea bajo ese nombe, volverá a presionar, al igual que el gran capital español, para que se siga reduciendo el déficit y acercándose lo más posible al objetivo del 60% de deuda en el menor tiempo posible. Podemos habrá perdido las elecciones, pero habrá preparado las condiciones para que el programa austericida siga adelante, porque nuevamente nos habrá dejado desarmados y confundidos para poder enfrentar la nueva ofensiva que sin duda vendrá. Podemos no habrá reestructurado la deuda y habrá dejado intacta y sin identificar el arma de destrucción masiva de los gastos sociales: la LOEPSF. Ya lo hizo en las elecciones europeas de mayo 2014 al no decir ni palabra sobre la loepsf y el TSCG de la U.E a pesar de ir al Parlamento europeo (¡como si fuesen por la concejalía de un pequeño pueblo campesino!).Su verdadero éxito habrá sido cumplir con el servicio que el capital le pedía.

X.- Podemos NO TIENE lo que HAY QUE TENER, porque PODEMOS es un partido de CLASE MEDIA

Podemos sólo pretende encauzar el descontento social en una vía muerta en la que un sector de la clase media conseguiría algunas ventajas económicas y políticas mientras a nosotras nos siguen machacando.

Podemos no quiere ganar las elecciones, por eso persiste en una estrategia que le hará perder ante el surgimiento de Ciudadanos, por mucho que ahora Pablo Iglesias quiera dar un “giro a la izquierda”, pero sin hacer lo más importante: concretarlo en denunciar la loepsf-tscg. Podéis comprobar que no dice nada de ella en su artículo “La centralidad no es el centro” (20 abril)  https://kaosenlared.net/la-centralidad-no-es-el-centro-2/

Pablo Iglesias dijo hace unos días a los periodistas que no tiene divergencias, ni siquiera diferencias de matiz, con Iñigo Errejón, su director de campaña electoral. Es decir, que Iñigo no diverge de esta orientación de Pablo, luego Iñigo sigue sin hacer caso ni siquiera a su padre que daba prioridad a la denuncia de la LOEPSF (leed sin falta mi artículo sobre esto).

De ganar las elecciones por accidente, Podemos no quiere comprometerse previamente a la derogación de la loepsf-tscg, ni crear las condiciones de conflicto con los intereses capitalistas que permitan una quita importante de la deuda o siquiera una reestructuración favorable.

Podemos no quiere ser la cola de un león popular rugiente que ponga en fuga a PP$OE-Ciudadanos-CiU, sino cabeza de un ratón de clase media que ni siquiera se atreve con otro ratón (el plazo fracasado de 2020 de la LOEPSF), por lo que menos con un león (la quita y reestructuración de la deuda, y la eliminación del límite y plazo en la ratio deuda/PIB).

Desde su fundación, desde las elecciones europeas de mayo de 2014, Podemos se viene esforzando por esquivar la cuestión central de la loepsf-tscg, que es como no mencionar a dios en su templo, y permitir así que nos siga agrediendo impunemente sin identificar siquiera el motor del austericidio, a la vez que parlotea sobre el 135, la reestructuración y hasta de la quita de la deuda.

Este es el secreto de su silencio calculado sobre la loepsf-tscg, para engatusarnos y derrotarnos, sobre todo “en la calle” previa creación de ilusiones electorales y de gobierno, que no satisfará, en tanto su compromiso en el pacto de silencio le ha ayudado a que los medios de comunicación de la burguesía (la Sexta, Cuatro, etc.) le abran las puertas con confianza.

El hecho de que Pablo Iglesias, en lugar de negarse a recibir al rey Felipe VI en el Parlamento Europeo (como hicieron Izquierda Unida y otros), lo hiciese y, en plan ridículamente “crítico” y “saltándose” el protocolo, le regalase una copia de la serie de televisión “Juego de Tronos”, para que el monarca supuestamente comprenda la realidad política española, es bastante indicativo del verdadero talante de esta gente: a la hora de la verdad, obsequiosa y sumisa al poder, que sabe reconocer y agradecer el gesto, eso sí, con guiños “a la gente” para engañar a ingenuos, tontos y snobs “indignados”. Postureo, estafa pequeño-burguesa. Tras tanta cháchara e incluso pedantería, se esconde una profunda mediocridad política propia de la clase media “indignada” reformista y socialdemocratizante.

NOTA 1.- Entrevista de Nacho Álvarez para Voz Pópuli el 11 noviembre 2014 http://vozpopuli.com/economia-y-finanzas/52506-nacho-alvarez-en-podemos-ni-estamos-por-salir-del-euro-ni-a-favor-de-hacer-mas-sacrificios-por-el

“Lo que está proponiendo Podemos es una reestructuración de la deuda. Dicha reestructuración debe abarcar […] varias dimensiones: una renegociación de los tipos de interés y periodos de carencia [o sea, sólo pago de intereses, no amortización del capital de la deuda, o no se paga ni lo uno ni lo otro durante un período],, una ampliación de los plazos de amortización y, finalmente, quitas parciales [reducción en el capital de la deuda]. Cómo se concrete la renegociación de estos distintos elementos dependerá, entre otros aspectos, de las propias necesidades y la evolución de la economía española. En los próximos meses Podemos deberá ir concretando su propuesta. Eso sí: para que la reestructuración sea efectiva tiene lógicamente que producirse una reducción significativa de la deuda actual.”

Un problema a la hora de negociar o imponer la reestructuración y quita, es que el titular en ese momento de la deuda pública, no tiene por qué ser quien la contrató cuando se emitió (generalmente bancos, en el llamado mercado primario) y que cuando se emite deuda ésta no dice “estos bonos son por tal gasto”, no es finalista, no se le reconoce una finalidad concreta, sino genérica para los gastos del Estado. O sea, que una deuda que podríamos considerar abusiva en su inicio (por un despilfarro, o por su alto tipo de interés), ahora la puede tener un pequeño ahorrador dentro de un fondo de renta fija (compra de “segunda mano” en el llamado mercado secundario), y sin saber nada de su origen.

[Pregunta] Pablo Iglesias dijo a Jordi Évolé que se auditaría toda deuda generada por quien haya estado robando a los españoles. ¿Quiénes son los acreedores?.- [Respuesta] Las emisiones de deuda soberana no son finalistas en nuestro país. Además, los bonos vendidos en el mercado primario son después negociados e intercambiados en el secundario, por lo que los acreedores pueden cambiar –y de hecho así sucede– a lo largo del tiempo. Por eso es necesario auditar con detalle la deuda, para identificar correctamente las condiciones, el objeto y las responsabilidades del endeudamiento español.

¿Hay deuda que se ha contraído de manera ilegal y que no se puede pagar?.- No, toda la deuda española ha sido emitida y contraída de acuerdo a la legalidad vigente. Otra cosa distinta es que la legitimidad de parte de la deuda contraída sea muy cuestionable. Pongo un ejemplo: hay deuda que ha servido para construir infraestructuras de muy dudoso impacto económico y social, como el aeropuerto de Castellón.

Al margen del carácter legítimo o ilegítimo de parte de la deuda, la cuestión de fondo es que desde el punto de vista estrictamente económico ésta supone una losa enorme sobre las posibilidades de desarrollo de nuestra economía. Por eso debe ser reducida a través de una reestructuración, para posibilitar la salida de la crisis.

Un precedente histórico interesante en este sentido es la reestructuración de la deuda alemana que tuvo lugar en el Tratado de Londres de 1953 –la más importante, por el montante negociado, que ha tenido lugar en el siglo XX–. Entonces se acordó que Alemania solo devolvería al resto de países europeos aproximadamente la mitad de la deuda contraída, y que lo haría además a partir de un determinado umbral de crecimiento de sus exportaciones. Es decir, se supeditó el pago de la deuda a la recuperación económica.”

Nacho Álvarez, en el número 1 de la nueva publicación de Podemos, La Circular. http://lacircular.info/un-proyecto-economico-para-la-gente/       profundiza en la cuestión en un artículo titulado “Un proyecto económico para la gente”, elogiando la propuesta base de programa para Podemos, de Vicenç Navarro y Juan Torres,

“El DOCUMENTO de Torres y Navarro aborda una tercera cuestión, transcendental hoy día en la zona euro: la necesidad de reestructurar las deudas en los países periféricos, tanto las deudas públicas como las privadas. Si al analizar esta cuestión uno se quedase únicamente con los titulares de la prensa generalista, o con las declaraciones hechas por la mayoría de las fuerzas políticas, cabría pensar que toda reestructuración de la deuda debe ser interpretada como el preludio del caos. Y, de nuevo, también en este debate son muchos los economistas —algunos de muy reconocido prestigio— que consideran que dicha reestructuración es inevitable si se quiere favorecer una verdadera recuperación económica.

Así, por ejemplo, Carmen M. Reinhart y Kenneth Rogoff, profesores de Harvard y economistas del FMI, han señalado en diversos trabajos la necesidad de acometer un proceso de reducción de la deuda PARA posibilitar la recuperación del crecimiento y el EMPLEO. Los instrumentos que estos economistas contemplan son diversos: rebaja en los intereses a pagar, carencias y aplazamientos en las amortizaciones, quitas de deuda o lo que ellos llaman “represión financiera”, que consiste en una suerte de mix de política económica caracterizado por combinar tipos de interés negativos, controles de capitales, creación de un mercado cautivo de deuda pública, intensa regulación del sector financiero y moderada inflación.

De hecho, el debate académico más interesante con relación al problema de la deuda no es tanto el que tiene lugar entre quienes contemplan algún TIPO de reestructuración frente a quienes defienden que ésta no tenga lugar. El debate más provechoso es el que se adentra en cómo debería ser dicha reestructuración y reducción de la deuda en las economías europeas. Así, por ejemplo, Pierre Paris (consejero delegado del Banque Paris Bertrand Sturdza) y Charles Wyplosz (director del International Centre for Money and Banking Studies) publicaban en 2014 un interesante plan para mutualizar las deudas en la zona euro —el llamado plan PADRE—, similar, en buena medida, a la propuesta publicada algunos años antes por Yanis Varoufakis y Stuart Holland. Por otro lado, dos conocidos economistas portugueses, Francisco Louça y Ricardo Cabral, llegaban recientemente a la conclusión de que, dada la intransigencia del gobierno alemán, cualquier plan de mutualización de la deuda está abocado al fracaso. Según estos economistas, sólo las reestructuraciones unilaterales parecen cobrar sentido como vía para avanzar hacia la reducción de la deuda en los países periféricos.”

Por cierto, en ese famoso documento para Podemos, de Vicenç Navarro y Juan Torres (“Un proyecto económico para la gente” de noviembre 2014), sorprendentemente no se decía ni una palabra de la LOEPSF, de sus objetivos de déficit y deuda para 2020, ni del TSCG de la U.E., a pesar del enorme daño que nos están y seguirán haciendo con ese pretexto. Con su propuesta han avalado la política seguida por Podemos desde su fundación y las elecciones europeas de no decir nada sobre la loepsf-tscg. Así que esos profesores sin duda han hecho una excelente contribución al pacto de silencio sobre esta cuestión y a que tanto los miembros de base de Podemos como la gente en general sigan en la ignorancia más absoluta sobre el principal instrumento con el que nos están y seguirán machacando. ¡Pero el Boletín Oficial del Estado, la AIReF, el FMI, el padre de Errejón, y hasta artículos en El País de economistas reconocidos, demuestran que yo digo la verdad y tengo toda la razón! ¿Qué piensas hacer tú con esta revelación?

Contra la desorientación y la derrota, PASA este ARTÍCULO y hazte agitador y propagandista contra la LOEPSF-LEP y el TSCG de la U.E.

PARA PROFUNDIZAR: algunos de mis artículos más relacionados con éste. CÓPIALO para ir accediendo con tiempo a los enlaces.

AVISO IMPORTANTE. Para los enlaces incluidos en mis artículos previos al 12 de enero de 2015, ten en cuenta que, con la nueva web de Kaos en la red, los artículos previos a esa fecha, han pasado al Kaos 2011-2014 (arriba a la derecha, Kaos Antiguo). Por tanto, en las viejas direcciones hay que sustituir las tres w (www) por 2014. Cuando en algún artículo de 2015 hice la modificación, fue manual y sin darme cuenta de que el hipervínculo original continuaba vigente a pesar de lo que había escrito, por lo que no funciona. Si en alguno de esos documentos no funcionase el enlace modificado, cópialo y pégalo en Google y entonces lo hará. Si aun así no funcionase, cópialo en un archivo Bloc de notas (txt) para quitarle el formato, y entonces pégalo en Google. Esto lleva al Kaos de 2011-2014. Haciendo eso, para los artículos previos al 17-12-2011, también redirecciona al Kaos inicial, llamado old.kaosenlared.net, sin necesidad de modificar manualmente la dirección (siempre que hayas sustituido las w por 2014) En la relación que sigue, ya he efectuado el cambio, y funciona. Pero la forma más segura y cómoda es la de descargarte la versión pdf de un artículo que lo tiene todo y bien, que explico al final.

Los enlaces que vienen a continuación están corregidos y funcionan.

“Íñigo Errejón no lee a su padre y PODEMOS perderá las elecciones. Plan de batalla ganador” (7/4/2015) —-   https://kaosenlared.net/inigo-errejon-no-lee-a-su-padre-y-podemos-perdera-las-elecciones-plan-de-batalla-ganador/

“Caída de Izquierda Unida y pinchazo de PODEMOS por no denunciar la austericida LOEPSF del PP$OE” (24/3/2015) ———   https://kaosenlared.net/caida-de-izquierda-unida-y-pinchazo-de-podemos-por-no-denunciar-la-austericidad-loepsf-del-ppoe/

“Austericida LOEPSF. Silencio Izquierda Unida-Plural. Mentiras PSOE. Cómplice PODEMOS. El 21M Madrid. Elecciones” (16/3/2015) —-  https://kaosenlared.net/austericida-loepsf-silencio-izquierda-unida-plural-mentiras-psoe-complice-podemos-el-21m-madrid-elecciones/

“El art. 135 de la CE, su hija la austericida LOEPSF, y los consejos de su vigilante, la desconocida AIReF” (10/3/2015) —- https://kaosenlared.net/el-art-135-de-la-ce-su-hija-la-austericida-loepsf-y-los-consejos-de-su-vigilante-la-desconocida-airef/

“2030. Crisis energética y capitalista. Lucha laboral, de clases y la izquierda. Orientaciones. Campaña Marco. PDF” (2/3/2015)  —– con versión PDF —   https://kaosenlared.net/2030-crisis-energetica-y-capitalista-lucha-laboral-de-clases-y-la-izquierda-orientaciones-campana-marco-pdf/

“PODEMOS se pronuncia por cumplir con la austericida LOEPSF. De la indefinición a la traición. Y archivo PDF” (23/2/2015)  con versión PDF del artículo, con imágenes, y que incluye la relación completa de todos mis textos en Kaos en la red, con el enlace actualizado y que funciona.  ——-     https://kaosenlared.net/podemos-se-pronuncia-por-cumplir-con-la-austericida-loepsf-de-la-indefinicion-a-la-traicion-y-archivo-pdf/

“¿Quiebra energética y capitalista desde 2030? Revolucionarios, su chip y pilas. Libro de Fdez. Durán y Glez. Reyes” (10/2/2015)   ——-    https://kaosenlared.net/quiebra-energetica-y-capitalista-desde-2030-revolucionarios-su-chip-y-pilas-libro-de-fdez-duran-y-glez-reyes/

“Marcha del 31E Madrid. Lo que fue y lo que pudo haber sido. Los intereses políticos de PODEMOS” (2/2/2015) —– https://kaosenlared.net/marcha-del-31e-madrid-lo-que-fue-y-lo-que-pudo-haber-sido-los-intereses-politicos-de-podemos/

“El 31-E en Madrid, la austericida LOEPSF, la “ley mordaza”, y la claudicación de PODEMOS y de toda la izquierda” (26/1/2015)  ——    https://kaosenlared.net/el-31-e-en-madrid-la-austericida-loepsf-la-ley-mordaza-y-la-claudicacion-de-podemos-y-de-toda-la-izquierda/

“El art 135 CE y su hija la austericida LOEPSF. Maniobra del PSOE. Inconsecuencia de IU. Indefinición de Podemos” (27/11/2014) —–    http://2014.kaosenlared.net/secciones/s2/laboraleconomia/100929-el-art-135-ce-y-su-hija-la-austericida-loepsf-maniobra-del-psoe-inconsecuencia-de-iu-indefinici%C3%B3n-de-podemos

“La ilusión que nos pierde: “como esto no es estructural al capitalismo, cambiaría con otro Gobierno”¿de Podemos?” (19/6/2014)   Incluye el texto “Éxito de Podemos, derrota del proletariado”—-    http://2014.kaosenlared.net/secciones/s2/laboraleconomia/item/90394-la-ilusi%C3%B3n-que-nos-pierde-%E2%80%9Ccomo-esto-no-es-estructural-al-capitalismo-cambiar%C3%ADa-con-otro-gobierno%E2%80%9D%C2%BFde-podemos?.html

“¿Bajar la deuda al 60% del PIB para 2020? Misión imposible de la LOEPSF. Adaptación al TSCG. Rectifico cálculo” (29/3/2014)    ——-    http://2014.kaosenlared.net/especiales/e2/indignacion-globalizada/item/84231-%C2%BFbajar-la-deuda-al-60-del-pib-para-2020?-misi%C3%B3n-imposible-de-la-loepsf-adaptaci%C3%B3n-al-tscg-rectifico-c%C3%A1lculo.html

“Podemos”. Un Programa de “clase media” indignada que no sirve a los trabajadores y contribuirá a derrotarnos” (6/3/2014) ——–    http://2014.kaosenlared.net/secciones/s2/izquierdaadebate/item/82359-%E2%80%9Cpodemos%E2%80%9D-un-programa-de-%E2%80%9Cclase-media%E2%80%9D-indignada-que-no-sirve-a-los-trabajadores-y-contribuir%C3%A1-a-derrotarnos.html

“Pablo Iglesias. Mover ficha en el trucado tablero electoral. ¿De la indignación, a la derrota por la ilusión? PDF” (21/1/2014)  Archivo PDF   relación de todos mis artículos y enlaces hasta la fecha ——-    http://2014.kaosenlared.net/secciones/s2/laboraleconomia/item/78793-pablo-iglesias-mover-ficha-en-el-trucado-tablero-electoral-%C2%BFde-la-indignaci%C3%B3n-a-la-derrota-por-la-ilusi%C3%B3n?-pdf.html

Para acceder a los artículos, informes y libros que vengo publicando en Kaosenlared. Kaos ya no tiene buscador y los de los viejos Kaos no funcionan. Tampoco funciona ya “Mi página” donde venían un montón de direcciones y salía como el primer resultado en la búsqueda con Google poniendo “Aurora Despierta” site:kaosenlared.net; tampoco poniendo site:2014.kaosenlared.net. Aunque sí salen las direcciones de acceso a artículos concretos. Para los artículos de 2015, los podéis encontrar poniendo https://kaosenlared.net/author/aurora-despierta/  o escribiendo en Google: Aurora Despierta. Kaos en la red, y cogiendo la primera que viene.

PARA NO TENER NINGUNA DUDA, disponer de la relación completa de mis documentos en Kaos en la red, hasta el 10/2/2015 con TODOS los ENLACES CORRECTOS, lo mejor, DESCÁRGATE la versión PDF del artículo “PODEMOS se pronuncia por cumplir con la austericida LOEPSF. De la indefinición a la traición. Y archivo PDF” (23/2/2015)    ——-     https://kaosenlared.net/podemos-se-pronuncia-por-cumplir-con-la-austericida-loepsf-de-la-indefinicion-a-la-traicion-y-archivo-pdf/

También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More