Piñera y su responsabilidad en la masacre del pueblo chileno

Recordando a Neruda

Publicidad

Era Octubre y nacía la primavera
olorosa de azahares y manzanos,
florecía en agua, fuego y piedra,
al viento sur esparcía sus vilanos.

Caminamos sembrando todo de banderas,
marchamos, desde niños hasta ancianos,
granando la corona del maíz chileno,
en que oculto y falaz vivía un gusano.

Prosperando con un dinero mal habido
creció en nuestra tierra el rapaz gusano,
infame sayón del yugo de la patria
lombriz rastrera, caín de sus hermanos.

Su nombre siempre sonará a muerte,
en los ojos del pueblo ensangrentado,
ilustre presidente de los verdugos,
ilustre traidor, Sebastián Gusano.

(Ennio)

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More