‘Pin parental’: 8 alumnos de Murcia se pierden una charla de reciclaje al no autorizarlo sus padres

  • En algunos centros se han suspendido directamente las actividades por no poder pedir las autorizaciones

  • Los problemas comenzaron en septiembre cuando la Consejería de Educación remitió la normativa

  • La medida está provocando un incremento de la burocracia en los colegios

Nada tiene que ver con la educación sexual o moral, pero 8 alumnos de 10 y 11 años del CEIP Nuestra Señora de los Ángeles de Murcia se han quedado sin asistir a una charla sobre reciclaje impartida como formación complementaria dentro de una de las asignaturas del curso. Impotentes, los responsables del centro se vieron obligados a dejarlos fuera de clase porque los niños no habían llevado la autorización de sus padres para participar en la actividad.

“No les pudimos dejar entrar porque no teníamos la autorización. Tuvimos que buscar a un profesor para que estuviera con ellos durante la charla, no los íbamos a dejar solos”, explica Mariola Sanz, directora del centro y presidenta de la Asociación de Directores de Educación Primaria de la Región de Murcia.

Este no es un caso aislado, ya que en otros centros de la Región se han llegado a suspender actividades programadas. “Algunos colegios han dejado de hacer conferencias porque no tenían tiempo material ni recursos para pedir las autorizaciones a los padres”, afirma Mariola Sanz.

 

 

La normativa se aplica desde septiembre

 

Los problemas comenzaron a principio de curso, cuando la Consejería de Educación de la Región de Murcia remitió una normativa a todos los centros de primaria y secundaria advirtiendo de la obligación de solicitar la autorización paterna para todas las actividades, charlas conferencias impartidas en los colegios por personas ajenas a los docentes del centro. “No tiene ningún sentido. Las conferencias y talleres que programa cada centro se realizan para complementar la educación de los estudiantes y no necesitan ser autorizadas por los padres. Su idoneidad ya ha sido supervisada por los educadores”, señala Ignacio Tornel, secretario general de la Federación de Enseñanza de CC.OO. de Murcia.

Los docentes señalan que en unas ocasiones son los padres los que no firman las autorizaciones, mientras que en otras son los propios alumnos los que olvidan entregarlas en el colegio. “El principal problema es que los estudiantes se quedan sin participar en actividades que son importantes para su formación y su desarrollo”, lamenta la profesora.

 

 

Fuente

 

 

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS