Pilar Valiente, salpicada por Gescartera, en la cúpula de la lucha contra el fraude

Agencias

Como director de la ONIF ha nombrado a Santiago Menéndez y a sus órdenes trabajarán Valiente (como directora adjunta) y Manuel José Rufas, Paula Vázquez, Marta Poole, Rafael Serrano y Valentín Gallego como nuevos jefes de inspección.

Pilar Valiente era desde 2004 inspectora jefe en la ONIF, después de que el 19 de septiembre de 2001 tuviera que dimitir como presidenta de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), cargo al que llegó el 6 de octubre del 2000.

La agencia de valores Gescartera fue intervenida por la CNMV en junio de 2001 al descubrirse un desfase patrimonial de 50 millones de euros.

Valiente dimitió tras aparecer un dietario de 1999 de la presidenta de Gescartera, Pilar Giménez-Reyna, que contenía reuniones, llamadas y presuntas intervenciones de Valiente para beneficiar a la agencia de valores durante las investigaciones de la CNMV.

En 2004 la jueza Teresa Palacios rechazó imputar a Valiente por el caso Gescartera a pesar de que las acusaciones particulares consideran que tuvo una actuación decisiva a la hora de paralizar o flexibilizar varias inspecciones.

Protestas de la oposición

Por todo ello, el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha afirmado que al Gobierno le va a resultar difícil explicar el relevo en la cúpula de la Oficina Nacional de Investigación Antifraude por los éxitos logrados. Además, Rubalcaba ha adelantado que su partido va a exigir explicaciones al respecto.

Mientras, el coordinador general de IU, Cayo Lara, ha registrado en el Congreso de los Diputados una solicitud para que el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, explique los relevos.

Lara quiere que Montoro detalle qué efectos tendrá en la lucha contra el fraude fiscal y la corrupción la destitución de esos altos cargos de la ONIF.

Según IU, esta oficina es «de las más sensibles» de la Agencia Estatal de la Administración Tributaria (AEAT), ya que investiga los casos de fraude más importantes y con gran relevancia judicial, como los de Afinsa, la trama Gürtel o del Instituto Noos dentro del caso Palma Arena.

También tiene previsto pedir la comparecencia de Montoro el diputado de Compromís, Joan Baldoví.

El parlamentario quiere que el ministro explique las «repentinas y sospechosas» destituciones, puesto que para él la «depuración» de la ONIF es una auténtica caza de brujas sin precedentes y demuestra que quien molesta al PP es apartado de la vida pública.

Baldoví ha destacado que los funcionarios cesados hayan trabajado en temas como el asunto Gürtel o el instituto Nóos, «que han encontrado en Valencia su centro de operaciones con la complicidad y la ayuda de Francisco Camps».

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS