Perú. El fotógrafo de Tía María pidió perdón por imagen del ‘sembrado’, pero sus jefes se lavan las manos

Publicidad

Julio Angulo asegura que no se dio cuenta de la manipulación de la Policía contra Antonio Coasaca. Lamentó que El Comercio asegurar que solo es un «colaborador eventual».

Tras varios días de la difusión del escandaloso video que reveló cómo la Policía ‘sembraba’ un arma a un manifestante contra el proyecto Tía María, en Arequipa, el fotógrafo Julio Angulo, acusado de prestarse al montaje de la imagen, dio su versión de lo sucedido.

Lo primero que hizo, en entrevista con La República, fue pedir perdón al afectado Antonio Coasaca, la víctima del abuso policial, quien fue detenido y salvajemente golpeado por los efectivos.

«Pido disculpas al señor Coasaca. Tengo su imagen y la de los detenidos que me persiguen. Quiero que se aclare todo. […] Yo me siento muy apenado por la utilización de esa foto».

«NO VI LA MANIOBRA»

Angulo asegura que en ningún momento se percató de la sucia maniobra de la Policía, que puso un arma en las manos de Antonio Coasaca para hacerlo ver como un violentista.

«[En ese momento] no estoy fijándome en los gráficos. Después que pasa lo de las bombas lacrimógenas, todo se vuelve un caos. No me fijo si me están grabando, yo me fijo en los hechos.»

Es muy delicado lo que señala Angulo en este punto. Un video del día de las protestas parece mostrarlo bastante consciente de las fotos que tomaba (y de las que no tomaba también). Él dice, por el contrario, que no era consciente. ¿Cuál es la verdad?

«Un fotógrafo que está en una situación así reacciona tomando fotos, no se detiene a otra cosa.»

Lo que dice, da para la discusión. ¿Realmente un fotógrafo solo dispara su cámara en una situación como esa? ¿Las cuestiones éticas o editoriales vienen después? ¿O pueden evaluarse durante el calor del trabajo? Con esa línea tan delgada entre lo que es correcto e incorrecto, la única verdad yace en la conciencia de Angulo.

¿Y EL COMERCIO?

Pero aún más grave es lo que declara Angulo sobre el papel del diario El Comercio, para el que trabajaba. Él explica que ellos le pidieron no hablar sobre el tema y por eso guardó silencio tantos días.

«Yo quería hablar. Pero El Comercio me dijo que no hable, que ellos iban a hacer un pronunciamiento sobre esa foto y sobre la relación que yo tenía con El Comercio cuando mi nombre apareciera identificado. […] Yo quería realmente que El Comercio pueda decir quién era yo, qué estaba haciendo ahí, que yo había tomado las fotos.»

Pero el comunicado del Decano recién apareció ayer y, para decirlo claramente, fue un «lavado de manos». El Comercio solo señaló que Angulo era un «colaborador eventual» y que denunciaría el caso ante el Consejo de la Prensa Peruana.

«Me duele que se exprese así de mí, como un colaborador eventual, cuando desde que empecé a trabajar en El Comercio he tenido una buena relación con ellos. He colaborado para Somos, Depor… No soy un eventual, eso me duele. Siento que me han dado la espalda, que me han dejado solo en esto.»

Sobre la forma en que la polémica foto de Coasaca sosteniendo el arma ‘sembrada’, Angulo dijo no saber cómo llegó a Correo Arequipa -otro diario el grupo El Comercio, que finalmente la publicó de forma tendenciosa-. El fotógrafo volvió a explicar que él envío sus imágenes a tres colegas y que alguno de ellos debió cederla al Colectivo por el Desarrollo de Islay, quienes la habrían difundido entre diferentes medios.

Angulo ya ofreció disculpas y dio su versión (creerle o no es cuestión de cada uno). Lo cierto es que la cuerda siempre se rompe por el lado delgado. Y en ese caso, todavía hay muchos que deben explicaciones. Sobre todo los de arriba.

 

https://redaccion.lamula.pe/2015/04/28/el-fotografo-de-tia-maria-pidio-perdon-por-imagen-del-sembrado-pero-sus-jefes-se-lavan-las-manos/juancarlosfangacio/

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More