Perú. De la cuarentena a la reactivación forzada

Publicidad

Obligado por las presiones sociales y económicas y, a pesar que las medidas implementadas para evitar la propagación del COVID-19 no han dado los resultados esperados, el gobierno de Martín Vizcarra ha anunciado el inicio del proceso de reactivación económica. Ello implica el retorno a las labores habituales de millones de personas que, mal que bien, habían reducido de manera significativa el contacto y la interacción desde que se dictara la cuarentena obligatoria en todo el país.

La decisión del gobierno se da en un escenario sumamente complicado, tanto por el incesante aumento de contagios y víctimas mortales, como por el innegable colapso del sistema de salud en aquellos lugares que han sido más afectados por el coronavirus. A partir de ello podemos suponer que lo mismo ocurrirá en aquellos otros departamentos donde la situación todavía parece estar bajo control.

Esta suma de circunstancias exige que el proceso de reactivación sea llevado a cabo tomando todas las precauciones necesarias. Si bien la conducción corresponde al gobierno central – que debe encargarse de dar los lineamientos que garanticen la salud de las personas y verificar su debido cumplimiento -, queda claro que una parte importante de la responsabilidad en el éxito o el fracaso en este nuevo contexto de lucha contra la pandemia, se encuentra en manos de los actores económicos que opten por reiniciar sus actividades productivas y comerciales.

La clase empresarial peruana debe asumir su rol con verdadero sentido de la responsabilidad y colocar en primer lugar el respeto de los derechos humanos – lo que implica el cumplimiento estricto de las condiciones sanitarias y la salvaguarda de los derechos laborales –. Sólo así podrá contribuir a la construcción de un escenario de confianza en su relación con la ciudadanía y, a la larga, conseguirá facilitar el desarrollo de nuevos proyectos y emprendimientos.

Lamentablemente, vemos que un sector de los empresarios persiste en mantener una actitud centrada en cautelar únicamente sus propios intereses y continúa en la lógica de llamar “tramitología” a cualquier tipo de regulación que busca proteger los derechos de la gente, o sigue actuando con el propósito de obtener lucro a toda costa.

En Noticias SER esperamos que la reactivación económica se implemente con todas las garantías necesarias por parte del gobierno y las empresas para no afectar la salud e integridad de los trabajadores y trabajadoras y de la población en su conjunto. Por ello, declaraciones como las brindadas en días recientes por la presidenta de la CONFIEP están fuera de lugar y nos hacen tener serias dudas sobre la responsabilidad del sector empresarial cuando lo que está en juego es la vida humana y el futuro del país.

.

http://www.noticiasser.pe/opinion/de-la-cuarentena-la-reactivacion-forzada?

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More