Perú. Cuando la explotación laboral mata

Editorial Noticias SER

Publicidad

La muerte de los jóvenes trabajadores, Alexandra Porras Inga y Gabriel Campos Zapata, en un local de la empresa de comida rápida Mc Donalds ha generado una indignación generalizada por las condiciones en que esta se produjo, el maltrato informativo hacia las familias de las víctimas, la obstaculización de la acción de los bomberos y sobre todo por la imperdonable respuesta de la empresa frente a esta tragedia, que no sólo ha pretendido ignorar las responsabilidades que conllevan los vínculos laborales, si no que en el colmo de la desfachatez ha dispuesto un  “duelo” que más parece un mal operativo de relaciones públicas.

En realidad, lo ocurrido es sólo un ejemplo más de la precarización de las condiciones laborales que deben aceptar la mayoría de trabajadores del país, las cuales no están circunscritas únicamente al ámbito de la economía informal, como nos han querido hacer creer los voceros de los grandes grupos económicos y los grandes medios de comunicación nacional -que en este caso han actuado penosamente al evitar mencionar el nombre de la empresa o destacando las ganancias que tendrá el sector “fast food-, sino que son prácticas habituales de empresas que forman parte de conglomerados transnacionales y se ufanan de su respeto por la ley, al tiempo que exigen rebajar los estándares laborales.

Sin embargo, tras la supuesta modernidad, las luces brillantes y el colorido merchandising, persiste un sistema donde cunden prácticas de explotación laboral que van desde el establecimiento de largas jornadas de trabajo, remuneraciones vergonzosas, fijación arbitraria de horarios, temporalidad injustificada de los contratos, hostilización de los sindicatos, falta de medidas de seguridad y el grotesco uso de términos alejados del derecho laboral como denominar “colaboradores” a sus trabajadores.

Y todo ello ocurre frente a la inoperancia del Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo, cuya actual titular está más pendiente de agotar los plazos administrativos, o en echarle la culpa a la migración venezolana –chivo expiatorio del gobierno cada vez que tiene un problema- que en brindar una respuesta ejemplar y efectiva que sea acorde con su labor de garante de los derechos de los trabajadores y trabajadoras del país.

En Noticias SER exigimos al gobierno adoptar la misma firmeza que manifiesta cuando se refiere a la lucha contra la corrupción, a la erradicación de la explotación laboral en todas sus formas. Un gobierno que no protege los derechos laborales es un gobierno de espaldas a la ciudadanía. Y en eso el del presidente Martín Vizcarra es exactamente igual a sus predecesores.

Foto: Recontrapai

.

http://www.noticiasser.pe/opinion/cuando-la-explotacion-laboral-mata

Publicidad

También podría gustarte

Publicidad

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More