El informe “Formalizando la informalidad juvenil” de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), presentado el jueves 23 de abril en Lima, revelan el alto grado de informalidad laboral en jóvenes de América Latina y El Caribe. El Perú es uno de los países que encabezan la lista con un 82.3% de tasa de empleo informal juvenil. Es decir 8 de cada 10 jóvenes de entre 15 y 24 años son empleados sin derechos laborales.

La directora de la oficina de la OIT para los países andinos, Carmen Moreno, explicó que estas estadísticas se deben al aumento de contratación laboral informal por parte de las pequeñas y microempresas.

Empresas informales

Elizabeth Tinoco, directora regional de la OIT para América Latina y el Caribe, alertó que 6 de cada 10 puestos de trabajo para jóvenes se encuentran en la informalidad, lo que representa “una preocupación mayor al desempleo juvenil porque afecta directamente a la calidad y a las condiciones del trabajo”.

Empresas formales: no se salvan

El informe presentado revelo que el 72% de los jóvenes que laboran de manera formal lo hacen sin las condiciones de trabajo debidas, pero esta cifra cae al 22,6 por ciento cuando la empresa supera la decena de empleados.

De los jóvenes que laboran en la informalidad tan solo un 80,4% son asalariados, el 33% de ellos tienen ingresos de S/.750 a más, mientras que el 47,6% tiene sueldos por debajo de la remuneración mínima vital (RMV).

Aumento de la RMV

Para Carmen Moreno, directora de la oficina para los países andinos, dijo que el incremento del RMV sería una decisión saludable teniendo en cuenta el escenario de desaceleración económica.

Postura opuesta tiene César Peñaranda, director ejecutivo del Instituto de Economía y Desarrollo Empresarial de la Cámara de Comercio de Lima, considerando que la prioridad debería estar en la generación de más puestos de trabajo y no en un aumento del salario mínimo.

“Estamos frente a un desafío político importante, pues el alto desempleo e informalidad configuran un cuadro en el que se generan altas dosis de desalientos y frustración por la falta de oportunidades”- Tinoco