Persistencia del desorden

En el aniversario del 15-M

Publicidad

En busca de otro orden que no sea el Nuevo orden Mundial, que es la continuidad y profundización del desorden general del mundo.

Miramos con nostalgia aquella primavera del 15-M, la del otro Mayo, del 68, o la primavera de Praga. Con la misma nostalgia que la primavera portuguesa de la revolución de los claveles. Con nostalgia, porque no tuvieron el verano que les correspondía a su entusiasmo renovador. ¿Por qué? ¿Se trata de una especie de maldición histórica?

La humanidad no termina de encontrar el camino de la justicia, la paz, la armonía y la alegría de vivir. Como especie, es un fracaso pese a los avances técnicos y al bienestar (decreciente, por cierto)  de los que se disfruta en algunas zonas del mundo. Y eso tiene causas externas tanto como personales, como se viene afirmando en estos escritos. Entre las externas se encuentra la agresión internacional contra los pueblos, eso que los poderes políticos y religiosos aliados en la sombra quieren imponer como ese  pretendido “Nuevo Orden”, que aspira a un gobierno único con  una sola religión en todo el Planeta. En esta dirección se están encaminando todos los gobiernos y todas las religiones bajo el impulso unificador de la más dañina a lo largo de los siglos: La Católica.

                  Entre tanto…

Las  crisis  económicas como la anterior del 2008, que provocan o consienten los poderosos, se suceden como el día a la noche. Sucesivas epidemias vienen apareciendo aquí y allá, como el ébola, el sarampión, la viruela, el SARS, la peste aviar, la peste porcina, la enfermedad de las vacas locas y ahora la pandemia del Covid-19. ¿Es casualidad todo eso, o estamos ante un serio deterioro del sistema inmunológico por los pensamientos negativos, los alimentos que ingerimos, el agua que bebemos y el aire que respiramos?

A este serio problema,  ese pretendido Nuevo Orden ¿da soluciones?…Si, las que venimos viendo. Sí, todas las que aseguren a largo plazo el poder de control sobre los pueblos  aprovechando su debilidad inmunológica, su debilidad espiritual a causa de las religiones, su individualismo gregario y consumista, y su falta de organización internacional para defenderse. Todo esto es tan real que asombra lo poco que se hace para darle solución, tanto persona a persona como en el conjunto de la humanidad. Y si esperamos que esa solución nos la dé el neoliberalismo de última generación, es que tenemos que hacernos mirar.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More