Pere Ramon, presidente del Comité de Metro de Barcelona: «Hace falta un nuevo interlocutor, y podría ser Ada Colau»

La huelga de Metro es el conflicto laboral más importante al que se está enfrentando TMB y el ayuntamiento de Barcelona: con la huelga del lunes 10 de julio, ya serán diez los días de paro realizados por una plantilla que toma sus decisiones colectivamente en asamblea. 

Reproducimos a continuación la entrevista a Pere Ramon, presidente del Comité de Empresa de Metro de Barcelona, realizada por el Periódico y que la Sección Sindical de CGT de Metro reproduce en su página web. En ella Pere Ramon señala los puntos de desencuentro con TMB: «la externalización de trabajos que podría desempeñar la plantilla de metro, la conciliación con la vida familiar, la jubilación parcial y la precariedad laboral», un conflicto cuyos responsables, opina, son «la dirección de TMB y sus responsables políticos«. 

 

Pere Ramon escribe una carta a la plantilla en la que informa de la situación. Es viernes y el comité de empresa se ha reunido con Treball para rechazar gentilmente el arbitraje voluntario para desatascar el conflicto laboral en el metro de Barcelona. Van ya 10 lunes con el servicio a medio gas.

-¿Cómo ha ido en Treball? Nos hemos visto con el secretario general de Treball, Josep Ginesta, y le hemos resumido los puntos de desencuentro: la externalización de trabajos que podría desempeñar la plantilla de metro, la conciliación con la vida familiar, la jubilación parcial y la precariedad laboral.

-¿Externalización? Sí. No entendemos que Barcelona en Comú, un partido que apuesta por municipalizar servicios básicos, permita que una empresa como TMB derive trabajos que podrían hacerse desde el metro, con más garantías y con más seguridad de cara a los usuarios.

-¿Quién es el responsable de que llevemos 10 lunes sin metro? Entendemos que es culpa tanto de la dirección de TMB como de sus responsables políticos. Teniendo en cuenta que 68 reuniones son muchas, y que podrían dar mucho de sí, la empresa reiteradamente ha ralentizado cualquier posibilidad de acuerdo. Solo cuando se han convocado las huelgas, y con mediación de Treball, temas sensibles como la protección de las mujeres embarazadas se han desbloqueado.

-TMB dice que son ustedes los que bloquean el acuerdo. Hemos hecho propuestas. Es la empresa la que se ha plantado.

-¿Y qué tiene que pasar para que haya paz social? Al principio llevábamos reivindicaciones mucho más exigentes. Nosotros hemos cedido, pero no cederemos a la precarización del trabajo en el metro.

-¿Subir el sueldo un 7% es precarizar? Los sueldos no están en discusión porque los marcan los presupuestos generales del Estado. Hablamos de los compañeros a tiempo parcial y de una disminución del número de trabajadores a tiempo total.

-¿Habrían actuado con la misma dureza con un gobierno de CiU o del PSC? El comité de empresa no está para hacer política. Negociamos mejoras en las condiciones de trabajo de los empleados del metro. Nada más. Nosotros somos los primeros interesados en que esto salga bien.

-¿Se pueden justificar 24 huelgas en año y medio? Hemos convocado huelgas como ultima herramienta, como un derecho que tiene el trabajador. No entendemos que Barcelona en Comú escape de sus responsabilidades.

-¿Les gustaría que Ada Colau participara de la mesa negociadora? El ayuntamiento publicitó el año pasado una mesa de diálogo entre el consistorio, la dirección de TMB y el comité de empresa. Todavía no se ha convocado. Hacen falta interlocutores con poder de decisión y con voluntad de llegar a acuerdos. Nuestro compromiso es seguir negociando. Pero hace falta que al otro lado haya alguien con poder de decisión. Podría ser la propia alcaldesa. Aunque no hemos visto diferencia ideológica respecto a los gobiernos anteriores.

-¿Entienden el cabreo de la gente? El hecho de hacer huelga comporta inconvenientes a los usuarios que nosotros no deseamos. Nos sabe muy mal. Nos gustaría que la ciudadanía valorase la poca disposición de Mercedes Vidal (presidenta de TMB y concejala de Movilidad) de dar salida al conflicto al rechazar cualquier nueva negociación con el comité de huelga.

-¿Cuál cree que será el próximo movimiento de la empresa?El propio ayuntamiento se ha declarado incompetente para negociar. Entendemos que con sus palabras, Vidal se desacredita como interlocutora válida, entre otras cosas, porque habla sin haber estado nunca en la mesa de negociación. El ayuntamiento debería buscar a alguien capaz, por eso hemos pedido su dimisión de manera reiterada. No intenta resolver nada, se dedica a lanzar más leña al fuego.

-¿Y si piden el arbitraje forzoso? Lo dudo mucho. Se solicita en circunstancias muy extraordinarias. Y no es el caso.

-¿Por qué no han sometido a votación de la asamblea la propuesta de convenio de la empresa? Está muy alejada de lo que el comité defiende.

-¿Pero eso no debe decidirlo la plantilla? No tiene sentido llevar a la asamblea un documento que está muy alejado de lo que defiende esta plataforma de trabajadores, elegida por los trabajadores.

-Es normal que la minoría que acude a las asambleas decida el futuro de 3.500 empleados? Están convocados todos los trabajadores y cada uno de ellos toma la decisión de ir o no ir.

-¿Por qué eliminaron la votación en urna? En una situación como la actual no tiene sentido. Desvirtúa el sistema asambleario, ágil, de participación y de propuestas directas y debatidas a mano alzada.

http://www.cgtmetro.org/

http://www.elperiodico.com/es/noticias/barcelona/entrevista-presidente-comite-empresa-metro-6154378#ampshare=http://www.elperiodico.com/es/noticias/barcelona/entrevista-presidente-comite-empresa-metro-6154378

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS