Perú: García buscaría instalar un estado de sitio

Alan contentísimo con «Sendero Luminoso».

Policías y militares asesinados por los residuos de la organización terrorista Sendero Luminoso (más de 20 en dos semanas), que aparecen sospechosamente en los momentos de menor popularidad del presidente peruano. Otro hecho llamativo (y sospechoso), que también concurre en el mismo momento son las declaraciones xenófobas de un alto militar peruano, que afirmó «chileno que entra a Perú, chileno que sale muerto en cajón, y si no alcanzan los cajones, los sacamos en bolsas de plástico».

Alan García, haciéndose el nacionalista (que de esto no tiene nada, ya lo sabemos), se puso duro con los chilenos que le exigen que dé de baja al militar que hace apología del asesinato y del genocidio. Alan García manifestó «A Perú nadie le dice lo que tiene que hacer» (bueno, a excepción del gobierno estadounidense, que es quien verdaderamente gobierna Perú).

«Vé y di tal cosa de los chilenos, y asegúrate que se sepa»
Un conflicto diplomático con Chile (en el imaginario peruano, su «enemigo» tradicional), el recrudecimiento de la guerrilla senderista ¡el enemigo externo y el enemigo interno! Un escenario perfecto para proclamar en cualquier momento que «la patria está en peligro! y dictar el estado de sitio. No creo casuales ni el resurgimiento de Sendero Luminoso ni las declaraciones del militar peruano, justamente en estos momentos. Primero habría que ver si los senderistas son realmente «senderistas», o militares peruanos disfrazados, matando a sus propios compañeros. Y segundo habría que ver si el militar peruano que dijo la estupidez que dijo, lo hizo por orden de allegados a Alan García. .

No es casualidad tampoco que, al producirse el dicho infeliz del militar peruano, le diera oportunidad a Alan García de quedar como «defensor» del ejército; y si a esto sumamos el proyecto de indulto para los policías y militares que habrían cometido delitos de lesa humanidad, durante la guerra contra Sendero Luminoso, los «mimos» de Alan García al ejército peruano son evidentes. Demasiado coincidente.

Preparando el Clima
La capacidad del presidente peruano de irritar profundamente a sectores pro-separatistas como el loretanismo amazónico (cuando intentó rematar la selva peruana con su subsuelo de petróleo), y el aymarismo de Puno (al tener a la región como una de las más relegadas de Perú y fomentar, mediante una ley de regalías mineras inconsultas, el choque entre las ciudades de Tacna y Moquegua); no puede ser casual. Alan García promueve estados anímicos de zozobra en diferentes regiones premeditadamente, exaltando gratuitamente los ánimos.

A éstos episodios, se suma el proyecto de construir una presa hidroeléctrica en Cuzco que secaría los pequeños cultivos indígenas (terminó con un levantamiento popular). Alan García promovió estos conflictos regionales para preparar el clima de desasosiego y bronca entre los peruanos. Luego estimuló el «resurgimiento» senderista y mima al ejército que por ahora es su único apoyo real (indultos más apañamiento del insultador militar peruano).

Plan A y Plan B
Alan García, que tiene un Plan perfectamente premeditado, hace difundir listas negras de opositores izquierdistas y humalistas que estaría por meter presos. Evidentemente, García , lejos de buscar la Paz, estimula un estado de descontento y protesta social, a la vez que acaricia a los uniformados. Todo apunta a contar con las fuerzas armadas del Perú, cuando debe sostener su gobierno por medio de la represión. Sabe que un próximo gobierno peruano tendría a Ollanta Humala como presidente, y tiene órdenes terminantes de Washington de hacer hasta lo imposible para detenerlo.

Las broncas peruanas, si no tienen una coordinación nacional, le darán la excusa perfecta para darse un auto-golpe. Solo la Unidad de la Oposición Peruana, con un liderazgo firme, puede torcer el plan macabro de Alan García. Previsto el fracaso alangarciísta, a pesar del apoyo del ejército, debido al choque de los movimientos regionalistas, izquierdistas, indigenistas y nacionalistas; Alan García y la derecha peruana tienen aceitado los mecanismos, junto a sus ideólogos del ILE (Instituto de la Libre Empresa), para el establecimiento de el proyectado «Estado Federal de Loreto», con capital en Iquitos, desde donde la oligarquía peruana instalaría su búnker neo-liberal, con el padrinazgo de Estados Unidos.
http://la-opinion-argentina.blogspot.com/

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS