Pequeños pasos contra la impunidad de las agresiones machistas

Publicidad

El colectivo Poble Sec Feminista publica un comunicado donde denuncia cinco agresiones sexistas perpetradas durante las noches del 16 y 17 de julio
Al inicio de las fiestas del barrio de Poble Sec, de las primeras de la temporada veraniega en la ciudad de Barcelona, el colectivo Poble Sec Feminista publica un comunicado donde denuncia cinco agresiones sexistas perpetradas durante las noches del 16 y 17 de julio. Según el texto, se trata de cuatro situaciones de acoso, una de ellas con posterior agresión, y de una agresión sexual. Las cinco se han producido en los espacios donde se organizaba la fiesta mayor del barrio, fuera en entornos festivos, plazas o calles; una de ellas, sin embargo, se dio durante el trayecto de vuelta a casa, cuando casi no quedaba gente por las calles.

Según informa el colectivo de feministas, todas cinco agresiones recibieron respuesta, fuera como autodefensa feminista o en respuesta colectiva, con el apoyo de las personas cercanas a las actuaciones individuales o en grupo, ya fueran participantes de la fiesta o bien de la organización a la barra. A pesar de la actitud intimidatoria, de desprecio y de abuso de autoridad masculina por parte de las personas agresoras, se las ha avisado con contundencia o se las ha expulsado del espacio de fiesta.

«No es hasta que hacemos frente que nos damos cuenta de la gravedad de la situación», afirman desde el colectivo Poble Sec Feminista después de las cinco agresiones sexistas denunciadas públicamente durante el pasado fin de semana
La situación de acoso, agresión o violencia machista en el contexto del ocio -nocturn o diürn- es más que habitual: resulta incluso normalizado, disculpado por el consumo de sustancias o silenciado por la falta de respuesta y denuncia pública. Como afirman en el comunicado, no se trata de un fenómeno nuevo y «no es hasta que hacemos frente que nos damos cuenta de la gravedad de la situación», afirman. Para las feministas del Poble Sec, atreverse a «denunciar el machismo en nuestros espacios de fiesta, está haciendo emerger situaciones que han existido siempre y también está haciendo aflorar una comunidad que quiere otro modelo de ocio y de formas de relación entre personas de diferente sexo, origen, clase … «.

«Son sólo cinco las agresiones que hemos visibilizado, creemos que tenemos constancia de muy pocas», valoran desde el colectivo Poble Sec Feminista. «Todas nos han llegado gracias a la implementación del protocolo contra las agresiones sexistas en las fiestas populares, mediante el cual nos formamos las participantes para poder asistir y responder a situaciones así. Damos pleno apoyo a las respuestas que ha habido, tanto la individual como la colectiva «, explican.

Miles de personas se reunieron en los conciertos organizados por el Ateneo cooperativo La Base y la Asamblea del Pueblo Sec pasado sábado en las Tres Chimeneas / Marta Pérez

Lo más relevante por el colectivo feminista es que ha habido cinco agresiones denunciadas, hechas públicas, cuando éstas podrían haber pasado en silencio y con impunidad. «Es muy importante que se visibilicen. Consideramos muy positivo que utilicen el canal de denuncia del protocolo para comunicar estas agresiones», mediante el cual se marca la barra como punto de encuentro en caso de sufrir una agresión ya todas las organizadoras de las fiestas como contactos a quien acudir en caso de necesitar apoyo o para compartir una situación de violencia, resuelta o no.

La campaña del protocolo en Poble Sec pretendía ir más allá de los espacios cercanos, que ya apoyaban público: «Estamos llegando a espacios que no eran afines ni tenían un trabajo previo»
La campaña del protocolo en Poble Sec pretendía ir más allá de los espacios cercanos, que ya apoyaban público. «Estamos llegando a espacios que no eran afines ni tenían un trabajo previo. Es algo muy habitual de decir en el movimiento feminista, pero reiteramos que no hay una conciencia social hacia las violencias machistas. Evidentemente, hay mucho trabajo por hacer. Por ejemplo, encontramos personas que nos critican cuando paramos la música «como forma de visibilización y denuncia de las agresiones. «Siempre hay comentarios que siguen reforzando la situación de violencia que se está sufriendo. Pero también ves que hay más comprensión comunitaria», valoran.

«Ahora, por ejemplo, ante respuestas a las agresiones tenemos la sensación de encontrar más apoyo y no tanto cuestionamiento», describen. Así, se consigue evitar la revictimización de las agredidas por parte del entorno, que a menudo se da cuando éstas hacen una respuesta y las personas presentes, en vez de respetar su acción o actitud ante una violencia vivida, ponen en duda la reacción y critican o atacan la persona agredida en lugar de cuestionar la persona agresora. Algo que, de manera habitual, refuerza la impunidad de las agresiones sexistas.

Fiesta feminista pasado miércoles durante la Fiesta Mayor del Poble Sec / Anna Celma

«Se empieza a entender que queremos crear espacios protegidos. Es como decir, en este entorno avisamos y prevenimos que no toleramos las violencias ni las discriminaciones», afirman, «y por lo tanto, aquí, con la cartelería y con nuestras reglas, ya se va entendiendo que puedes entrar, participar, pero respetándonos «. Constatan, además, que los protocolos son «una ocasión de aprendizaje continuo, de empoderamiento y de práctica feminista, tanto para nosotros como para quien lo conoce por primera vez. También, la participación de compañeros en las mediaciones los hace evidenciar cosas que, de normal, no pueden percibir porque no las viven «, comparten. Pero, sobre todo, están convencidas de seguir disfrutando de la fiesta, sin permitir que las violencias las hagan retroceder.

La tolerancia se adelgaza pero no se agota

La proximidad temporal con los Sanfermines y las agresiones sexuales que se han vivido este año -en total, dieciséis acusaciones contra la libertad sexual- genera un paralelismo: la visibilización de estas violencias es mayor. A diferencia de otros años, y gracias a la labor de los colectivos feministas locales, el consistorio de Pamplona ha tenido que tomar en serio las agresiones sexuales y ha reforzado la prevención y la vigilancia. La medida polémica de introducir cámaras ha contribuido a identificar a varios de los agresores. Asimismo, el esfuerzo para hacer pública la lucha contra las violencias machistas podría haber ayudado a que las agredidas deciden no guardar silencio y denuncien -sea por la vía administrativa o mediante la difusión de las agresiones. Las manifestaciones feministas, multitudinarias y constantes, durante los siete días de fiesta, han contrarrestado la impunidad imperante.

Según datos del Ministerio del Interior, en España se produce una violación cada siete horas, pero la cifra no considera el amplio espectro de las violencias machistas que quedan invisibles
Sin embargo, estas pequeñas victorias siguen siendo un oasis en la realidad cotidiana. En territorio español, según datos del Ministerio del Interior, se produce una violación cada siete horas; esta cifra no considera el amplio espectro de las violencias machistas, que quedan invisibles para no considerarse tan graves bajo el apelativo de «violencias de baja intensidad».

La normalización imperante de estas se evidencia con casos como el de la publicación de un artículo de opinión machista, firmado por el director del Diario de Tarragona, Josep Ramon Correal. Con un polémico tuit, que dice «en el amor, como en el marketing, la venta comienza cuando te dicen no. Sí es sí», Correal anuncia su breve artículo, que comienza así: «Hay una máxima del donjoanisme que afirma que si una señora dice que no, es que quizás sí; si dice que quizás sí, es que sí, y si dice que sí, no es una señora «. En este texto, Correal se burla de la campaña #RespectaM, que quiere prevenir la violencia machista y educar en el consentimiento, impulsada por el Ayuntamiento de Tarragona. Del lema «Sólo el Sí es Sí. Respecta’m», Correal hace una metáfora entre la seducción y el marketing -quizás para equiparar la avassallament diario de publicidad que recibimos bombardeada por todos los canales-, justificando lo que él llama » perseverancia «como la vía para conseguir el amor.

La publicación de un artículo de opinión machista, firmado por el director del Diario de Tarragona, Josep Ramon Correal, encendió las redes este jueves

Textualmente, dice: «El problema está notablemente en que el ocio nocturno suele estar bien regado de alcohol, un desinhibidor capaz de hacer muchas malezas. Por otra parte, la pericia de la conquista amorosa petición mucha perseverancia. Si damos por buena la sentencia que «sólo el sí es sí» pondremos en peligro el futuro de la raza humana «. Así, liga varios clichés de la violencia machista. Primero, la justificación del alcohol como causante o excusando por las malezas cometidas durante el ocio nocturno. Segundo, el mito de la insistencia como camino para la conquista amorosa, entendida dentro de un sistema patriarcal de la mujer como objeto de caza y el hombre como cazador infatigable. Tercero, el artículo se escribe desde una perspectiva heteronormativa que invisibiliza cualquier otra vía afectiva o amorosa. Para Correal, parece más importante «el futuro de la raza humana» que no «que imperen el civismo y el respeto en el ocio nocturno».

Ante este artículo, ha habido mucha polémica en las redes, denunciando la actitud machista de Correal, pidiendo la retirada del texto o exigiendo al Ayuntamiento de Tarragona que tome medidas
Ante este artículo, ha habido mucha polémica en las redes, denunciando la actitud machista de Correal, pidiendo la retirada del texto o exigiendo al Ayuntamiento de Tarragona que tome medidas. Como respuesta, en uno de los varios tuits que ha hecho el Consistorio al respecto, ha afirmado que «no podemos responder artículos de opinión de un periodista. No nos posicionamos con la libertad de expresión de cada uno». Ante esto, y con una avalancha de tuits, la cuenta oficial del ayuntamiento indicó que se recogerían las opiniones expresadas por trasladarlas al equipo de gobierno municipal. Parece que, hoy en día, la apología del machismo todavía se percibe como libertad de expresión.

En cuanto a Correal, hoy, viernes 22, ha publicado una matización en el artículo donde, según afirma, pide disculpas. Para ello, pide consejo a «mi amiga Sogues Niubó, que hace once años que trabaja en el ámbito de la igualdad y de la mujer en la Diputación de Barcelona […] La Soguetes (como le decimos a la grupo) me cuenta que «estamos muy susceptibles con el tema de los assejaments y violaciones» «. Correal continúa, diciendo «hice un comentario antiguo en un contexto« muy susceptible «. En definitiva, mi artículo habría hecho gracia hace cuarenta años, cuando los usos sociales y la moral eran otros. Ahora no», argumenta. Así, por Correal, el problema se reduciría en una cuestión de no herir sensibilidades susceptibles.

https://directa.cat/petits-passos-contra-impunitat-de-agressions-masclistes

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More