Pep X (cast/cat)

Por Ermengol Gassiot Ballbè

Pep, tú eras y eres de aquellos de los que la historia la hacen y no de los que se construyen explicándola.

Por Ermengol Gassiot

Estoy seguro de que no has dejado indiferente a nadie que te haya conocido. Esto es un síntoma de que tú, Pep, amigo y compañero, has vivido la vida. Haciéndola, creando y recreando espacios, situaciones y realidades. Y que no te has limitado a pasar por ella, por la vida, como un simple consumidor de realidades prefabricadas. Bien al contrario de cómo nos quieren desde este poder que te has negado a asumir y que has combatido, de manera original y constante, a lo largo de tu vida. Y, también, con tu muerte. Una muerte que, como dice un compañero, también ha sido una lección. Una de tantas otras que nos has ido dando viviendo.

Podría enumerar una larga lista de recuerdos, de historias vividas y de situaciones creadas contigo o gracias a tú. Y muchos compañeros y compañeras de Terrassa podrían añadir muchísimas más. Hasta formar una especie de caleidoscopio que podría acercarse a reflejar un poco lo que has sido y lo que eres, Pep. Me limito a recordarte dos. Una, el “psicodrama”. Una palabra, una herramienta que teatralizaba hasta el absurdo las complicadas situaciones y escenarios del día a día y de las múltiples luchas. Con ella nos estampabas en la cara nuestras contradicciones y nuestras virtudes, si es que teníamos, y nos ayudabas a convivir con ellas. Una especie de teatro del absurdo, como a ti te gustaba recordar a menudo, hecho pueblo, hecho gente normal, y ofrecido a los “alternativos de mierda”, como también tú mismo decías.

La segunda, el locutorio de una prisión española, a centenares de kilómetros de Terrassa. Una de esas prisiones que habías visitado tantas veces, con muchos y muchas de nosotros. Como acto de amor y como acto de lucha, ambas cosas mezcladas. Recuerdo una bandera prohibida desplegada, puño levantado, para fundirnos con los presos del otro lado del vidrio. Un pequeño acto de resistencia de hace años que no ocupará nunca ningún gran relato ni nada por el estilo. Porque, Pep, tú eras y eres de aquellos de los que la historia la hacen y no de los que se construyen explicándola. Creo que somos muchos los y las terrasenses que en aquellos años de lucha de la segunda mitad de los noventa también aprendimos esto de ti.

Que la tierra te sea leve, estimado amigo.

 


 

Pep X

 

Estic segur que no has deixat indiferent a ningú que t’hagi conegut. Això és un símptoma de que tu, Pep, amic i company, has viscut la vida. Fent-la, creant i recreant espais, situacions i realitats. I que no t’has limitat a passar per ella, per la vida, com un simple consumidor de realitats prefabricades. Ben al contrari de com ens volen des d’aquest poder que t’has negat a assumir i que has combatut, de manera original i constant, al llarg de la teva vida. I, també, amb la teva mort. Una mort que, com diu un company, també ha sigut una lliçó. Una de tantes altres que ens has anat donant vivint.

Podria enumerar una llarga llista de records, d’històries viscudes i de situacions creades amb tu o gràcies a tu. I molts companys i companyes de Terrassa en podrien afegir moltíssimes més. Fins formar una espècie de calidoscopi que podria acostar-se a reflectir una mica el que has sigut i el que ets, Pep. Em limito a recordar-te’n dues. Una, el “psicodrama”. Una paraula, una eina que teatralitzava fins l’absurd les complicades situacions i escenaris del dia a dia i de les múltiples lluites. Amb ella ens estampaves a la cara les nostres contradiccions i les nostres virtuts, si és que en teníem, i ens ajudaves a conviure amb elles. Una espècie de teatre de l’absurd, com a tu t’agradava recordar sovint, fet poble, fet gent normal, i ofert als “alternatius de merda”, com també tu mateix deies.

La segona, el locutori d’una presó espanyola, a centenars de kilòmetres de Terrassa. Una d’aquestes presons que havies visitat tants cops, amb molts i moltes de nosaltres. Com a acte d’amor i com a acte de lluita, ambdues coses barrejades. Recordo una bandera prohibida desplegada, puny alçat, per fondre’ns amb els presos de l’altra banda del vidre. Un petit acte de resistència de fa anys que no ocuparà mai cap gran relat ni res per l’estil. Perquè, Pep, tu eres i ets d’aquells dels que la història la fan i no dels que es construeixen explicant-la. Crec que som molts els terrassencs i les terrassenques que en aquells anys de lluita de la segona meitat dels noranta també vam aprendre això de tu.

Que la terra et sigui lleu, estimat amic.

 

Pep X

 

 

 

-->
COLABORA CON KAOS