Pensionistas rompieron de nuevo el cerco policial del Congreso para exigir aumento de las pensiones con el IPC real

Publicidad

Protestaban para exigir que la recomendación del Pacto de Toledo restableciera, como mínimo, el IPC real para el aumento de las pensiones. al grito de «No somos terroristas, somos pensionistas» consiguieron llegar a las puertas del Congreso de los Diputados como en las movilizaciones de junio pasado.

Sin duda presionados por la movilización, los miembros de la Comisión de Seguimiento y Evaluación del pacto de Toledo resolvieron ayer, tras no ponerse de acuerdo, aplazar hasta el próximo miércoles la toma de decisión sobre cuál será su recomendación para el aumento de las pensiones en el futuro. La Coordinadora Estatal de Pensionistas llama a seguir movilizándose para exigir el IPC real como referencia mínima. El próximo lunes 17 de septiembre decenas de concentraciones en todo el Estado volverán a exigirlo.

 

 

 


 

El PSOE cambia de opinión y el alza de las pensiones ligada al IPC vuelve a encallar en el Pacto de Toledo

 

La subida de las pensiones vinculada al Índice de Precios al Consumo (IPC) ha vuelto a estancarse en el Pacto de Toledo. Pese a que la semana pasada, tras la reunión que mantuvieron el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, parecía que que estaba hecho que se garantizaría por ley la revalorización anual de las pensiones conforme a lo que suban los precios, finalmente no se ha alcanzado un acuerdo.

De hecho, una mayoría de los portavoces de la Comisión parlamentaria es partidario de que en el marco del diálogo social -formado por Gobierno, sindicatos y patronales- se introduzcan también otras variables como los salarios o el PIB, frente a la posición que mantiene la formación morada y ERC, que reclaman que se actualicen como mínimo siempre conforme a la inflación para que los pensionistas no pierdan así poder adquisitivo.

Hoy estaba previsto que la comisión del Pacto de Toledo cerrase la redacción de la recomendación segunda, que pide garantizar el poder adquisitivo de las pensiones, algo que finalmente no se ha producido.

Unidos Podemos llevó un texto redactado pero sobre el que finalmente no hubo acuerdo. Su portavoz, Aina Vidal, defendió que «el IPC debe ser un elemento mínimo» para garantizar el poder adquisitivo de las pensiones. A partir de ahí, la formación no descarta que pueden incorporarse otros elementos cuando la bonanza de la economía lo permita.

Vidal confía en que «el PSOE termine estando donde está la mayoría social, que es el IPC como mínimo. No le vamos a dejar un centímetro para recular», añadió.

Desde el grupo parlamentario socialista afirman que no han reculado y que siguen defendiendo que la revalorización de las pensiones esté vinculada al IPC como elemento «troncal». No obstante, la portavoz socialista en la comisión, Mercé Perea, recordó que la introducción de nuevas variables en la revalorización de las pensiones es algo que se se contempla en muchos países de la Unión Europea. «Hay países que plantean además del IPC otros factores como salarios que permiten a los pensionistas mejorar su capacidad económica o equilibrase con la riqueza nacional. ¿Por qué vamos a renunciar?», argumentó la socialista, en declaraciones recogidas por Efe.

Por su parte, el diputado del PP Gerardo Camps incidió en que hay una amplia mayoría para que en el mantenimiento del poder adquisitivo entre además del IPC como «indicador estructural», otros como los salarios, el PIB o las cotizaciones. Y desde Ciudadanos el diputado Sergio del Campo reclamaba una recomendación «flexible» en la que cada Gobierno pueda actuar como desee y no sea el Pacto de Toledo el que lo resuelva con una fórmula rígida.

Mientras, en el exterior del Congreso, los pensionistas volvían a pedir que se revaloricen las pensiones conforme al IPC «real» y no se usen nuevas fórmulas ligadas a los salarios o al PIB.

 

Enlace con la noticia

 


 

Victoria Portas: “Quien vote en contra de que la revalorización sea por IPC, tendrá que asumir las consecuencias”

Hablamos con Victoria Portas, portavoz de la Coordinadora Estatal por la Defensa del Sistema Público de Pensiones.

Ter García

 

 

Hoy está previsto que el Pacto de Toledo vote sobre una de las recomendaciones de cara a la reforma del sistema de pensiones, la recomendación 2, sobre la revalorización. Sobre la mesa dos opciones: aplicar el IPC como elemento troncal y único —propuesta por Unidos Podemos— o aplicarle una fórmula en épocas de crisis para rebajar la cuantía —propuesta por Partido Popular, Ciudadanos, PDeCat y PNV. Hablamos con Victoria Portas, experta en Relaciones Laborales y portavoz de la Coordinadora Estatal por la Defensa del Sistema Público de Pensiones.

Tras un año movidito, un breve descanso y de nuevo habéis comenzado las movilizaciones.
Primero se siguió con las movilizaciones porque no hemos conseguido absolutamente nada, es algo que hay que dejar muy claro. La subida que ha habido este año ha sido en los Presupuestos Generales del Estado, lo que significa que no se ha legislado en absoluto, por lo cual en el 2019 volvemos a la misma situación. Mientras que no exista una modificación legislativa nosotros seguiremos adelante. Sí es cierto que a mitad de este proceso se ha metido una moción y ahora el Gobierno lo lleva el PSOE.

¿Ves más favorable el panorama con el nuevo gobierno?
Hemos tenido una reunión con la ministra y con el director de Seguridad Social y la verdad es que no salimos excesivamente contentos porque se pasaron la reunión quejándose de los números del PP como si eso fuera a valer de justificación para no hacer absolutamente nada. Entre las promesas electoralistas y la reunión había bastante diferencia, parecía que estábamos hablando con un partido político absolutamente diferente. Por eso nosotros comunicamos a su gabinete, igual que a los medios de comunicación, que seguiríamos con las movilizaciones en la calle, porque las modificaciones en Seguridad Social hay que legislarlas, no pueden ir a Presupuestos Generales del Estado. No aceptamos promesas, necesitamos hechos.

Con los trabajos del Pacto de Toledo como marco, ¿cómo os planteáis estas movilizaciones?
Las manifestaciones se pueden desarrollar de dos formas. En estos momentos son como aviso y advertencia al Gobierno y a la Cámara, porque sabemos que el Gobierno por sí solo no va a poder aprobar nada. Son manifestaciones en aviso de que estamos ahí y de que, si las cosas no se hacen, nos tendrán en contra de ellos. Mañana [hoy] se va a votar la recomendación número 2, increíblemente después de estar paralizado el Pacto de Toledo más de tres meses y de que se hayan suspendido las dos comisiones anteriores a la votación por parte de su presidenta, la señora Celia Villalobos. Aparentemente ella ha convocado mañana exclusivamente para la votación de la recomendación 2, que es la de la revalorización de las pensiones y el mantenimiento de su poder adquisitivo. Somos conscientes de que encima de la mesa hay dos proposiciones diferentes y de que hay dudas en muchos grupos parlamentarios sobre qué votar al respecto. Tanto los que tienen dudas como los que tienen claro que van a votar esta fórmula nueva, que sepan que vamos a denunciar a quien vote en contra de que la revalorización sea por IPC y tendrán que asumir las consecuencias en las próximas elecciones municipales y europeas, que son en menos de nada, y en las próximas estatales, que tampoco quedan tan lejos.

La propuesta del PP es introducir esta especie de fórmula en época de crisis. ¿Crees que el PSOE apoyará al PP en esto?
Cuando estuvieron con nosotros en la reunión nos sorprendió mucho su actitud. Pero también hemos escuchado que en reuniones posteriores al verano no se pronunciaron de forma clara hacia una fórmula u otra. Que un partido como este, que prometía revalorización con IPC sí o sí antes de entrar en el Gobierno, en este momento se calle cual es la opción de la votación nos hace dudar mucho. Por eso estas movilizaciones, para que se piensen mucho y muy en serio lo que van a hacer.

Aparte de la recomendación 2, ¿cuáles son los puntos del Pacto de Toeldo que consideráis más importantes?
El Pacto de Toledo tiene once recomendaciones y las once son importantes porque, de una forma u otra, los gobiernos anteriores han hecho unas modificaciones en las recomendaciones tan abstractas que el PP pudo hacer de forma unilateral una reforma aplicando un índice de revalorización que era el 0,25%. Ese es el truco del famoso “IPC troncal pero, en épocas de crisis el promedio”. Nos hemos cansado de escuchar que llevamos desde 2008 hasta 2018 en crisis cuando la economía lleva un año y pico creciendo al 3%.

Podríamos pasarnos cincuenta años en época de crisis y en regresión si al gobierno que gobierna es lo que le interesa que escuchemos, porque todos los datos son movibles, y también lo es el IPC, y por eso pedimos el IPC real, pero al menos lo que no estamos dispuestos es a perder el IPC, eso tiene que estar claro. No hay otro mantenimiento del poder adquisitivo de cualquier ciudadano en este país que no sea por el IPC. Cualquier reforma que se esté haciendo, tanto en el ámbito laboral con las subidas salariales o de las prestaciones, por debajo del IPC —que tenemos que recordar que julio y agosto ha cerrado con un 2,2 y ya no nos metemos ni siquiera en las comunidades autónomas, que cambia muchísimo—, es perder poder adquisitivo. Y se lleva perdiendo desde 2011, y el 3 y el 1,6 que se ha aplicado este año no ha cubierto ni la cuarta parte de lo perdido ya.

Estamos aún lejos de recuperar el poder adquisitivo de las pensiones de 2011…
Este año las pensiones mínimas han subido un 3%, pues para 2018 sí está marcado con un IPC de un 2,2 así que este año no han perdido, pero en el fondo sí que han perdido porque esa pensión mínima en 2011, al no revalorizarse, hoy se está revalorizando al 3% del valor de la pensión de 2011, no de la revalorización de la revalorización que tendría que haber tenido esa pensión mínima desde 2011. A las mínimas les falta el 2% de poder adquisitivo. Para hacernos una idea, la pensión media está en los 748 euros, no hay mil y pico de pensión media, no sé de dónde han sacado esas cantidades que dicen ahora, pero no es cierto. De 2011 hasta hoy, si se hubiera subido esa pensión con el IPC, a diferencia de lo que se ha subido —que unos años se ha congelado, otros se ha subido al 0,25 y este año el 1,6—esa persona ha perdido 2.700 euros. Para una persona que tenga pensión máxima igual no le parece mucho, puede ser que para un partido político, con los sueldos que tienen, no les parezca mucho, pero para una persona de 700 euros de pensión es muchísimo.

En la propuesta de PP se dice que el factor de crisis se aplicaría a las pensiones más altas, ¿no os fiáis de esta premisa?
Eso es como lo que se comentaba con respecto a la subida del 3% en las pensiones mínimas. Todo el mundo pensaba que la pensión mínima es la que aparece en los Presupuestos Generales del Estado cada año como pensión mínima, y no fue cierto. Las pensiones que subieron a un 3% no fueron las mínimas, cogieron las prestaciones no contributivas, que son asistenciales, y todas las inferiores a esos importes fueron las que elevaron a un 3%. Estamos hablando de que una cantidad muy elevada de gente, con 500 y pico euros de pensión, se han quedado sin la subida de un 3%, los han subido al 1,6%, igual que las más altas.

Obviamente, cuanto más baja es la pensión, poder pagar una hipoteca, un alquiler, poder comer y poder pagar el recibo de la luz supone mucha más dificultad. ¿Que se va a utilizar exclusivamente en las pensiones más altas? No es cierto, sabemos que hay una mentira detrás, igual que se le ha pedido al Gobierno que todos aportemos a partes iguales en función de lo que ganamos, con lo que se requiere que las pensiones más altas se destopen [eliminen los topes en las bases máximas de cotización] para que contribuyan a la Seguridad Social porque España y cuatro países más de la Unión Europea son los únicos en todo el arco de la Unión Europea que tienen topadas las pensiones máximas. Y han dicho que no, que a esas no se las puede tocar. Así que muchos menos nos creemos que en época de crisis los que paguen sean los que tengan más.

Tras un año de movilizaciones, ¿auguras que este curso va a ser también movido?
Nos gustaría decir que no, que el gobierno va a hacer lo que debe y la mayoría de los grupos parlamentarios que han votado a favor de la moción están trabajando para la clase trabajadora y por una política social diferente a la que nos tenía acostumbrado el PP, y, si es así, habrá un efecto desmovilizador porque la gente sentirá que las cosas se están haciendo correctamente. Pero, por desgracia, visto que en los últimos días el nuevo gobierno que tenemos a todo lo que dijo digo ahora dice Diego, y de verdad no ha hecho ni una de las cosas que ha prometido antes de llegar a la presidencia, doy por hecho que vamos a tener, por desgracia, un otoño movidito y un año nuevo 2019 movidito otra vez, y estoy convencida de que las municipales y europeas volverán a ser también moviditas, porque uno se tropieza una vez con la misma piedra pero dos esperemos que no.

El Salto

 

 

 

 

También podría gustarte

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More