¡PEHUENCHE hasta los huesos!

Por Maité Campillo

Mapu Zomoche Newen (Fuerza de la Mujer de la Tierra)

Endesa”, la que roba y asesina allí donde se asienta, lo mismo en Palestina, Chile, o en el Estado español… quiere construir la represa Ralko en territorio pehuenche, tierra de Awiñman ( papay Nicolasa.) Sí, porque ella nació aquí hace 59 años. “¿Dónde más voy a nacer? Aquí pues, soy pehuenche de carne y hueso, por eso aquí no van a construir nada, porque yo de aquí no salgo ni muerta. Ellos no conocen la verdad, solo con la mentira trabajan.” Desafió altiva la líder pehuenche, de nombre, Awiñman (Vuelo del cóndor) Quintreman Calpan. La que fuera encontrada sin vida, flotando en las aguas del lago artificial de la represa Ralco, en el Alto Biobio, donde antes pasaba limpio y manso su río del mismo nombre, frontera natural chileno-mapuche. “Mi padre quiso que aprendiéramos para que nadie abusara de nosotros. Y aprendimos, por eso jamás nos sacarán de aquí. Yo nunca me casé, ¿Pa´qué? Pero tengo un hijo, porque algo tiene que tener una, una razón de lucha, porque lo único que vale es defender lo que es nuestro.” La causa de su muerte es materia de investigación de todos los que la estiman y reconocen. Y el interés “superior de la nación”, de cómo en una democracia, Carabineros, está para hacer cumplir las leyes del patrón al servicio del imperio sea yanqui sea español.

A, Vuelo del cóndor, Awiñman: Desde mi atalaya…

A veces pienso que voy sola en un barquito de papel, a la deriva, he presentido su devenir, produce quemazón, por eso es que yo te entiendo. Otras pienso que algunos compas me acompañan, una forma de avivar mi propia esperanza, cuando el aullar del vértigo amenaza. Gira y gira mi barquito de papel sobre la mar. Estimula verle en busca del eco de las voces, te busca. Quiere seguir platicando contigo, con lo que de ti queda: asesinada la materia, la idea prevalece con más raíz en la tierra. Me siento eco de tu eco, como si lográramos compartir los mismos sueños. Remo hacia el avance indiscutible, como estimulo ayuda. Tu lucha no ha sido en vano, compañera: Pachamama siente el eco, que de ella, atruena. Es vital el optimismo -a pesar de los pesares, del oteo de las negras tormentas, y aunque las nubes oscuras al acecho, persigan nuestro delirio de fe. Sigo interpretando la ilusión de los sueños. Tu lucha ha sido clave, te hablo solidaria para que la deriva se aleje. Somos polvo. Yo hueso, tu roble, hijo milenario de los bosques.

Cómo me cuesta afinar la guitarra,
organizar las seis cuerdas unidas
y de la lucha de sones contrarios
abrir camino cantando a la vida.

Y tanto y tanto que hemos cantado,
y sin embargo poco, poco,
si se piensa el silencio que nos acecha.

Hay gente que vive en lo oscuro cual si estuviera vivo, pero nunca se entera de nada. El alcoholismo crece, y ellos, ganan batallas; de la mano del que de, sentido y dignidad, carece. Frío. Muy frío. Frío hambriento como un sudor sobre la frente, inmortalizando mandíbulas. No es el tiempo mi espejo -como tu, es la lucha: su belleza y armonía nos rejuvenece. He vivido entre islas. Y he sentido el aullar de los vientos, su erección sobre mi piel, torbellino escalofriante que eriza como los ojos de tu mirada. Eres cóndor. Eres patria flotando sobre las aguas. Pachamama es tu reflejo, brotas en cada arcoiris brincando sobre la tierra. El tiempo es tu desafío. Formas parte de los inmortales, héroe indiscutible de los pueblos.

Mi objetivo es llegar a “Isla Mujeres”, esté donde esté, alcanzar la cima que corona tu frente. Aunque ya yo se, que mi barquito es frágil; tanto como una mujer en medio de un océano de hombres, como un niño huérfano en un campo de concentración, como mariposa en un enjambre de abejas, o como colibrí en las garras de un felino. La sociedad que nos rodea nos da vértigos, a veces nausea. Las más de las veces siento ira contenida en ebullición. Es la impotencia que genera la soberbia impuesta como ley, en todas las actividades cotidianas sobre la tierra, en manos parásitas. Somos parias de la tierra compañera, somos mucho mas que dos. No se trata de cambios generacionales, de otra forma de actuar en la vida. Se trata de salir a la calle. De la metamorfosis que ha creado el capitalismo en el individuo, en otro individuo, otro, y otro, espejo insaciable.

Es metamorfosis, en la mitología griega, los episodios por los que ciertos personajes se transforman en animales, o el proceso biológico que experimentan las crías de ciertos animales antes de llegar a la adultez; en el mismo contexto se encuentra el proceso geológico que transforma las rocas inyectándoles energía, pero éste es un uso poco común y poco recomendable, más usado en términos de metamorfismo. En el libro de Franz Kafka, La metamorfosis, describe la transformación de Gregor Samsa en un gigantesco insecto. Mientras que el poema de Ovidio, narra la creación del mundo y las historias de los héroes de la mitología grecolatina, y Apuleyo, las desventuras de un joven transformado mágicamente en asno. De todos estos términos, el que más se adapta al objetivo de esta nota (acerca del capitalismo y sus efectos sobre la humanidad), es el de Apuleyo, indiscutiblemente.

La magia del sistema capitalista aterrizó implacable sobre tierra pehuenche a velocidad “democrática”, en día y hora preconcebida para irradiar la vida de los que luchan, como la de la líder pehuenche `Vuelo de cóndor´ (papay Nicolasa.) Sobre la mesa del patrón cantó aferrado el fierro de las balas. Los soplones le siguieron, y las cartas brincaron sobre ella irradiando su vida hasta segarla, entre las aguas del río ya maldito, por la represa Ralko marca España. Prostituida la baraja en manos absolutistas dilató, encandilando lo más rastrero de la comunidad, adulterando la naturaleza de las cosas. Nada es igual excepto el capitalismo, las multinacionales se expanden por el mundo. Los reyes no amenazan con espadas, sino con fascismo, la represión se democratiza. Los tanques, misiles, drones, y holocaustos, está en el orden de la baraja en sus manos. Gallo negro declara la guerra a los pueblos del mundo. `Vuelo de cóndor´ muere ahogada en las aguas del río que la vio nacer y, Palestina muere matada, desangrada, incendiada, humillada, ultrajada; agoniza Iraq, y el gringo goza de las matanzas -tanto como sus benjamines por el mundo (lo dijo Violeta Parra), son las leyes del patrón.

Avanza la monarquía y junta a ella el despotismo internacional. Cada vez más fiera la bestia. Mi barquito de papel peligra ante sus garras. El monstruo desafía la leyenda de Cervantes, demuele sanchos y quijotes, siega su espada feudal todo soplo de libertad. La monarquía y su gobierno, son monopolio ilegal, usurpan la legalidad del gobierno de la república del 1936. Lanza la democracia desafiante meteoritos sobre la actitud que brindó la dignidad sobre el sufragio universal. Y es que la bestia, la gran bestia necesita procrearse… la represión vitaliza sus hormonas. La trampa en el juego de la baraja se impuso. Reyes, bastones y espadas, se encargan de regenerar la perpetuidad. Y el individualismo se impone atractivo, las multinacionales pagan, el imperio yanqui así lo asegura, y la monarquía reina: junto a lo macabro por militar y represivo.

Lo sádico se impone como ética del bien común. Todo anda patas arriba. El turismo no llega para admirar lo desconocido ni apreciar la cultura del aborigen, sino para tirarse al sol aunque el mar esté podrido de residuos humanos, pidiéndote que le des crema a su espalda democráticamente, sin distinción de sexo, para que seas su siervo. El niño de tres-cuatro años en vez de gatear en busca del gato escondido bajo la mesa, agarra móvil en mano soñando en idiomas, quizá ya en ser funcionario, liberado, pelotero de suerte millonaria o árbitro de fútbol. Ganar pitando a los demás a pelota suelta, tiene su morbo, total el partido es el mismo.

La casta tira, y tira, provoca llagas. Tensa esquiva los hilos tejidos del acomodo, protegidos por las leyes constitucionales del patrón. La casta se amplia, dócil anfitrión del cambio sin cambio. Es su degradación activa desgarro sobre la sociedad. La corrupción va más allá de feudales y oligarcas. Nuevas castas se institucionalizan. Flotan entre tumbas, deslizan su farsa; áspera piel cocodrilo funcionaria. Muro burócrata entre aulas, despachos civiles, y militares, centros de tortura policiales, instituciones religiosas… razia vividora, arrastrando su vasta cola de escamas. Hiere la desclasada en su trayectoria, ensucia las palabras cambiando su significado. Pronta a convertirse en clase conservadora. Masa borregona. Afinca entre parásitos su escenario; ni desafía ni cuestiona, musgo mohoso por donde filtra el capitalismo sus leyes. El vacío es grande, la mentira inmensa. Llena los huecos vacíos la ley de la trampa, construyendo nuestra destrucción como clase; nos individualizan en números impares, ritual de pesadilla… su progresión es mirar el filo que alcanza el olfato de su nariz en la tierra.

Hay otra cara de masa, entre drama y comedia, la descarada. La que hace lo que le apetece porque le da la gana, y no distingue enemigo de amigo, ni entre pobres ni ricos. Europa apesta del síntoma viral. Te puede insultar, asentar sobre tu puerta su meada o mierda, y, qué, pasa algo? El ultraje, forma parte de la propia fotografiá o filmación, al antojo del orden del día hasta la saciedad; invadir tu intimidad está al desnudo entre calles, centros de trabajo, transportes, playas… y hasta si subes al Himalaya en busca de la paz del silencio, los mecanismos saltaran, y los artilugios detonantes de un falso estado de bienestar (progresia o intelectualidad), demolerán el entrañable canto de la naturaleza, para que no puedas formar parte de ella.

La alienación es parte de la cultura (de sumisión), pulula como pólvora prendida en mecha, es la fiesta, que lanza cohetes para cegarnos vista y cerebro. En el sistema capitalista los ciegos cantan el sueño que hace al nuevo rico, y el cojo harto de pelotudeces andan a garrotazos contra moscones pegajosos, mientras políticos democráticos, andan robando (como carrera de 100 m.), en competición con banqueros, obispos, y militares (lo de siempre.) Como resultado, el pueblo anda quejoso, para su desgracia no pasa raya, pero a veces (y eso si es bien grave), anda sumiso y gustoso… y lanza cohetes para celebrarlo! Cualquier pretexto es bueno, sea en día de Navidad, fin de año, o de la misma virgen del cobre.

Palabras como amar es combatir, están en desuso. Ya no hay sed de poesía. La democracia las ha abolido, no se llevan bien. Tendremos que refugiarnos en algún lugar del monte para recuperar la esencia del guerrillero, vital es dar sentido al amor y a la vida, tanto como rehabilitar al ser humano, y, empezar de nuevo a caminar a cuatro patas, para sentir la tierra, para poder oír los versos del capitán de Neruda, y la llamada del búho y la lechuza, buscar en el buscador de vida a jinetes sin caballo que cabalguen luchando para crear una sociedad sin monstruos que nos aplasten, desempolvar del baúl de recuerdos la canción perdida que agita y vincula. Y, es que las pasiones siguen siendo las mismas, mientras no se transforme la sociedad dividida en clases. Por eso, compañera, porque somos mucho más que nada, tu y yo, somos más que dos. Son esos momentos como el triunfo de la Unión Soviética contra los nazis en Europa, su propia revolución bolchevique, la guerra revolucionaria contra el fascismo internacional en el Estado español, la gran marcha revolucionaria de Mao en China, la Cuba del 26J, la caída de Somoza tras largas luchas de la guerrilla sandinista… Una recuerda momentos históricos de tantas luchas, de tantos pueblos levantados contra los tiranos, contra los colonialistas e imperialistas europeos y gringos, en Vietnam, Argelia…

Bajo las cuerdas mi cuerpo desnudo,
vestido apenas de amor y preguntas.
No es el sonoro cantor de protestas,
es cuerpo en partes que nunca se juntan.
Y tanto y tanto que hemos llorado,
y sin embargo poco, poco,
si se piensa en los muertos que nos dan vida.

(Daniel Viglietti)

¡Y de cómo una se funde entre el amor de tantos y tantos poetas, que hicieron del verso un arma cargada de futuro!… `Vuelo del cóndor´ nos mostró con su ejemplo lo hermoso de la vida, cuando para vivirla no estás obligada arrodillarte. Pero hay tanto silencio alrededor a pesar del ruido que no deja dormir, oír o escuchar; rezuma tanto en mis oídos que la esencia de la propia vida queda apagada, como la voz de la radio cuando se rompe. Entonces pienso en Victor Jara, Alí Primera… en aquél canto de esperanza, en Silvio y su guitarra de futuro, y, me salen melodías de fuego, que iluminan y calientan, las noches de invierno de mis hermanos que están luchando en alguna parte del planeta: Pachamama, lluvia y sol. Hacia ella me dirijo con mi frágil barquito de papel. La poesía no es cansancio, no conoce el aburrimiento, es hora de luchar, no de pedir permiso. El arrepentimiento mata al creador, al poeta, al luchador. Hacia la orilla del río Biobio me dirijo como lamia solidaria, con aliento en primavera; con mi puño en combate, alzo gigante el vuelo del cóndor, desafiando tormentas y huracanes.

PD.

El exdiplomático estadounidense, Dan Simpson, afirmó que una de las razones principales de las guerras en algunas partes del mundo son provocadas por el comercio de armas proveniente de Estados Unidos. llegó a la conclusión que a finales del 2015, EE UU fue considerada como “una nación de asesinos aquí, como en el extranjero” al tiempo que reconoció que las personas del resto de los países los “considera locos y una amenaza para la comunidad mundial”.

A los demás países solo les queda rezar a su Dios o dioses para que Estados Unidos no decida imponer su voluntad, ya sea mediante el establecimiento de su forma de gobierno, que, según nuestro modo de ver más les convenga, o mediante el uso de presuntas violaciones como pretexto para bombardearlos o enviar aviones no tripulados para asesinar a sus líderes.”

*Mi barquito de papel sigue navegando… a pesar del temporal adverso; como tu, piedra pequeña, como tu.

Maité Campillo (actriz y directora d`Teatro indoamericano Hatuey. Alumna del actor y director chileno (de cine y teatro), Anibal Reyna)

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS