Pedro Sánchez admite no tener un plan tras el reconocimiento de Guaidó

“A partir de ahora, paso a paso”, es el plan del Gobierno español para la crisis de Venezuela. En rueda de prensa sin preguntas, el presidente español Pedro Sánchez anunció este 4 de febrero la medida más esperada desde que lanzara conjuntamente con Francia, Alemania y Reino Unido un ultimátum de ocho días al Ejecutivo de Nicolás Maduro. “El Gobierno de España anuncia que reconoce oficialmente a Juan Guaidó como presidente encargado de Venezuela”, fueron las palabras de Sánchez.

Una decisión anunciada y cantada después de que el Parlamento Europeo lanzara un declaración no vinculante reconociendo a Guaidó como “presidente interino” con el apoyo de los principales grupos de la eurocámara. Con el anuncio en La Moncloa, el Gobierno español se convierte en el primer gobierno europeo en reconocer formalmente al autoproclamado nuevo presidente de Venezuela y el primero en desconocer oficialmente al Gobierno dirigido por Nicolás Maduro.

“Vuelve el espíritu de las Azores y vuelven a sonar tambores de guerra al ritmo que marca EE UU y el olor a petróleo. Esta vez el tambor no lo toca Aznar sino Pedro Sánchez”, dice Alberto Garzón

Una decisión calificada de “torpe” por el diputado y líder de Izquierda Unida Alberto Garzón, quien compara el papel protagonista que está tomando Pedro Sánchez en la crisis de Venezuela con el rol jugado por José María Aznar en los previos de la invasión de Iraq en 2003. “Vuelve el espíritu de las Azores y vuelven a sonar tambores de guerra al ritmo que marca EE UU y el olor a petróleo. Esta vez el tambor no lo toca Aznar sino Pedro Sánchez. Con la misma actitud soberbia, contraria a derecho internacional y, además, torpe”, escribía Garzón en Twitter.

El portavoz de Exteriores y diputado de Podemos por Madrid Pablo Bustunduy calificaba en la comisión del Congreso de “irresponsable” y de “irrealizable” la posición del Gobierno español. “En un país fuertemente polarizado y dividido… ¿Qué piensan hacer al día siguiente de reconocer a Guaidó? ¿Quién va a ejercer como mediador? ¿Apoyarán también un golpe militar? ¿Una guerra?”, preguntaba al ministro Josep Borrel.

Lo que sí es una “opción”, tal como reconoció este 3 de febrero el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, es “enviar soldados a Venezuela”

Con una población dividida —en las elecciones presidenciales de mayo de 2018, que la oposición no reconoce, participó el 46% de la población—, unas fuerzas armadas hasta ahora fieles al Gobierno de Maduro y unas milicias populares que probablemente no sean de dos millones de personas como decía Diosdao Cabello pero sí un elemento a tener en cuenta, la opción de una caída rápida e incruenta del Gobierno chavista no está sobre la mesa.

Lo que sí es una “opción”, tal como reconoció este 3 de febrero el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, es “enviar soldados a Venezuela” al tiempo que afirmaba haber rechazado encontrarse con el presidente Maduro: “Él ha solicitado una reunión y la he rechazado”.

Sin el control efectivo del país ni de las fronteras, sin el control de la policía o el poder judicial, sin el apoyo de las fuerzas armadas —exceptuando el general de la aviación venezolana Francisco Yánez—, el reconocimiento de Guaidó como presidente interino no deja de ser simbólico. ¿Con quién va hablar Sánchez, preguntaba Bustunduy en el Congreso, si hay un problema con Repsol o con algunos de los 200.000 españoles que viven en Venezuela? ¿Con Guaidó? Es poco probable, al menos por ahora.

¿Y cómo se supone que el “presidente interino” obtendría ese “poder efectivo” si no es a través de una intervención armada o una guerra civil?, añadía el portavoz de Unidos Podemos.

En el programa Salvados de este domingo, el presidente de Venezuela respondía a las preguntas de Jordi Évole sobre el ultimátum español para que convocara elecciones: “No aceptamos ultimátums de nadie, es como si yo le dijera a la Unión Europea que le doy unos días para reconocer la república de Catalunya”.

A la pregunta de por qué no quiere realizar elecciones, Maduro respondía: “¿Por qué la Unión Europea tiene que decir a un país del mundo que ya hizo en su momento sus elecciones presidenciales que las vuelva a repetir?”.

 

El Salto

 

 

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS