Pedro Panta, Juventud Guevarista «las jornadas culminaron de foguear a una generación de jóvenes dirigentes populares»

La Agencia Bolivariana de Prensa – Ecuador, continua la publicación de una serie de entrevistas y análisis de distintos actores que participaron en el Levantamiento de Octubre del 2019. Para esta edición  hacemos llegar una   entrevista al compañero Pedro Panta de la Juventud Guevarista.


ABP: Cómo evalúan el papel de la juventud en el levantamiento de octubre de 2019

Pedro Panta, Juventud Guevarista: El papel de la juventud fue fundamental, la gran mayoría de luchadores que estuvieron en las calles los 12 días del Levantamiento pertenecían a este grupo etario.  Estudiantes, obreros, campesinos, indígenas, trabajadores autónomos, desempleados, que fueron los héroes de las jornadas se constituían de jóvenes.

Es importante mencionar que las jornadas culminaron de foguear a una generación de jóvenes dirigentes populares, que en los próximos años e inclusive ahora mismo se están poniendo al frente de las diferentes organizaciones, se dio, en el calor de la lucha revolucionaria ese recambio generacional que siempre se ha hablado en el seno de la izquierda, y que finalmente la lucha misma abrió la puerta para este cambio.

En nuestro análisis hay todo un nuevo sector proletario que se ha puesto en pie de lucha, conformado fundamentalmente por nuevas masas trabajadoras autónomas, informales, semiempleadas, desempleadas, bastante heterogéneo, pero también altamente combativo, y que incluso por su mismo proceso de desarrollo, que se produce en base a la atracción de masas campesinas a las ciudades por el “boom” petrolero de la década pasada, se encuentran entre los 20 y los 30 años máximo, muchos de ellos educados en el campo y luego en la ciudad, lo que marca una pertenencia dual a ambos espacios. En la lucha esto se tradujo en la comunión entre campo y ciudad que potenció las jornadas y dinamizó la lucha hasta niveles muy elevados.

ABP: Dentro de los jóvenes hay una generación que prácticamente con octubre de 2019 fue su bautizo en la lucha callejera como han evaluado ustedes esos sentidos esa incorporación de la juventud a la lucha.

Pedro Panta, Juventud Guevarista: Pudimos apreciar varias cosas, la primera que la mejor escuela de lucha es la misma lucha, rápidamente los jóvenes se adaptaron a la misma y estuvieron a la altura de la demanda histórica.  Durante mucho tiempo existía la preocupación de sí las generaciones que durante el correato no combatieron lo podrían hacer, y sin duda lo hicieron y con creces. La escuela de la lucha callejera permite que los estudiantes aprendan con rapidez y esas enseñanzas sin duda se volverán perdurables en quienes lucharon en octubre.

Por otro lado, se desarrollaron nuevas formas y estrategias, nuevas herramientas de lucha, hasta nuevas estéticas de lucha: escudos, cascos, equipos de protección, voladores, todo tipo de materiales, barricadas, la batalla comunicacional. Sin duda la policía y el ejército se han modernizado, pero los jóvenes populares también lo han hecho, la forma de lucha es moderna, es ágil, es diferente, quienes estaban acostumbrados a las luchas callejeras de los noventa, vieron toda una nueva dinámica que seguramente se seguirá desarrollando en los siguientes procesos.

ABP: Orgánicamente que significó para la juventud guevarista octubre del 2019, en que influyó en su proyección táctica y estratégica.

Pedro Panta, Juventud Guevarista: Para nosotros significó la comprobación empírica de la teoría leninista, la necesidad de fortalecer el proceso de construcción organizativa y la vinculación con las masas para superar las limitaciones de la lucha espontánea. La necesidad de desarrollar, organizar y planificar la lucha de clases.

Hoy consideramos que Octubre marca un antes y un después en la lucha de clases en el Ecuador. La clase obrera tuvo su tercer gran hito de sangre y fuego, después del 15 de noviembre, y la Masacre de Aztra, las jornadas de octubre marcan un nuevo ascenso de la lucha de clases. Al igual que en las masacres anteriores, la sangre obrera no es el fin de la lucha, sino el inicio, Octubre se trata para nosotros del inicio de un proceso revolucionario que demanda una organización con una perspectiva de poder, de una organización que asuma la tarea histórica de construcción revolucionaria de un camino hacia la conquista del poder político.

Octubre significó, el desarrollo de las ideas respecto a la organización, a la lucha, a las formas de organización, al crecimiento de una Organización de Nuevo Tipo, y ese camino lo estamos transitando con errores, pero con una mayoría de aciertos. También implicó el desarrollo de la necesidad de planteamientos teóricos sobre las características de la lucha revolucionaria del pueblo ecuatoriano, sobre la organización de la Resistencia Popular, sobre la Construcción de Poder Popular, sobre las características del proletariado ecuatoriano, del trabajador autónomo, y del desarrollo clasista de los sectores campesinos e indígenas.

Esta es la base, no solo para la construcción de la Organización Revolucionaria, sino también para sentar las bases de procesos políticos, populares revolucionarios que superen la espontaneidad, que dinamicen la lucha de clases, que generen una perspectiva de poder, construida sobre nuestros propios procesos históricos y de lucha de clases. En resumen, es necesario el desarrollo de una perspectiva, de un camino hacia el Poder. Octubre demostró que el pueblo ecuatoriano está maduro para la Revolución, que la clase trabajadora está creciendo y desarrollándose, es nueva, es diferente, es heterogénea, pero también es voluminosa, combativa, mantiene la relación campo- ciudad, y sobre todo, se está fogueando en la lucha.

Octubre es el recuerdo de estas nuevas condiciones, el tablero de la lucha de clases ha cambiado, ahora los sectores populares se encuentran en lucha permanente, la crisis se ha vuelto orgánica y la lucha por la hegemonía es el acontecer diario. La pandemia dinamizó esta crisis. Las políticas anti- obreras, los despidos masivos, la corrupción, la criminal inoperancia, solo ha llevado a que la crisis orgánica se profundice y la misma burguesía se ha visto fragmentada. Octubre es la voz viva del proletariado ecuatoriano, pero esta voz, antes desgarrada, extraña, informe, balbuceante, hoy ha alcanzado claridad, fuerza, potencia, y clama más fuerte que nunca: es momento de luchar por el poder, las condiciones están planteadas y la crisis está madura.  Es la voz del proletariado que se ha puesto a andar y habla a través del más humilde trabajador informal que busca sobrevivir en alguna calle del país.

 

https://abpecuador.wixsite.com/ecua

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS