Pedraz acusa de militar en Segi y manda a prisión a cinco gasteiztarras

Pero tanto el fiscal al solicitar la medida de prisión, como las preguntas a los detenidos y el auto dictado por el juez Pedraz hablan de un único «delito»: militancia en Segi.


Txotxe ANDUEZA |

Tras su paso ante el juez de la Audiencia Nacional, cinco de los jóvenes que fueron detenidos en la madrugada del pasado martes en Gasteiz fueron conducidos ayer a prisión. Se trata de Azaitz Gartzia, Ander Garai, Aitor Juarez, Ganeko Urzelai y Bergoi Madernaz. Además, el juez impuso una fianza de 24.000 euros para Jon Liguerzana, mientras que decretó la libertad para Jon Anda, uno de los gasteiztarras a los que no localizó en su domicilio la Policía española y que se presentó ayer en el tribunal especial español.

La operación policial en la que fueron detenidos estos jóvenes tuvo lugar en la madrugada del pasado martes. El Ministerio del Interior español emitió ese mismo día una nota en la que les acusaba de estar vinculados con la realización de acciones de kale borroka que han tenido lugar en la capital arabarra desde otoño de 2007, e incluso hacía una relación de las que consideraba más destacables.

Pero esas acusaciones poco peso tuvieron en las preguntas que les hicieron ayer en la Audiencia Nacional, que según informó a GARA el abogado presente en las declaraciones, Iker Urbina, estuvieron relacionadas con la organización juvenil Segi. También el fiscal basó la petición de ingreso en prisión de todos ellos en la acusación de pertenencia a la organización ju- venil.

Los jóvenes han permanecido incomunicados desde el martes, en que fueron detenidos y trasladados a Madrid. El juez Pedraz admitió las medidas para prevenir la práctica de malos tratos o torturas solicitadas por el abogado de los seis jóvenes, y al menos un médico ha podido visitarles junto al forense de la Audiencia Nacional de forma periódica durante el periodo de detención. Ayer les fue levantada la incomunicación, y todos ellos aseguraron haber recibido un trato correcto.

«Dirigentes de Segi»

Leyendo el auto dictado por el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz es difícil saber exactamente de qué les acusa. Así, si bien razona la decisión de la prisión provisional en la existencia de «indicios racionales de criminalidad relativos a la comisión de un delito grave» y de «peligro serio de fuga», no concreta las acusaciones ni la relación que los detenidos tendrían con las acciones de kale borroka cuya organización o autoría se les imputaba en la nota emitida por el Ministerio del Interior para justificar las detenciones.

Por el contrario, Pedraz relata los materiales incautados en los registros del pasado martes por la Policía española y hace a partir de ellos meras deducciones. Por ejemplo, el hallazgo de «un colgante con anagrama de ETA, boletos para la financiación de Segi, octavillas, un pañuelo de Segi y un libro sobre `qué hacer ante una detención'» llevan al magistrado a deducir que uno de los detenidos es militante de Segi, mientras que la «tenencia de 23 mapas topográficos» sirve para «acreditar la condición de responsable de Segi» de otro. Pero más allá de «una sudadera», que según el juez sería de las «utilizadas habitualmente en acciones de kale borroka», el auto no aporta elementos que relacionen a los detenidos con acciones concretas, y se limita a deducir la militancia de todos ellos en Segi, y con ello, su supuesto papel de coordinador de las acciones de kale borroka en la capital arabarra.

A pesar de todo, el juez del tribunal especial español decidió el ingreso en prisión provisional y sin fianza para cinco de los jóvenes, mientras que en el caso de Jon Liguerzana decreta la prisión provisional eludible mediante una fianza de 24.000. Para Jon Anda decretó la libertad provisional sin fianza, aunque deberá comparecer semanalmente en el Juzgado.

Otro joven de Barakaldo se presentó también ayer a declarar ante la Audiencia Nacional, quedando posteriormente en libertad, a pesar de que el proceso judicial abierto contra él sigue adelante.

En este caso, está acusado de haber participado en la quema de un autobús en Barakaldo, en agosto del año 2000.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS