Pax americana

Las claves de la Pax norte americana en Kosovo

El emperador Bush II impondrá su paz

Domingo 17 de febrero de 2008, por ER. Nueva York

Las luchas etnicistas neofeudales se cobran otro micro-estado independiente con el beneplácito del Imperio Norteamericano y la Unión Europea.
Kosovares celebrando su independenciaIndependencia dependiente del Imperio Norteamericano

Cuando tan sólo faltan horas para que Kosovo declare su independencia, el emperador norteamericano ha asegurado en el transcurso de su visita oficial a Tanzania que su país y sus aliados —incluida la Unión Europea— «trabajaran para evitar la violencia».

Al parecer, las condiciones que pide Bush II son mínimas: «Que el nuevo Gobierno de Kosovo defienda los derechos humanos y los derechos de la minoría serbia».

La ONU —apéndice del Imperio Norteamericano— espera desplegar en marzo unos 2.000 soldados que aseguren la Pax Norteamerciana en la zona. Se unirán a los 16.000 militares que ya tiene ubicados en la zona la Organización del Tratado del Atlántico Norte. La paz en la región será producto de la incursión masiva de los ejércitos y será impuesta por los poderes imperiales que esperan imponer sus ortogramas políticos en el territorio.

La región invadida por la OTAN en 1999 en un intento de proteger a la minoría albanesa que estaba siendo masacrada a manos de los nacionalistas etnicistas serbios. La espiral de violencia del neofeudalismo provocó a su vez que la guerrilla albano-kosovar (UCK) comenzara también a limpiar el terreno de civiles serios.

Serbia mantiene que la declaración de independencia es ilegal porque no tiene el refrendo de la ONU, cuestión puramente metafísica, porque lo que importa es la dialéctica de Estados realmente existentes y sus fuerzas efectivas y no si el metafísico contubernio de embajadores de Nueva York apoya o no los procesos independentias. Rusia en principio se ha presentado como aliada de Serbia —posición tradicional— aunque se sospecha que la independencia de Kosovo puede ayudar a Rusia pues aleja a Serbia de las fauces de la Unión Europea. Si la independencia kosovar se hace efectiva, es posible que haya una reacción serbia ante la Unión Europea. El emperador Bush II de todos modos lo ha dejado claro: «Creemos que los intereses de Serbia deben estar alineados con Europa, y los ciudadanos serbios pueden saber que tienen un amigo en América». Es decir, a Serbia no le queda otra que estar con los Estados Unidos y con la Unión Europea. Este es el tipo de ’independencia’ nacional que consiguen estos micro-estados.

Kosovo aumentará la lista de los Estados nacidos a partir de la descomposición de la Yugoslavia comunista. Su nombre acompañará a los estados que desde 1991 engrosan la lista: Croacia, Eslovenia, Macedonia, Bosnia y Montenegro. La ex-yugoslavia es el ejemplo más palmario de lo que la unión entre los intereses imperialistas externo y el fomento del nacionalismo etnicista interno —que los comunistas toleraron— puede causar a una Nación política.

Ante la insistencia de la prensa, Bush no ha confirmado si EE.UU reconocerá el nuevo Estado aunque todos los analistas dan por hecho que tras un corto periodo de tiempo prudencial, el Imperio y la Unión Europea reconoceran el status quo. La mejor prueba de esto es que no se han opuesto firmemente a la independencia. Y quien deja hacer es, por lo menos, cómplice de pecado de omisión.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS