Parque de Mendicouague (Santander)- ¡¡ LA LUCHA CONTINÚA !!

Hace ya más de un año un grupo de vecinos y ciudadanos de Santander se organizaron formando un colectivo que día a día está haciendo frente a una de las múltiples barbaridades que vienen realizando en temas medioambientales los representantes del Partido Popular de este Ayuntamiento, informando de todo ello en anteriores artículos de opinión.

Como expresaba en el resumen de este comentario, si la libertad significa algo, es sobretodo el derecho a decir a estos representantes municipales lo que no quieren oír (en este caso concreto “ver”).

La libertad de expresión es un Derecho que recoge la Declaración Universal de los Derechos Humanos en su artículo 19º y en la Constitución española en su artículo 20º y que por lógica tanto el alcalde de Santander D. Íñigo de la Serna como su concejal de Barrios D. Santiago Recio, por los cargos que ocupan, tendrían que acatarlos y aplicarlos como método.

Al mencionado alcalde como a los concejales populares, les molesta que vecinos del Parque de Mendicouague destaquen, con plena libertad, su discrepancia con ellos.

Ya van siendo varias veces que al Colectivo de Vecinos les coartan esa libertad de expresión, utilizando reglas burocráticas y actuaciones caciquiles.

La última rabieta que ha cogido maese Íñigo ha sido, que no le ha gustado que vecinos de ese Parque le hayan recordado sus desacuerdos trasmitiéndoselo con una decoración navideña en las ramas de sus árboles y que consistía en lo que para muchas familias de esta ciudad simboliza su gestión vecinal, “UN NEGRO Y CACIQUIL CALVARIO Y UNA CAJITA DE SORPRESAS”

Véase:&nbsp parquesi@gmail.com

Lo curioso es que al Parque de Mendicouague lo están matando lentamente.

Lleva abandonado muchos meses, no solo las costosas (económicamente) maquinitas para realizar las correspondientes pruebas lo dejaron destrozado y embarrado, sino que no ha habido ninguna instrucción por parte de ese Ayuntamiento a sus brigadas de mantenimiento para que realicen su limpieza interior, su siega y su correspondiente poda anual, deduciendo de todo ello que siempre le ha importado, le importa y le importará un pimiento la opinión de los vecinos de este entorno, de sus ciudadanos y hasta el propio Parque.

Su déspota forma de actuar, pasándose por el forro ese derecho que tenemos los ciudadanos denominada libertad de expresión. Su empecinamiento en construir el famoso parking subterráneo por motivos puramente mercantiles llevando con ello la desaparición de este Parque, se semejan mucho aquellos procederes en tiempos de la dictadura franquista.

En esta ciudad como en el exterior su verborrea en temas de sostenibilidad y medioambiente llegan a sobresalir hasta tal punto que (entre otros) solicita que Santander sea Capital Europea de la Cultura 2016 (entendiendo que también incluiría la cultura medioambiental).

En cambio la transformación del Parque de Mendicouague con esas pinceladas –“luto navideñas”- ha sido motivo de poner en píe apresuradamente a esa brigadas de mantenimiento (o desmantelamiento más bien) llevando a cabo sus instrucciones.

Les faltó tiempo para que se pusieran manos a la obra, ejecutando la encomendada labor&nbsp a la mayor brevedad, despojando de todos sus árboles esos objetos insurgentes que libremente los ciudadanos habían colocado.

Maese Íñigo sigue en sus trece, haciendo oídos sordos a una vecindad y a parte de la ciudadanía que le sentó en su sillón de barro, faltándoles a todos ellos el respeto día tras día con sus caciquiles actuaciones.

La estatua del antiguo dictador desaparece de la ciudad y no es porque a D. Íñigo de la Serna se le haya ido la olla, no, es porque va ha realizar otra de sus obras inacabadas en la Plaza del Ayuntamiento con otro parking subterráneo (recordad que en otros tiempos eran pantanos) y para callar algunas voces partidarias de aquel símbolo represor del extinguido régimen y de una forma patriótica a “plantado” una pequeña Bandera Constitucional de 10 x 7 metros , con un mástil que “apenas” alcanza los 35 metros de altura, en un lugar pintoresco de la capital cántabra aprovechando ese momento para llenarse la boca en ensalzar los valores de “soberanía, independencia, unidad, integridad, &nbsp respeto e igualdad que representa y promueve la Constitución", (lógicamente para este caso). Por cierto, días después, los bomberos tuvieron que quitarla provisionalmente por motivos de seguridad ante la llegada de un fuerte temporal.

&nbsp A este paso para el año 2086, cien años después de la muerte del dictador, es posible (siempre por algún motivo relacionado con el hormigon), quiten los nombres de aquellos criminales que todavía mantienen la mayoría de sus calles..

&nbsp La bandera ondea al viento, el Parque de Mendicouague ya está limpio de insurgencias y vigilado por agentes de paisano, de nuevo la ciudad vuelve a estar en orden.

Una noche más el alcalde popular (de partido, no de pueblo) maese Íñigo durmió tranquilo,.

Mientras tanto el Parque de Mendicouague, que ya no es tan solo un "simple" Parque porque después de más de un año de lucha y cada vez más organizada, es mucho más&nbsp y continúa&nbsp “resistiendo y con esa roncha en el trasero, el alcalde de Santander D. Íñigo de la Serna, hace recordar a los santanderinos y no santanderinos ese dicho popular que dice: “el día que el lobo se empeña en tener razón……… pobres corderos”.

Jomateix

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS