Paro nacional en Perú. Se inició este martes bajo amenazas del Gobierno

9

LIMA (AFP)&nbsp

Bloqueos carreteros al comenzar paro

El gobierno del presidente Alan García enfrenta una prueba de fuego con sindicatos que programaron para este miércoles una huelga nacional de 24 horas, que tiene como preámbulo un paro campesino de dos días que se inició este martes en las regiones andinas y amazónicas del país.

La protesta es organizada por la Confederación General de Trabajadores de Perú, de izquierda, que rechaza el alza del costo de vida, exige al gobierno de García un aumento general de sueldos y salarios y repudia “la política entreguista, de privatización y concesión de tierras, aguas, bosques, puertos y la Amazonía”.

Para contener la protesta, García dispuso que las fuerzas armadas salgan a las calles para resguardar el orden, decisión que ha aumentado la tensión y ha irritado a los líderes sindicales que la consideran una provocación.

Como antesala del paro nacional cientos de campesinos iniciaron hoy un paro nacional de 48 horas convocado por la Confederación Nacional Agraria y la Confederación Campesina en demanda de la derogación de una reciente ley que permite el ingreso de la actividad minera a terrenos de las comunidades campesinas, lo que llevaría a su desintegración.

En la surandina Ayacucho, donde en 1980 surgió el grupo armado Sendero Luminoso, al menos 8 mil personas salieron a las calles para protestar contra la política general del gobierno y exigiendo la expulsión de unos 200 soldados estadunidenses destacados en esa región. La ciudad acata el paro con cierre de comercios, ausencia de clases escolares y escasez de transporte.

El gobierno señala que los militares extranjeros, que permanecerán hasta septiembre, realizan actividades de apoyo a la población, como ayuda médica y construcción de obras sociales.

Grupos de campesinos bloquearon hoy carreteras en regiones andinas y amazónicas, incluyendo la vía férrea a la ciudadela incaica Machu Picchu, informó la policía.

La empresa PerúRail suspendió como medida de precaución el servicio de trenes a Machu Picchu, la mayor atracción turística del país, al tomar nota del corte de la vía en dos tramos por parte de campesinos en huelga.

Mientras, el gobierno auguró el fracaso de las huelgas y denunció que los sectores políticos de oposición que las impulsan buscan crear en el país sudamericano un ambiente “preinsurreccional”.

Por otra parte, se reportó que un sismo de magnitud 6.2 sacudió el martes la sureña Arequipa y dejó al menos un muerto, cinco heridos así como daños parciales en el puente de una localidad y en algunas viviendas.

Telesur

Paro nacional en Perú inició este martes bajo amenazas del Gobierno

El paro convocado para este martes y miércoles en Perú está amenazado con cárcel y represión militar. También fue declarado ilegal por el Ministerio de Trabajo, que advirtió a quienes no asistan a trabajar que les descontarán los sueldos y serán susceptibles a otros castigos.

El paro nacional convocado por la Confederación General de Trabajadores&nbsp (CGT) y la Confederación Nacional Agraria (CNA) inició este martes su primera etapa con algunos cortes de ruta en zonas andinas y amazónicas,&nbsp en medio de decretos gubernamentales de ilegalidad, amenazas de presidio y uso de la fuerza militar para reprimir cualquier manifestación.

Grupos campesinos protestaron en varias rutas en rechazo a una&nbsp reciente ley que permite el ingreso de la actividad minera a terrenos de las comunidades ruralistas, lo que llevaría a su desintegración, denunció Antolín Huáscar, líder de la CNA.

La medida de fuerza, que antecede a un paro nacional de 24 horas decretado para el miércoles, comprende, además,&nbsp una huelga general en varias regiones de la Amazonía, por diversas demandas contra las políticas neoliberales que ha implementado el presidente Alan García.

Los sectores&nbsp rechazan el incremento del costo de la vida y la criminalización de la protesta social.

También exigen la salida de un contingente de 200 soldados estadounidenses que llegó a la sureña ciudad de Ayacucho en junio pasado, y que Lima asegura&nbsp que permanecerán sólo hasta septiembre, mientras realizan "actividades cívico humanitarias, como ayuda médica y construcción de obras sociales".

Cárcel a los obreros

Precisamente para penalizar cualquier tipo de protesta en estos días, la fiscal&nbsp peruana,&nbsp Gladys Echaiz, anunció este martes penas de hasta ocho años para quienes "alteren la tranquilidad" y argumentó que esta decisión se basa en el Código Penal vigente.

"El Ministerio Público en su calidad de defensor de la legalidad y los intereses públicos, considerando los derechos ciudadanos y la prevención del delito, adopta las medidas pertinentes para evitar hechos contrarios al ordenamiento legal, que puedan perpetrarse durante el desarrollo de las movilizaciones convocadas por los gremios sindicales y organizaciones de trabajadores", señaló.

Desde ya, el Ejecutivo ha ordenado una fuerte custodia por parte de la Policía, que será apoyada por las Fuerzas Armadas, medidas que&nbsp altos voceros de la CGT han calificado como dictatoriales y excesivas.

El vicepresidente de la CGT, Olmedo Auris, declaró a la prensa local que el gobierno de García busca provocar al pueblo y a los trabajadores con la decisión pues "hay decretos legislativos que amparan al Ejército y a la Policía para poder disparar".

Auris aseguró que&nbsp el paro no se tornará&nbsp violento. "El Gobierno pretende hacer ver que nosotros vamos a convertir esa fecha (9 de julio) en una actividad incontrolable, lo cual no es así", dijo.

El dirigente sindical aseguró que "de nuestra parte, no habrá ningún acto de violencia, ni mucho menos vamos a poner en tela de juicio la integridad física y moral de las personas ni de las instituciones".

Paro es ilegal

El Ministerio de Trabajo de Perú declaró ilegal&nbsp el paro por no reunir los requisitos necesarios y anunció que habrá sanciones económicas y administrativas, en empresas privadas y públicas, para quienes lo acaten.

Los que no laboren "serán susceptibles de descuentos y sanciones disciplinarias que puedan adoptar el empleador, tanto el Estado como los particulares", afirmó&nbsp el viceministro de Trabajo, Jorge&nbsp Villasante.

Desde 2006, el presidente Alan García ha enfrentado&nbsp innumerables protestas&nbsp de corte social, entre ellas paros médicos, de enfermeras, maestros, trabajadores sociales, obreros de puertos, mineros, campesinos, cocaleros, trabajadores judiciales, trabajadores de las morgues, entre otros sectores productivos del país.