Paraguay. La historia desgarradora de este sitio evidencia de lo que fueron capaces los usurpadores para quebrar al Paraguay independiente, karajo!

“La cobardía es madre de la crueldad”. Charles Louis de Secondat, Señor de la Brède y Barón de Montesquieu.

Rememoro nuevamente aquí como antecedente de este modesto escrito las aportaciones de eventos históricos del Paraguay de la Dra. María Elena Ramirez de Rojas hace apenas unos años atrás en ocación de una entrevista sobre la temática estudiada por ella: 198 años de la creación y el desarrollo de la Sanidad Militar, que es en realidad la historia de la Salud Pública paraguaya, de ello redacté un artículo que intitulé «Retazos históricos ante el bicentenario paraguayo: La sanidad».

Ahora, despues de una nueva visita a la facultativa, y en amable gesto, la autora de la mencionada obra, nos llevó a la plaza de lo que atribuyo como la historia más desgarradora de un sitio que evidencia de lo que fueron capaces los usurpadores para quebrar al Paraguay independiente.

A partir de su independencia ( 1811) Paraguay había construído una nación cuya caracteristica preponderante fue su modelo socio-economico equitativo ,y en él sobresale la unidad productiva “Estancias de la Patria” que reconocemos con raigambre cooperativa, fortalecidos por el propio Charles Fourier ,pensador frances del siglo XIX, quien creyó ver en ellas a sus falanterios (cooperativa integral y autosuficiente).

Próximos a llegar al sitio donde se encuentra enclavado el monumento a los caidos en el combate de la batalla de Piribebuy durante la guerra de la Triple Alianza (1865-1870),la Dra. Ramirez nos narra un episodio sobrecogedor, se trata de la actitud de una enfermera ante el escenario dantesco del incendio del hospital,en que saca a su hijo del lugar, negándose, sin embargo, a abandonar a sus pacientes.

El contexto historico fue la genocida guerra tramada por el imperialismo ingles y ejecutado por los gobiernos de Argentina,Brasil y Uruguay cuyo fin no fue otro sino el de destruir un modelo economico-social y politico autónomo e independiente.

Seguimos a Julio José Chiavenato, periodista brasileño, en su libro “Los crímenes de guerra cometidos por los aliados” en el capitulo denominado “Un sádico entra en escena: el Conde D’eu”,trascribimos un corte de tres párrafos del mismo:

“Pero el gran criminal de esa guerra es el Conde D’Eu, yerno de Pedro II, que a partir de 1869 substituye al Duque de Caxías en el comando del ejército. El Conde D’Eu tiene una crónica fantástica por los crímenes que cometió en esa guerra. En la batalla de Piribebuy, cuando murió el valiente general brasileño Menna Barreto, la irritación del príncipe francés llegó a tales límites de brutalidad que mandó en un torpe acto de venganza, que ciertamente no honra al militar muerto, degollar a todos los prisioneros paraguayos capturados, inclusive al comandante Pedro Pablo Caballero (no confundir con Bernardino Caballero). El Conde D’Eu, pálido y trémulo, según los testimonios de la época, asistió de lejos, el degüello colectivo de un ejército vencido”.

“Pero la crónica de su villanía tiene aspectos más rudos y salvajes. Él mando cerrar el viejo hospital de Piribebuy, manteniendo en su interior a los enfermos-la mayoría viejos y niños- y lo incendió. El hospital en llamas quedó cercado por las tropas brasileñas que cumpliendo órdenes de ese rubio príncipe loco, empujaban a punta de bayonetas hacia dentro de las llamas a los enfermos que milagrosamente intentaban salir de la hoguera. No se conoce en la historia de la América del Sur, por lo menos, ningún crimen de guerra más asqueante que ese. Incendiar un hospital y matar los enfermos! Quemar vivos a viejos y niños”.

“Pues bien, las tropas aliadas que cometieron tales crímenes -los más bárbaros de ellos al mando del Conde D’Eu- proceden por cuenta de gobiernos que se esmeraban en presentar al mundo al Paraguay como una guarida de bárbaros, la guerra como una forma de redención de los paraguayos de las garras de Francisco Solano López! Nunca el crimen de la guerra estuvo tan íntimamente ligado a la calumnia, a la infamia y a la mentira. Nunca se vio tanta vergüenza en América”.

Como testimonio de nuestra presencia en tan sagrado lugar está la lacónica fotografía que aculta sentimientos de impotencia y desprecio a tan cobarde actitud, que recuerda que la especie humana en su transcurrir hacia la construcción de un mejor mundo pagó y sigue pagando precios ligados a la demencia.

La Patria soñada será construida por hombres y mujeres imbuidos de conocimientos, valores y sentimientos que tengan que ver con ese pasado glorioso del Paraguay cuyo proceso agroindustrial fuera interrumpido por intereses mezquinos externos.

¡En eso pensamos y nos afirmamos cuando decimos que la Reforma Agraria con Base Cooperativa en el Paraguay es una cuestión de humanidad. Este noble planteamiento cooperativo brota de la historia misma del Paraguay Independiente del Dr. Francia y los López que tuvieron a los campesinos en lo más hondo de sus corazones!.
¡En la fraternidad,un abrazo cooperativo!

Por José Yorg, el cooperario

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS