Paraguay: campaña internacional en solidaridad con el periodista Paulo López

Publicidad

El periodista paraguayo, Paulo López, reportero del periódico  E´a, está siendo víctima de una tenaz persecución, que en este momento se encuentra en una instancia judicial.

La historia se remonta al 3 de enero de 2014 cuando en medio de una protesta ciudadana por la suba del transporte público en la ciudad de Asunción, Paraguay, Paulo, en pleno ejercicio de sus funciones como profesional de la comunicación, se acercó a cubrir el hecho y a preguntar a los policías por su accionar violento contra los manifestantes, ya que incluso menores de edad  habían sido apresados y se negaba información sobre los mismos. En respuesta a ello Paulo recibió agresiones por parte de los policías, luego una aprehensión, amenazas y torturas.

En aquella oportunidad, el Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura (MNP) elaboró un informe de intervención en el caso de las detenciones arbitrarias de manifestantes y la denuncia de torturas sufridas por el periodista Paulo López. El examen médico constató, entre otras, “lesión lineal transversal en la parte anterior del cuello con congestión”, y “lesiones con equimosis (amoratamiento) lineales en diversas direcciones en el abdomen, parte anterior, costado derecho”.

Pero el hecho no sólo quedó en la absoluta impunidad sino que posteriormente se procedió a la criminalización de Paulo,  pues en el mes de diciembre, al retornar a Paraguay para las fiestas de fin de año, ya que Paulo se encontraba en la Argentina realizando una Maestría en Periodismo en la Universidad Nacional de La Plata (UNLP), fue demorado en la frontera y privado de su libertad, a causa de una orden de captura librada en su contra, tras una imputación fiscal que desconocía.

En la causa penal en la que el mismo es el denunciante de hechos de tortura y otros delitos de los que fue víctima en una comisaría, no se han visto avances por parte de la Fiscalía de Derechos Humanos. El fiscal a cargo ha tenido un desempeño deficiente desde el principio, como señala el informe sobre el caso elaborado por el Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura (MNP), en el que se concluye que han ocurrido hechos de violencia institucional que se encuadran bajo varios tipos penales. La actuación del Ministerio Público en dicha causa contrasta con el actuar del fiscal Emilio Fúster, quien sin observar principios básicos como el de objetividad, ha hecho avanzar una causa contra Paulo imputándolo por “resistencia”. Se están avasallando de este modo sus derechos fundamentales: se lo revictimiza, criminaliza e incluso perjudica con restricciones arbitrarias.

En este momento Paulo tiene su libertad restringida, no puede completar sus estudios en la UNLP porque tiene prohibido abandonar el país, corre el riesgo de ser acusado por “resistencia”, no puede ocuparse de la causa por las torturas que ha recibido porque debe lidiar con la causa que sobre él han montado.

Por todo ello, desde Buenos Aires el Movimiento138. Colectivo de resistencia cultural ha iniciado una campaña en solidaridad con Paulo López. Se pide a todas las personas que quieran manifestarse por la libertad de Paulo y en solidaridad con el mismo, enviar un mail a la casilla movimiento138@gmail.com con el asunto “Yo me solidarizo con Paulo” y en el cuerpo del mail indicar los datos de nombre, profesión y/o institución y país de procedencia.

El Movimiento 138 llama también a  todas las instituciones a pronunciarse sobre el tema utilizando los medios de comunicación alternativos, comerciales, populares, porque se trata de defender el derecho a la libre expresión, a la comunicación y  la democracia.

La situación en la que se encuentra Paulo, se enmarca en un contexto de represión institucional ya que se persigue a comunicadores y periodistas que intentan mostrar el carácter autoritario del Estado paraguayo. Cabe señalar, que en poco más de un año 5 periodistas han sido asesinados en Paraguay, otros han recibido amenazas y agresiones. Con la criminalización y persecución que recibe Paulo López se pretende su silenciamiento.

Delia C. Ramírez es becaria de CONICET/UNSAM e integrante del Movimiento 138, colectivo de resistencia cultural en Paraguay

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More