Paraguay, Bolivia y los golpes de estado…

Ya no son necesarios los golpes de estado violentos para derrocar gobiernos legítimamente elegidos en las elecciones.  Y ya  no son necesarias, porque los mismos que en Honduras usurparon la institucionalidad y al representante elegido democráticamente en las urnas, la derecha y la burquesia que orientada – de eso no hay ninguna duda –  por los gringos, llevaron a cabo el golpe de estado en Honduras. Los gringos que tras bambalinas deciden según su calendario político desestabilizar la región latinoamericana. Estos «nuevos» golpes de estado  la primera fase no es la violencia. La violencia se instala despues de que se haya ejecutado el golpe. Lo sufren a diario los movimientos sociales, y periodistas… se tortura, se asesina, se desaparecen a disidentes y a opositores.

Son los mismos que en el pasado violentaban el estado del derecho;  primero con  el ejército y luego para mantener al pueblo en constante miedo se valían de los escuadrones de la muerte. Y son la derecha oligárquica, corrupta, y narcotraficante los que organizan y planifican minuciosamente con los gringos, este tipo de golpes de estado blando y de nuevo tipo. En Honduras la excusa fue una consulta popular, en el Paraguay un juicio político. Por más que quieran arropan a estos golpes de estado con que todo está de acuerdo a la constitución y a la legalidad.

En Paraguay y en la destitución del Presidente Lugo… los hechos que llevaron al congreso de la burguesía y políticos corruptos  fue preparada y orquesta  para precisamente, ellos, exigir la destitución del Presidente Lugo. Los hechos se manifiestan por si solas, alguien o algunos, instigaron a campesinos para que se tomaran una tierras públicas que, un terraniente de apellido Riquelme, se las adjudico en tiempo de la dictadura. 

Una  emboscada para matar a campesinos, policías… y presentar,  a quien no ha participado ni en la organización ni en la planificación de los hechos, como el responsable  – primero y último – de los acontecimientos. Ferando Lugo fue la victima necesaria  y primera, para ejecutar los tan macabros hechos¿desde cuando venia la derecha planificando esta crimen?.  Eso es lo que han hecho en estos últimos días en el Paraguay con «el golpe de estado blando», poner a alguien que siga las órdenes del imperialismo.  Y sí, ha habido derramamiento de sangre y quienes planificaron estos execrables hechos, son lo mismo que ahora dicen y hacen un juicio político a Lugo. Las comparaciones por tanto en estos dos golpes el de Honduras y el de Paraguay, tienen algo en común. La “legalidad y la constitucionalidad”.

Ecuador y ahora Bolivia.

En el 2010 una reivindicación policial llevó por medio de una lucha reivindicación salarial a una inestabilidad social en el país. Esta “nueva” estrategia de golpe, intentaba entre otras cosas, demostrar a la sociedad que sí había elementos necesarios para destituir al presidente, hubo disturbios, saqueos, robos y un sinfín de delitos comunes en el país, era responsabilidad del Gobierno del presidente Correa y si este,  por tanto, no cuidaba el bien común de los ciudadanos, el caos y el desorden obligarían a destituirle como presidente.  Si  eso  hubiese funcionado, el golpe de estado de nuevo tipo se hubiese instaurado.

Con lo que no contaban quienes estaban detrás (y entiéndase la CIA) y los pocos policías que arengaban a una revuelta  era que,  ante los sucesos, el Presidente Correa fuese donde ellos para escuchar In situ las reivindicaciones. Es en ese sentido  los policías envalentonados, creyeron que era   momento de  llevar a cabo dicho golpe, intentado entre otras cosas acabar con la vida del presidente Correa.. la historia sin embargo, tomo otro rumbo desenmascarando asi el golpe de nuevo tipo.

Es esto precisamente lo que intentan en estos días los policías o algunos pocos  que quieren crear en la sociedad boliviana inestabilidad y el ciudadano al no ver a los policías cuidando  en las calles, el caos se implanta y exijan por la incapacidad del Gobierno de Evo Morales, su dimisión o en este caso su derrocamiento.

En el caso Boliviano seria mucha casualidad que, indígenas que vienen haciendo desde semanas una caminata en defensa del Tipnis lleguen a la capital, precisamente cuando un puñado de policías se escuda en el aumento salarial para crear caos y  este se imponga en la sociedad.  Vemos cómo fuerzas oscuras, ex candidatos de partidos políticos que no son policías, encapuchados que entran a las unidades de las Policía  distribuyendo armas para qué, precisamente porque buscan muertos, en este momento en Bolivia este golpes de estado está en la primera fase, la segunda es   muertos – y quienes los avalan – exigirían la dimisión del presidente porque éste no ha sido – ni es – capaz de controlar los disturbios y para más inri argumentaran como en Paraguay que  no ha sabido mantener la tranquilidad que tanto anhelan  los ciudadanos.

Estos nuevos golpes de estado se están dando en toda América latina en aquellos países donde quienes gobiernan no están en la órbita de los gringos. Gobiernos de izquierdas  que favorecen a las amplias mayorías ya que son estas  quienes eligen democráticamente a sus dirigentes. Son estos presidentes, sin embargo, y lo que hay detrás como  la justicia y la equidad social la que no gusta a los gobiernos yanquis.

Los imperios pasan por encima de la soberanía de los pueblos y para ello se valen de burguesías locales inquinas, militares obtusos y policías cipayos que se prestan para sembrar el caos y desestabilizar estos procesos que están demostrando al mundo de que Sí  es posible una alternativa económica a la que imponen los yanquis al mundo. La cuestión de fondo en el continente es pues democracia participativa y no democracia representativa, y es la segunda la que prefieren los yanquis y sus lábiles amigos de las burguesías latinoamericanas.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS