“Paradojas”

Por Prudenci Vidal Marcos

“No podemos ser los responsables de nuestro propio declive como sociedad”” No matemos las esperanzas de los jóvenes por mantener nuestra ya caduca coherencia mental.”

Por Prudenci Vidal 

Hace Unos días escribíamos acerca de las redes mentales que tejemos a lo largo de nuestras vidas y que en los momentos actuales, debemos poner en tela de juicio porque ya no responden a las necesidades que la política social de nuestro país necesita, según mi modesta opinión.

Resulta paradójico que los partidos clásicos, tanto de la derecha (PP,PDeCAT, PNV) y los advenedizos (CS) se hayan puesto de acuerdo con nocturnidad para dinamitar el Pacto de Toledo y hacer ver a la ciudadanía que han sido los jóvenes de izquierdas, esos que reciben la mayoría de votos por parte de los jóvenes, quienes han salido en defensa del sistema de pensiones que da sentido a la sociedad del bienestar de nuestro país.

Resulta más que paradójico, que los que durante tantos años han estado implicados en política defiendan hoy en día que debe aumentarse la edad de jubilación más allá de los 67 años, cuando queremos volver a los 65, que la lucha por indexar las pensiones sólo al IPC, resulta que defienden que deben aplicarse otros baremos como la productividad y la media de la subida de salarios etc, el factor de sostenibilidad etc. Y es que ellos cuentan que esas redes mentales les van a continuar siendo fieles, a pesar de sus planteamientos y propuestas antisociales. Ningunean la capacidad de movilización que los pensionistas hemos llevado a cabo durante estos largos años de lucha en las calles y ante las instituciones y fían más su permanencia en el poder a los votos de la fidelidad permanente que a la capacidad de análisis de la realidad de quienes ahora defiende a capa y espada la dignidad de sus pensiones y de sus medios de subsistencia.

Estos mismos permanecen fieles, fidelísimos, a los planteamientos neoliberales de la Europa de los especuladores. Ven en el sistema de pensiones públicas la panacea próxima a un impresionante negocio que llenaría las arcas bancarias de quienes son los ejecutores de sus inconfesables propósitos. Por eso, compañeros y compañeras, debemos romper nuestras redes mentales y hacer un receso para poner en cuestión todo lo que han hecho los partidos respecto de las pensiones.

Ante este largo periodo electoral que se nos avecina, debemos ser responsables de nuestro voto y dejar nuestra inercia de votantes de tal o de cual partido y ser consecuentes con nuestra situación de pensionistas y de militantes a favor del sistema de pensiones públicas y beligerantes contra todo el sistema de pensiones privadas, ya vengan de las aseguradoras y bancos, ya de partidos, como los descritos o de la Unión Europea.

Nuestros medios son escasos y de vez en cuando llenamos paredes, farolas, portales y tiendas de fotocopias con nuestros mensajes. Este es el momento más adecuado para llamar la atención de toda la ciudadanía para que, siguiendo nuestro ejemplo, se informe de la situación real de lo que se propone. Debemos preguntarnos: ¿de lo nuestro qué propones? Y según las soluciones que encontremos votar, no ya por inercia sino por la motivación de la igualdad, la libertad y de un estado social que asegura la vida de sus mayores, que han levantado este país a base de mucho esfuerzo y que ahora se ve amenazado.

No podemos ser los responsables de nuestro propio declive como sociedad. Los jóvenes nos están dando un ejemplo en el Parlamento. Sus propuestas sociales son las más progresistas, las más trabajadas, las más sociales y la calle, esos más de 300.000 jóvenes que van a votar por primera vez, indican cuál es el camino a seguir. No matemos sus esperanzas por mantener nuestra ya caduca coherencia mental y démosles espacio para que tomen el relevo de nuestra militancia con leyes que favorezcan a la mayoría social de esta país, empezando por reclamar la devolución de lo robado y de la subvencionado.

Amigos y amigas: las pensiones se defienden con el voto y en función de nuestro compromiso, no ya con nuestra tradición en el voto. Recordemos junto al grupo Jarcha que además del himno de transición “Libertad sin ira”, también compuso la canción “Habla pueblo habla” que decía: Vota pueblo, vota, pero no votes a quien te explota.

Prudenci Vidal Marcos

Miembro de Marea Pensionista

COLABORA CON KAOS