Paradojas ideológicas en la afiliación a CCOO

Antes de empezar querría indicar que esto me toca más de cerca, ya que sí soy afiliado de CCOO, pertenezco al órgano de dirección de mi región y el pasado un año fui elegido como representante de los trabajadores en una lista de CCOO.

Y no sólo me toca más cerca, sino que también me preocupa que mi sindicato, que se define de clase, sociopolítico y que en su declaración de principios da lugar a los pronunciamientos tradicionales de la izquierda, se haya convertido en el sindicato favorito de las personas que se encuentran más a la derecha del espectro político.

No soy maximalista y puedo entender que una cierta flexibilidad permite que un sindicato crezca y se haga más fuerte y así defienda mejor los derechos de los trabajadores. Pero la apertura tiene unos límites que no son otros que el mantenimiento de la señas de identidad del sindicatos y de los motivos por los que muchos nos afiliamos a CCOO en un momento dado.

A veces se me cae la cara de vergüenza de ver a determinados personajes decir no sólo que son de CCOO, sino que se presentan a las elecciones sindicales por CCOO, mientras que defienden los postulados más duros de la derecha en cada uno de los ámbitos.

Como vivimos en una democracia y cada cual puede afiliarse al sindicato con el que se encuentre más cómodo, no pasa nada si los que defienden otros postulados a los de CCOO formen otros sindicatos o se afilien a otros ya existentes, pero me duele ver como mi sindicato se va convirtiendo en el sindicato de la derecha, en una asesoría más que en una plataforma de reivindicación y de cambio social.

No sé quién es el responsable de esto ni quién pudiera cambiarlo, pues nunca me he interesado en las luchas y en las tendencia dentro del sindicalismo. Pero el que quiera y pueda debería asumir, quizá, un coste en el peso numérico de CCOO, pero un fortalecimiento interno, que al final vale más que tener cientos de miles de afiliados que lo único que quieren es que se les arregle un papel y a los que nuestros planteamientos les importa bien poco.

Esto no es una denuncia de que las cosas van muy mal, porque el mismo cuadro evidencia que la mayor parte de las personas que se definen de izquierda, que están afiliados a un sindicato, lo están a CCOO, pero sí me gustaría que fuera una llamada a la reflexión dentro del sindicato.

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS