Panamá: Stiglitz y Pieth, ¿qué vieron?

Publicidad

Articulo de  Genaro López

Cuando estalló el escándalo de Mossack-Fonseca, advertimos de las dificultades de un verdadero proceso de investigación por parte del Gobierno panameño, en la medida en que toda la mafiocracia se encuentra involucrada en el mismo (los 115 ultramillonarios, dueños de los principales medios de comunicación, los grandes bufetes de abogados, financiadores de la partidocracia, entre otros).

Los intereses son muchos, se trata de la creación de sociedades ‘offshore ‘ para ocultar fortunas y dinero mal habidos, negociados de visas, abanderamiento de barcos, etc. Todas las actividades creadas a partir de la prostitución de nuestra zona de tránsito y de la plataforma transnacional de servicio erigida en la dictadura. Estas firmas, vale decir, controlan consulados y el servicio exterior, sea cual sea el Gobierno en el poder.

Cuando el movimiento social panameña exigía una investigación seria, los grupos de poder económico y el Gobierno cerraron filas con un falaz discurso nacionalista de defensa a los intereses de la nación. Lo mediático fue la tónica de la atención a los hechos. El Gobierno, presionado por las denuncias nacionales e internacionales, nombra una comisión que supuestamente investigaría el hecho. En particular, Varela se jactó de haber sumado al Premio Nobel Joseph Stiglitz y al profesor de Derecho Penal y Criminología de la Universidad de Basilea-Suiza y experto internacional Mark Pieth a la misma. Incluso la llamaron la ‘Comisión Stiglitz ‘. Pero ahora que renunciaron por imposición de censura y falta de transparencia del Gobierno, los acusan de ‘comunistas ‘, ‘socialistas ‘, ‘izquierdistas ‘, ‘lobos vestidos de ovejas ‘, ‘prima donna ‘, ‘enemigos de nuestro sistema ‘, ‘que ya lo sabíamos desde un inicio ‘, etc.

Ante estos ataques del Gobierno panameño, Pieth expresó: ‘Nos pidieron que realizáramos esto como un acto de cortesía hacia ellos y nos muestran ante los medios del mundo, y después nos dicen que nos callemos la boca cuando no les gusta ‘.

¿Y qué vieron Stiglitz y Pieth y no permitieron que publicaran? Lo que todos sabemos: que este es un centro de operaciones de la mafia local e internacional y un gran lavadero, donde se ayuda a gánsteres, empresarios y ‘políticos ‘ nacionales y de otras latitudes como Macri, a ocultar fortunas y blanquear dinero, con intermediarios como Mossack Fonseca y otras grandes firmas de bufetes.

Solo por delitos cometidos en la administración pasada, el centro financiero de Panamá logró captar y lavar cientos de millones mal habidos, como lo confesó el exdirector del PAN, Rafael Guardia, y otros implicados en este atraco a la nación. Representantes de bancos locales fueron querellados, pero no hay un solo banquero preso. Y el ‘establishment ‘ se molesta cuando se habla de ‘Paraíso Fiscal ‘ y de ‘Panama Papers ‘.

Irresponsables las declaraciones de la vicepresidenta en torno a que la renuncia al comité de expertos que revisa las prácticas de la industria financiera del país por parte de Stiglitz y de Pieth es ‘sin fundamento ‘. La validez que da a los resultados del ‘informe de avance ‘ de la comisión, ya que se mantenían cinco comisionados. El pueblo no olvida el currículo de estos, todas figuras del ‘establishment ‘; es decir, sin ninguna catadura de independencia ni de transparencia. Este es el marco de la Conferencia Internacional Anticorrupción que se desarrollará en nuestro país y que costará al pueblo un millón de balboas.

Con lo sucedido una vez más se pone en evidencia que el Órgano Ejecutivo no solo muestra ineptitud, lentitud e inoperancia, sino que también pretende camuflar los diversos escándalos de corrupción; al igual que su posición sumisa frente a los grupos del poder económico.

Para los sectores populares debe quedar claro que no son los empresarios corruptos ni la denominada ‘clase política ‘, hundida en el latrocinio, quienes pueden guiar al país por senderos éticos, democráticos y de justicia social, pues son ellos —junto a sus socios de las corporaciones transnacionales— los grandes beneficiarios de un sistema jurídico-político moralmente pervertido.

SECRETARIO GENERAL DE CONUSI-FRENADESO.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More