Panamá: Rechazamos la embestida contra la CSS

Comunicado de CONUSI

Publicidad

Sobre el tema de la seguridad social se ha impuesto un discurso mediático que busca justificar las medidas neoliberales a la CSS. Se trata de un proceso sistemático que ha estado dirigido a cercenar derechos de los asegurados.

Sin titubear, los grupos pro privatización de la Caja de Seguro Social, embisten contra la institución en medio del coronavirus. Abanican su interés de hacerse de los fondos de los Programas de IVM y de Enfermedad-Maternidad.

Al igual que en el periodo antes del COVID-19, no existe estudio auditado, ni actuarial, pero si recetas de “solución”. Llaman a:

  • Uso del Fondo Fiduciario de IVM. Financiar los déficits con las reservas de la Caja, (reformas la ley, para eliminar restricciones que limitan su uso). Se trata de hacerse de aproximadamente “1,250 millones de dólares”, que mantiene en el BNP.
  • Venta gradual de una parte del Portafolio de Inversiones. Venta en el mercado secundario de “Títulos Valores del Subsistema Exclusivamente de Beneficio Definido del Programa de IVM” (rango entre 540 millones a los 1,100 millones de dólares, en función del comportamiento de los escenarios: optimista, moderado, pesimista). Justifican la venta con un nuevo estado apocalíptico, “los fondos solo dan para pagar 18 meses de pensiones”. En un periodo de crisis la tendencia puede ser a devaluar valores. Sin dudas implica descapitalizar a la Caja.
  • Invertir en proyectos de Asociación Pública Privada, APP. Desarrollar terrenos que forman parte del patrimonio y que la “Caja no tiene capacidad financiera ni técnica para explotarlos”. Otorgar patrimonio de la Caja a manos privadas subvaluados (Ver caso de terrenos de Chanis).
  • Capacidad de la Caja de poder obtener financiamiento externo para el desarrollo de proyectos de facilidades propias que se pagarían con los ahorros en alquileres que actualmente gasta. Se trata de adquirir deuda para construir infraestructura propia.
  • Ampliar la capacidad de inversiones de la Caja en otros instrumentos financieros, y adicional. Ser “agresivos en las inversiones”, ir a lo especulativo, desde el movimiento social se plantea inversión productiva, que genera empleo y cuotas.

Los argumentos de Francisco Bustamante.

Inicia mencionando que “Impusieron un Programa Cerrado (Subsistema de Beneficio Definido/SBD), pues no hay nuevos cotizantes, por ende, no existe “viabilidad” ni “sostenibilidad” de un programa que cada día tiene menos cotizantes, y más pensionados. Claramente, es un sistema no sostenible, que impuso el gobierno de Martín Torrijos-PRD (mismo partido que hoy gobierna), ante las exigencias de las IFI´s y con el aval de la patronal, partidocracia y traidores del movimiento social la Ley 51 (Ver Pacto de Gamboa), que cercenó la posibilidad de nuevos cotizantes al SBD (Solidario) en IVM.

Sumisión frente a los abusos y callado frente a la corrupción. Ante los problemas del sistema de informática y la deuda patronal (cuotas cobradas y no trasladada a la CSS), acepta que la “inversión en informática (SAFIRO y SIPE) es un fraude, y que la deuda patronal (gobierno y sector privado) es un problema y un delito penal. Sin embargo, deja en el limbo el sistema de informática, pues según él “tardaría casi dos años resolverlo” y la deuda, planteando que después serán tratados “veamos de aquí en adelante, lo viejo se ve después”. Su propuesta, es conveniente a empresarios y corruptores. Olvida Bustamante, que este atraco contra los recursos de los asegurados, están generando precariedad en los servicios de la institución (en salud y pensiones). Po el otro lado, guarda silencio frente a la mora que se otorgó a las empresas para el pago de la cuota obrero-patronal, en medio del coronavirus y ante las denuncias de corrupción en la institución, incluyendo los 168 millones de dólares para la compra de robot farmacéuticos a consorcio mexicano involucrado en casos de corrupción.

Dice que el “sistema de pensiones en Panamá es el más generosos de América Latina”. Extremadamente generoso “cubre desde antes de nacer hasta después de morir”. ¿Es esto malo? Generoso en qué sentido y para quienes, si el 42.5% de los pensionados son pobres; 62.5% de los pensionados se ubican en pensiones de 500 balboas mensuales o menos; alrededor de 12,000 pensionados cobran 200 balboas mensuales de pensión o menos; 80% de los pensionados reciben menos que Salario Mínimo.

Para Bustamante “No hay papá gobierno, es la sociedad la que asumirá el costo a través de más impuesto, o aumento de cuota, o menos prestaciones”. Con ello descarta que el Estado proporcione los recursos necesarios para la seguridad social. Este discurso, s el mismo que cuestiona los subsidios a la población, pero favorece los subsidios a las empresas. Es el discurso que olvida, que en medio del COVID-19, es el Estado el que ha salido al “rescate de los bancos, de las grandes empresas”, para ellos si hay papá gobierno. Los recursos son del pueblo panameño, de los trabajadores que pagamos impuestos, que pagamos cuotas a la CSS. Si de rescate se trata, exigimos que la prioridad sea la CSS, los sectores productivos que generar empleo y por ende cuotas a la seguridad, las micro y pequeñas empresas.

Señor Francisco Bustamante, la CSS es una institución de seguridad social, su eficacia y rentabilidad tiene como centro la rentabilidad social. Claro, usted, como los neoliberales, quieren medir eficiencia (relación costo beneficio), rentabilidad financiera (ganancia). Ustedes colocaron a la Caja como entidad financiera, para garantizar el respaldo de la deuda externa, para hacerla aval del déficit fiscal, tal como exigen el FMI y el BM. Para nosotros, los trabajadores, la seguridad social pasa por garantizar los determinantes que hacen la vida saludable.

Advertimos a los privatizadores y al gobierno que no permitiremos la entrega de los recursos de los asegurados a las mafias internas y externas que pretenden seguir saqueando nuestra institución de seguridad social. Advertimos a los integrantes de la Junta Directiva y a la Administración de la CSS, que seguiremos en nuestra posición de denuncia, tal como lo viene haciendo nuestro representante en la Junta, de los negociados, actos de corrupción, medidas privatizadoras que se intenten imponer; en las calles defenderemos el derecho a la seguridad social de los trabajadores y trabajadoras, y sus beneficiarios.

Llamamos al pueblo honesto y trabajador a mantenernos alerta. La CSS es de los trabajadores y sus beneficiarios. Esta Caja no se vende, esta Caja se defiende.

CONFEDERACIÓN NACIONAL DE UNIDAD SINDICAL INDEPENDIENTE (CONUSI)

Panamá, 10 de mayo de 2020.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More