Panamá: Quieren darle la estocada final a la CSS

Carta CONUSI al Director de la CSS

Panamá, 25 de enero de 2021.

Señores
Dr. Enrique Lau
Director de la Caja de Seguro Social (CSS)

Magister
Esmeralda Buchanan
Presidenta de la Junta Directiva de la CSS

Señores:

Con fecha del 13 de enero del año presente, recibimos una nota firmada por ustedes y dirigida a mi persona en calidad de Secretario General de la Confederación Nacional de Unidad Sindical Independiente (CONUSI), solicitando un representante y su suplente para participar de “Diálogo Nacional por la Caja de Seguro Social”, convocado por el presidente, Laurentino Cortizo.

Los temas a abordar, según la nota en mención, son: el Programa de Invalidez, Vejez y Muerte; la incorporación de los trabajadores informales y la gestión administrativa de la CSS.

En primer lugar, queremos expresar que la grave crisis sanitaria que enfrenta el país y el mundo con la pandemia de la COVID-19, impide abordar como debe ser un diálogo de la magnitud y la naturaleza del futuro de la CSS y que el mismo pueda desarrollarse como corresponde de cara al pueblo y de la manera más democrática y participativa posible

El Diálogo se inauguró de una manera sui generis el 18 de enero en la sede del Parlatino sin que se conocieran los participantes, la metodología, el facilitador, las fases del diálogo, la forma en que se tomarán las decisiones, su financiamiento y ni siquiera se contó con la presencia del convocante, el señor Presidente, Laurentino Cortizo. Asistimos a otro triste espectáculo al que ya tienen acostumbrado al pueblo en pandemia, los actuales gobernantes.

Lo que sí se sabe con certeza es que los gremios empresariales estarán representados, al igual que los partidos tradicionales y los llamados “independientes” que responden a los mismos intereses, y que no solo participarán de las mesas de este diálogo, sino que lo harán también con sus respectivos diputados a la hora de decidirse finalmente en la Asamblea la ley que se aprobará.

Pero hay además situaciones de forma y fondo que a nuestro juicio no están resueltas para la realización de un verdadero diálogo sobre un tema que compete a miles de trabadores asegurados y a la población en general que hace uso de los servicios que brinda la institución.

Es evidente la exclusión de importantes actores lo cual lo convierte en un diálogo menos participativo que el desarrollado en 2005 donde se burló la mesa de negociación cuando en el Hotel Gamboa los representantes del Gobierno PRD de ese entonces, empresarios y algunos gremios y grupos sindicales, pactaron lo que luego se conoció como la Ley 51 que debilitó el sistema solidario e instauró las llamadas cuentas individuales. Una de las protagonistas de ese pacto de hace más de 15 años, es precisamente la actual presidenta de la Junta Directiva de la CSS.

CONUSI, la central obrera más grande de Panamá, expresa su rechazo al contenido de la invitación en el sentido que la misma ignora el artículo 1066 del Código de Trabajo que concede a nuestra Confederación igualdad de representación que CONATO en las distintas instancias, existiendo ya un fallo de la Corte Suprema de Justicia al respecto. Por ello, no puede aceptarse que CONATO tenga tres representantes en el Diálogo, mientras que CONUSI solo uno.

Además, un verdadero diálogo debe contemplar los siguientes participantes en igualdad de condiciones: sector informal y pobladores, trabajadores organizados, trabajadores de la salud y gremios médicos, trabajadores de la CSS, jubilados y pensionados, grupos magisteriales, empleados públicos, empresarios, pequeños empresarios, universidades, mujeres, juventud, campesinos, pueblos originarios, afrodescendientes, y otros grupos humanos excluidos por distintas razones. Rechazamos que, violando la autonomía de la Caja, sea el Ejecutivo el que decida quiénes participarán.

Las decisiones, punto fundamental, deben ser por consenso, no por mayoría o por una fracción “x” de los participantes. Todos deben estar de acuerdo.

El coordinador y/o facilitador debe definirse democráticamente entre los participantes y por consenso, así como la metodologías, el período de reuniones, etc. No aceptamos imposiciones.

cartaconusi

Debe excluir cualquier tipo de medidas paramétricas (aumento de la edad de jubilación, aumento de cuota, densidad y reducción de la tasa básica de reemplazo) y debe ofrecer un plan para mejorar los rendimientos de inversión de los fondos de la CSS. Deben entregarse los estados financieros debidamente auditados y con información real y precisa y deben revisarse los parámetros actuariales

Debe fortalecerse la autonomía de la CSS y, por ende, rechazar el fraccionamiento y debilitamiento de la CSS por el interés del sector privado de asumir el control de la institución.

Tiene que garantizarse un combate frontal a la corrupción, a la evasión y retención de cuotas por parte de empresarios y contra el negociado de medicamentos, insumos y equipos, y ahora vacunas. Debe surgir un plan para recuperación de cuotas retenidas y robadas. Si esto no se hace el Estado debe reponer dichos fondos a la CSS y aplicar sanciones ejemplares a evasores y corruptos. Deben saldarse las cuantiosas deudas del Gobierno y la empresa privada con la institución. Debe darse además un aporte especial del Estado a la CSS, dado que la institución le ha correspondido cargar la crisis sanitaria y se ha visto despojada de cuotas como consecuencia de decisiones del Ejecutivo.

Debe aprovecharse un espacio así, ahora en esta coyuntura, para ofrecer jubilaciones especiales a trabajadores que por el desgaste físico y afectaciones de salud producto de las condiciones actuales de trabajo, les será difícil alcanzar las cuotas necesarias para jubilarse, y ahora más por la pandemia (muerte y enfermedades), las secuelas del virus y los contratos de trabajo suspendidos que les arrebataron cuotas fundamentales para lograr su jubilación. Debe atenderse el tema de la violación del fuero de maternidad que ha dejado indefensas a miles de mujeres trabajadoras y a sus hijos en pandemia.

Debe surgir de este diálogos propuestas dirigidas a establecer políticas de generación de empleos permanentes, salarios justos y promover sectores generadores de empleo. No deben crearse nuevos impuestos al pueblo.

Por último, el futuro de la CSS y la propuesta que surja de un verdadero diálogo debe someterse a un referéndum para que sea el pueblo el que decida.

De no cumplirse con estos puntos estaremos ante otro “Diálogo de Yo con Yo”, con medidas ya preconcebidas entre los representantes del Gobierno y de empresarios que, con la complicidad de los sectores venales de siempre, han saqueado históricamente las arcas del Seguro y que en esta fase buscan apoderarse y privatizar los fondos de la institución, cortarla en pedazos, debilitar aún más su autonomía y crear las condiciones y los mecanismos para que posteriormente, de forma inconsulta, se adopten medidas paramétricas como el aumento de la edad de jubilación de mujeres y hombres, el incremento de las cuotas y su densidad, tal como lo exigen las instituciones financieras internacionales. Todo esto acompañado de un cerco mediático a las voces críticas y de una campaña orquestada que infunda terror, miedo y una visión apocalíptica para que en el marco de la restricción de movilidad y de permanente violación a los derechos laborales, humanos y de las garantías fundamentales del pueblo, darle la estocada final a nuestra principal institución de salud pública y seguridad social.

Atentamente,

Genaro López
Secretario General
CONUSI

NOTICIAS ANTICAPITALISTAS