Panamá: ¿Que representa un nivel alto de mortalidad y positividad?

Crecimiento vertiginoso de casos y muertes.

Publicidad

Las autoridades señalan como un logro que Panamá tiene una letalidad baja, estamos en 2.1. Es decir, que por cada 100 casos positivos tenemos 2.1 muertos. El porcentaje de letalidad es “bueno”, dijo Sabrina Bacal en el programa Radar de TVN.

Letalidad y mortalidad

Este indicador es importante porque en la medida que hagamos más pruebas se pueden rastrear más casos sintomáticos y asintomáticos y así aislarlos. Es cierto que estamos en este aspecto en menos de la mitad de lo que se representa este porcentaje a nivel mundial, pero esto es relativo y tampoco indica como han tratado de vendernos dentro de sus mentiras y engaños que estamos mejor. Esto está en función de la cantidad de pruebas que cada país ha tenido la capacidad de hacer. Depende de los recursos con que se cuentan, del personal, de la disponibilidad de test y de la población de cada país, entre otras cosas. En términos per cápita estamos entre los 5 países que más test han practicado en América Latina, pero a nivel mundial por millón de habitantes estamos en el puesto 78.

Por ejemplo, Kuwait, con casi la misma población de Panamá, ha realizado 337 mil pruebas y Panamá algo más de 91 mil, es decir, el 27% de las pruebas o test que el país asiático. Ese país tiene 298 muertes y 36,441 casos positivos para una letalidad de 0.8, mientras Panamá tiene 20,686 casos positivos hasta ayer 14 de junio y 437 muertes para una letalidad de 2.2, casi el triple del país petrolero. Mientras más pruebas se hacen el porcentaje de letalidad se reduce. Kuwait tiene 70 muertes por millón de habitantes y Panamá tiene 101.

Si tomamos el caso de Sudán, con una población 10 veces mayor que la de Panamá, allí han muerto 459 personas (casi la misma cantidad que Panamá) pero sólo se han practicado 7,229 pruebas, casi un tercio de las realizadas en Panamá, para una letalidad de 6.3, el triple de Panamá. Pero por millón de habitantes, Panamá tiene 101 muertos, y el país africano, repetimos, con una población 10 veces la de Panamá, tiene 10 muertes por millón de habitantes, es decir, Panamá tiene 10 veces más muertes por millón de habitantes que Sudán.

También podríamos compararnos con Costa Rica, nuestro país vecino con algo más de población de Panamá. Los ticos solo han practicado 32,262 pruebas para una letalidad de 5.3 que es más alta que la de Panamá que sabemos es de 2.1, pero solo tienen 12 muertes, 2 muertes por millón de habitantes y nosotros 437, o sea, 101 muertes por millón de habitantes.

Por ello insistimos que el porcentaje de letalidad del que hablan las autoridades no nos dice mucho del nivel crítico en el que nos encontramos. Por eso, desde un inicio nos referimos siempre a la preocupante tasa de mortalidad que presenta el COVID-19 en el país y de la cual las autoridades ni sus “expertos” nos explican. Para nosotros esto tiene que ver con factores como hábitos de consumo de los panameños, inseguridad alimentaria, desnutrición, alcoholismo, tabaquismo, drogadicción, y prevalencia de enfermedades como diabetes, hipertensión, problemas respiratorios, cáncer, etc. patologías asociadas a las muertes por coronavirus e indicadores sociales como pobreza, desempleo, depredación ambiental, escasez de agua potable, hacinamiento, etc. en un país donde el neoliberalismo ha sido más virulento.

Positividad

Otro indicador del que nos hablan poco las autoridades y sus asesores es la positividad, es decir, el porcentaje de casos positivos por pruebas realizadas, que nos coloca en la posición 19 a nivel mundial, con 22.57, es decir, que de cada 100 pruebas practicadas más de 22 personas resultan positivas. Entre los países con mayor rango positividad estamos de segundo a nivel mundial y de primero en América Latina (ver cuadros).

Lo preocupante es que en los últimos seis días, cuando alcanzamos finalmente más de dos mil pruebas por día, la positividad ha aumentado a 32.4%, de 12,926 pruebas, 4,189 positivas. Es decir, que por cada 100 pruebas realizadas, más de 32 personas salen positivas, casi un tercio.

Y esto sí es preocupante porque significa que estamos en el umbral de un crecimiento exponencial de los casos, lo que significa aumento de muertes y de pacientes en los hospitales.

En otras palabras, una positividad alta que en los últimos días supera el 32% (la OMS habla de 10% como un porcentaje manejable), significa:

  • Más contagios.
  • Más pacientes en los hospitales.
  • Más muertes.
  • Y un mayor Rt (número de reproducción efectiva), es decir mayor propagación del virus.

Y aunque las autoridades indiquen que esta situación se presenta en un número reducido de corregimientos, alrededor de 25 de los 679 corregimientos existentes, estamos hablando de los corregimientos más poblados, de mayor concentración de la fuerza de trabajo y más pobres entre los pobres, ubicados en la denominada zona de tránsito donde se desarrolla más del 75% de toda la actividad económica nacional.

La situación empeora y al pueblo le urge respuestas

Ahora comenzaremos a ver los efectos del irresponsable y abrupto levantamiento de la cuarentena ordenado por las autoridades y sus resultados en el interior del país. Todo indica, por las decisiones y lo expresado por ellos mismos, que las autoridades y sus asesores decidieron lanzar al pueblo a la llamada inmunidad del rebaño que científicamente no se ha demostrado, llevarlo al matadero, al “sálvese quién pueda”, mientras llegue algún día la vacuna. Se trata de una lógica determinada por los intereses del poder económico, donde los negocios están por encima de la salud y los intereses del pueblo.

Por ello insistimos que la única posibilidad de frenar esta curva sin fin es una cuarentena efectiva en la que se le garantice al pueblo:

  • Bono de 500 no de 80 ni de 100.
  • Moratoria real incluyendo los intereses
  • Servicios básicos: agua, luz, comunicación, internet, gas y vivienda.

De lo contrario, se nos avecina uno de los momentos más trágicos e inciertos de nuestra historia y al pueblo no le queda otro camino que luchar por la vida, en momentos en que los mismos de siempre, los favorecidos por el modelo económico excluyente, pretenden sacar provecho de esta tragedia para enriquecerse aún más, desconocer derechos y conquistas de los trabajadores, violar elementales derechos humanos, a la par que en el Gobierno sigue el robo y la corrupción.

Panamá, 15 de junio de 2020.

FRENADESO

FRENTE NACIONAL POR LA DEFENSA DE LOS DERECHOS ECONÓMICOS Y SOCIALES

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More