Panamá: MLN-29: A 26 años de la invasión

Publicidad

 

A 26 años de la invasión de Estados Unidos a Panamá, el 20 de diciembre de 1989, el pueblo recuerda sus muertos y exige que la fecha sea declarada Día de Duelo Nacional.

Los intereses políticos y hegemónicos en ese entonces arrastraron al país al desenlace fatídico que hoy recordamos. Los militares, antes árbitros de las pungas inter oligárquicas, ahora eran parte del conflicto junto a una de ellas. Los Estados Unidos, como ocurrió en varias ocasiones anteriores en nuestra historia, intervino militarmente para imponer una salida cónsona a sus intereses.

Las organizaciones populares y la izquierda en general, sumamente debilitadas y en algunos casos cooptadas por los militares que intentaron utilizar la causa de la soberanía en función de sus propios intereses, no tuvimos capacidad organizativa ni operativa para hacerle frente con las armas (en poder de los militares) al ejército invasor, especialmente la izquierda revolucionaria era víctima en esos tiempos también de persecución ya que estaba empeñada en construir una alternativa popular, clasista y patriótica, equidistante de las fracciones burguesas en pugna.

Las miles de víctimas en su mayoría fueron civiles indefensos, muchos de ellos atrapados en el bombardeo de El Chorrillo y otros sitios casi a la media noche de ese 20 de diciembre. A eso le llamaron los gringos posteriormente daños colaterales. Aquí se utilizaron por primera vez sofisticados equipos y armamentos que se emplearían posteriormente en la Iª Guerra del Golfo. Otros civiles cayeron empuñando las armas en esas primeras horas, con mucho más valor y dignidad que sus jefes militares.

Vergonzosas y tristes imágenes de panameños afines a la ADO Civilista recibiendo a los soldados gringos, otros en saqueos de comercio, mientras humildes panameños morían, y el nuevo Ejecutivo juramentado en la base militar norteamericana de Clayton, contrastaron enormemente con las gloriosas imágenes de la Gesta de Enero de 1964 que ese año cumplió 25 años, orgullo de patriotismo de nuestro pueblo.

Instalado el triunvirato (Endara-Arias Calderón-Ford) a costa del genocidio y consolidada la ocupación militar norteamericana, correspondió a las fuerzas patrióticas y revolucionarias iniciar el proceso de resistencia popular a dicha ocupación y retomar el camino de recuperar el movimiento de masas.

El 9 de enero, a solo 20 días de la invasión y en medio de las tropas norteamericanas, un grupo de panameños, partiendo de la Iglesia Santa Teresita, q que hacían parte de la Jornada Nacionalista Democrática (uno de los antecedentes de MONADESO y FRENADESO), realiza una romería hacia la tumba de Ascanio Arosemena en el Cementerio Amador, al cumplirse el 25 aniversario de la Gesta Patriótica del 9 de Enero. Fue el inicio de una larga cadena de luchas contra la ocupación militar norteamericana y su gobierno cipayo, la reafirmación de la causa por el cierre de las 14 bases militares y la salida de las tropas yanquis de Panamá con la reversión del Canal el 31 de diciembre de 1999. Un año después de la invasión, se realiza multitudinaria manifestación, que fue antecedida de movilizaciones y luchas de los sectores populares, de acciones de denuncias en la Universidad de Panamá, uno de los focos de esa resistencia popular.

Si el golpe militar de 1968 fue la salida apoyada por los norteamericanos para de manera cruenta dirimir a favor de una fracción de la burguesía en pugna y frenar el avance del movimiento popular de la época, la invasión fue la opción elegida para solventar diferencias insalvables e imponer una nueva institucionalidad ante el desgate y desprestigio del régimen militar.

Rápidamente, esta salida impuesta con la invasión fue apoyada por los sectores que en su momento apoyaron al régimen militar a través del PRD. Con reformas constitucionales moldearon esa institucionalidad, decidieron cada 5 años alternarse en el Gobierno y seguir utilizando el Estado como botín político y económico. En 2009, un ex beneficiario de la dictadura y luego prohijado por gobiernos del PRD y Panameñismo, perturba en alguna manera esa alternancia en el gobierno.

El PRD, que argumentó su apoyo hasta el final a los militares sobre la base de la defensa de la soberanía, llegó al gobierno en dos ocasiones. En la primera, con Ernesto Pérez Balladares, pretendió extender de manera disfrazada la presencia militar norteamericana más allá del año dos mil con el establecimiento del Centro Multilateral Antidrogas (CMA), derrotado por el pueblo; y posteriormente Martín Torrijos se reconcilió con el invasor, George Bush padre, y sirvió ampliamente a su hijo en el gobierno, con el apoyo irrestricto al ALCA y luego con la imposición del Tratado de Libre Comercio (TLC).

Ahora el país vive enfrentado a una nueva encrucijada histórica. La nueva institucionalidad burguesa surgida de la invasión, ahondada en el gobierno de Martinelli, lejos de superarse se profundiza, mientras el pueblo sufre y enfrenta los embates del neoliberalismo en los que han coincidido todos los sectores que se han sucedido en el gobierno durante estos 26 años.

Un Pacto de Gobernabilidad, que une al Panameñismo y sectores del PRD, antes enemigos acérrimos, tutelado por Estados Unidos y respaldado por el resto de los partidos incluidos grupos del CD, el Partido de Martinelli, además de importantes sectores del poder económico, no está en capacidad de resolver esta institucionalidad podrida ni de ofrecerle soluciones a las ingentes y crecientes necesidades sociales.

A 26 años de la invasión militar norteamericana, es importante cobrar conciencia que los vientos de guerra que en esa época soplaban a nivel del planeta se arrecian en estos momentos y amenazan los procesos de integración de nuestra Patria Grande. Debemos estar vigilantes que nuestro territorios y las bases militares aeronavales creadas por Estados Unidos no sean utilizadas como rampa de agresión contra pueblos hermanos.

En honor a los caídos hace 26 años en la invasión, corresponde a las fuerzas revolucionarias seguir el trabajo de consolidar el trabajo de masas, erigir una alternativa propia de poder popular real, claramente independiente de las fracciones burguesas en pugna y crear las condiciones para una Asamblea Constituyente Originaria convocada por el pueblo soberano, con plenos poderes, única posibilidad de una salida popular a la crisis que enfrenta la sociedad panameña.

Panamá, 20 de diciembre de 2015.

¡Liberación o Muerte!

MLN-29
MOVIMIENTO DE LIBERANCION NACIONAL 29 DE NOVIEMBRE

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More