Panamá: Las voces que advirtieron el peligro de levantar la cuarentena y que el Gobierno no escuchó

Para constancia hstórica.

Publicidad

Apenas transcurridos cinco días del levantamiento de la cuarentena, el Gobierno Nacional se vio obligado a retroceder con la medida en las provincias de Panamá y Panamá Oeste, las más pobladas del país, debido al aumento considerable de muertes y casos. Pero las cifras que observábamos, no eran ni son aún el resultado del aflojamiento del confinamiento, sino apenas las consecuencias de la apertura del denominado bloque 1.

El Gobierno entonces lanzó una campaña de reproches y acusaciones contra el pueblo para hacerlo responsable de la situación. Antes había señalado como argumento para poner fin al recogimiento que esto había sido posible gracias a la cooperación del pueblo en la cuarentena. Ahora, junto a los medios de comunicación y sus voceros, tildaban de irresponsables y mal portados a los ciudadanos que se lanzaron a las calles al permitirles las autoridades hacerlo a cualquier hora entre 5:00 am y 7:00 pm, sin consideración del número de cédula ni sexo. Los niños, con más de 60 días de encierro, podían hacerlo entre 4:00 pm y 7:00 pm. Podían ir a los parques y hacer ejercicios, dijeron.

Ninguna autocrítica y menos asumir su responsabilidad frente a una nefasta decisión que de seguro costará más vidas de panameños. El MINSA y sus “expertos” ignoraron las voces de la sociedad que manifestaban su preocupación de que en las acciones que se estaban tomando prevalecía el interés de salvaguardar los intereses del poder económico y no la salud del pueblo.

En base a la llamada “inmunidad del rebaño”, no comprobada científicamente, se envió al pueblo al matadero. El gobierno tuvo sus cómplices: las cúpulas de los partidos tradicionales que se reunieron con él el jueves pasado, los seudo independientes (Lombana y Ana Matilde Gómez), Movin, los gremios empresariales y desempolvaron figuras como Ernesto Pérez Balladares y Guillermo Chapman para justificar la medida. Todos ellos coinciden en el modelo neoliberal que debilitó la salud pública en Panamá y creo este reino de desigualdad social. Solo el Frente Amplio por la Democracia (FAD), al igual que en las elecciones, sigue siendo la diferencia entre estos partidos y otras opciones electorales.

Es importante para la historia y para cuando llegue el momento de rendir cuentas sobre los muertos y las consecuencias del abrupto levantamiento de la cuarentena, registrar estos hechos.

FRENADESO: “No habían razones científicas para levantar la cuarentena”

Desde el día cero, FRENADESO ha sido constante en sus críticas a las autoridades por el negligente manejo de la crisis causada por la pandemia del coronavirus.

El 10 de abril, hace más de dos meses, en un llamamiento internacional, adelantándose ya a lo que se venía venir, señalaba:

“A 23 días de darse a conocer el Plan Panamá Solidario y a 16 días de iniciarse la cuarentena, la prometida ayuda gubernamental no llega a vastas comunidades del país, muchas de las cuales tampoco poseen agua potable, lo que ha obligado a muchos panameños a abandonar sus casas y a salir a las calles para exigir sus derechos, con todos los peligros que ello significa en cuanto a la exposición al virus”.

“Y entre los puntos del llamamiento: “Solicitar ayuda solidaria en lo que respecta a atención médica de países con experiencia en el manejo de crisis de esta naturaleza como Cuba y China, ante un virtual colapso de nuestro sistema de salud pública”.

El 27 de mayo, en un comunicado, FRENADESO insistía ante el anuncio de las autoridades:

“En el levantamiento de la cuarentena prevalecieron los intereses del poder económico y no la salud del pueblo panameño dice Frenadeso quienes insisten que estamos ante un crimen de lesa humanidad”.

“Ayer, 26 de mayo, la ‘todopoderosa’ ministra de Salud, Rosario Turner, señaló al anunciar el fin del confinamiento que «se han cumplido los dos objetivos fundamentales» de no colapsar el sistema sanitario y ‘tener unas tasas de letalidad inferiores a lo que se ha visto en otras latitudes”. 

“A partir del lunes 1 de junio todos a las calles al “Sálvese Quién Pueda”, a experimentar la llamada inmunidad del rebaño que la propia Organización Mundial de la Salud (OMS), ha puesto en duda señalando que no hay sustento científico para la misma”.

“Como hemos observado no han sido razones de salud las que han determinado este levantamiento de la cuarentena. Han sido razones de orden económico las que han prevalecido. Ninguna de estas variables tan esenciales influyeron en la decisión del Gobierno”.

Premeditación y alevosía

“La autoridades vienen actuando con premeditación y alevosía. Ha sido tan macabra esta estrategia del gobierno y los empresarios que mandaron a los trabajadores para sus casas al confinamiento, sin un solo centavo”.

El 2 de junio, un día después del levantamiento de la cuarentena, FRENADESO emitió “Las 10 razones científicas para no levantar la cuarentena”, entre las que destacaba que se hacía en el peor momento:

  • La semana con mayor número de casos, superando por primera vez los 2 mil.
  • El Rt (número reproductivo efectivo) más alto del mes de mayo.
  • Un rápido crecimiento de la tasa de muertes.
  • La semana de mayor positividad.

Ese mismo días los movimientos sociales y organizaciones sindicales realizaron una manifestación en la plaza Edison, sede del Mitradel y otros ministerios, para denunciar:

  • El levantamiento injustificado de la cuarentena.
  • El no pago del bono solidario a decenas de miles de trabajadores con contratos suspendidos y demandar el aumento de éste a 500 balboas.
  • El favoritismo del gobierno con la clase empresarial que pretende flexibilizar aún más el Código de Trabajo, reduciendo las jornadas de trabajo y con ello la reducción de los salarios, además de que se les permita el despido masivo de trabajadores.

La Facultad de Medicina

El 14 de mayo, La Estrella de Panamá dio a conocer unas declaraciones del decano de la Facultad de Medicina de la Universidad de Panamá, Enrique Mendoza:

“¿Tiene nuestro país la capacidad de hacer pruebas masivas al reabrir los sectores económicos? ¿Tiene el país los mecanismos para lograr la trazabilidad de los contactos? ¿Cómo se va a proteger a los trabajadores en las empresas? Estas tres interrogantes planteó la Facultad de Medicina de la Universidad de Panamá (UP) en un comunicado en el que analiza la situación sanitaria como consecuencia del Covid-19”.

“Comprendemos bien que la decisión de reabrir la economía no es solamente médica o de salud pública y conocemos las consideraciones críticas a analizar desde la perspectiva económica y social. Sin embargo, todos los panameños tenemos el derecho de expresar nuestros pensamientos cuando se trata de nuestras vidas, señala el comunicado que lleva la firma del decano de la Facultad, Enrique Mendoza.

“No se pueden flexibilizar las medidas de mitigación a la ciega. Necesitamos evidencias científicamente recolectadas para definir los riesgos de reintroducción del virus o de aumento de su transmisión” Facultad de Medicina de la Universidad de Panamá

AMOACSS

El 29 de mayo, Telemetro, informaba:

“El dirigente de la Asociación de Médicos, Odontólogos y Afines a la Caja del Seguro Social (Amoacss), Fernando Castañeda negó este viernes que exista una postura política al mostrar el desacuerdo del gremio a la apertura del Bloque 2 de actividades económicas, a partir del próximo lunes 1 de junio”.

“Castañeda reiteró los desaciertos o fracasos de las instituciones del Gobierno en la lucha contra el COVID-19, cuando “existe un Ministerio de Desarrollo Social que no ha sido efectivo en llegarle a la población con hambre, un Ministerio de Comercio e Industrias que hizo un relajo con los salvoconductos, un Ministerio de Trabajo y Desarrollo Laboral que no ha protegido los trabajos…. pareciera que lo que están haciendo para justificar ese Hospital Modular de dudosa procedencia, es la apertura brusca para que se eleven los casos”.

Amehst

El 30 de mayo, el diario La Prensa difundía:

“La Asociación de Médicos y Especialistas del Hospital Santo Tomás (Amehst) advirtió que la apertura gradual de las actividades económicas puede llevar a colapsar el sistema de Salud pública y piden la pronta apertura del Hospital Modular, ubicado en Albrook”.

“En una carta abierta al gobierno nacional, a la cual tuvo acceso La Prensa, indican que la pandemia por COVID-19 cambió la vida que hasta ahora se había llevado”.

“Además, que hasta hace unas semanas atrás al gremio le parecía que las autoridades del Ministerio de Salud (Minsa) estaban «haciendo las cosas bien», a pesar de que no se habían alcanzado cifras que indicarán que la pandemia estaba controlada”.

“Pero que el panorama cambió y ahora en el albor de la apertura del segundo bloque y la suspensión de la cuarentena no se explican la razón científica de esta decisión”.

Otras voces

No fueron las únicas voces ignoradas por las autoridades. Profesionales panameños en el exterior como el Dr. Guy De La Rosa, infectólogo panameño radicado en Boston que en una serie de entrevistas a Nextv habló de fallas e incongruencias de las autoridades y aseguró que habría rebrotes.

También el joven economista Elpidio González, desde Argentina en entrevista a FRENADESO Noticias, basado en modelos matemáticos, cuestionó el levantamiento de la cuarentena, que al menos había logrado frenar el ascenso de las muertes y casos y estabilizarlos aunque en una cifra aún alta. Indicó que cómo era posible que después que el pueblo se había sacrificado en la cuarentena se le exponía de esta manera al virus con las consecuencias que ello significaba.

Otros profesionales, entre médicos como el Dr. Fernando Cebamanos, químicos, matemáticos, y de otras ramas, también planteaban su preocupación por las reiteradas inconsistencias de las autoridades.

Otras organizaciones cuestionaron la apertura de Minera Panamá, a pesar del brote y los muertos allí experimentados, y también la apertura de las actividades de empresas de los bloques 1 y 2 sin los protocolos de bioseguridad requeridos.

Varios grupos de trabajadores de la salud, médicos, enfermeras, auxiliares, técnicos y demás, que vienen arriesgando sus vidas, personal que como nunca ha tenido bajas significativas en cuanto a muertos y contagiados, igualmente expresaron su disconformidad.

Vale señalar, también, como constancia histórica, que la mayoría de estas voces han sido silenciadas y censuradas por los grandes medios de comunicación, que ocultan la verdad y han negado el debate científico tan necesario en esta triste coyuntura.

Panamá, 14 de junio de 2020.

FRENADESO

FRENTE NACIONAL POR LA DEFESA DE LOS DERECHOS ECONÓMICOS Y SOCIALES

 

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More