Panamá: La ciencia no es neutral

Campaña mediática de engaños.

Publicidad

De un tiempo acá, especialmente a partir de las presiones de la clase empresarial para la pronta reapertura de los negocios, las conferencias de prensa del MINSA buscan plantear un escenario optimista en torno a la pandemia del coronavirus para justificar así el cumplimiento por parte del Gobierno de las exigencias de las grandes empresas y corporaciones. De las situaciones que podrían alterar ese escenario optimista, falsamente creado mientras aumentan dramáticamente el número de muertos y de contagiados, se desarrolla una campaña de los medios de comunicación que pretende acusar y responsabilizar de la propagación del virus al pueblo que protesta en las calles por no recibir la ayuda prometida por los gobernantes, que hace largas filas en busca de comida en los supermercados o con la esperanza de hacer valer la cédula como tarjeta de débito.

¿En manos de quiénes está esta crisis?

Durante este tiempo FRENADESO ha podido demostrar las inconsistencias, incongruencias y contradicciones de los llamados expertos y de las autoridades en el manejo de esta crisis. Todos los días las conferencias de prensa nos dan sorpresas. Ya el pueblo sabe del robo y la corrupción en medio de la pandemia. Se desvían a los bolsillos de altos funcionarios y empresarios corruptos, recursos que debían destinarse para alimentos y salud del pueblo. Pero, también los ciudadanos ya son conscientes que los están engañando mediante la manipulación de cifras y las mentiras frecuentes. Ese cúmulo de frustración e indignación se siente en las calles y en los pailazos en las noches.

No se trata de inocentadas, se trata de negligencias que atentan contra la salud del pueblo y que cobran vidas humanas. Por ejemplo, es el caso de Xavier Sáez Llorens, la vaca sagrada científica de la derecha, cuando afirmó a la faz del país que el virus no saldría de China, que había que descartar el peor escenario, que se podría carnavalear sin preocupación (el Instituto Gorgas ya demostró esta semana que el virus llegó antes de los carnavales), que el cierre de los aeropuertos no tenía ningún impacto sanitario, que no había que usar mascarillas, que la curva epidemiológica caería el 15 de abril y que las pruebas que se presentan diarias, si son altas, son de varios días acumulados. Sí, el mismo que pronosticó que la crisis se extendería hasta 2021 y que se contagiarían 2 millones de panameños, hoy sonríe cínicamente ante las cámaras para hablarnos de lo bien que supuestamente nos está yendo. Los medios de comunicación le siguen dando cobertura a este farsante.

¿Dónde quedaron los tres escenarios?

Ayer fue uno de esos espectáculos. El Dr. Rodrigo DeAntonio del Centro de Vacunación Internacional (Cevaxin), el 14 de abril habló de tres escenarios al 12 de mayo. Así lo recoge el diario La Prensa en su edición del 28 de abril, en el artículo Panamá se aleja de escenario ‘optimista’ y rebasaría el ‘moderado’:

“Recientemente, el epidemiólogo Rodrigo DeAntonio –quien analiza para el Ministerio de Salud (Minsa) las cifras sobre el nuevo coronavirus– utilizó un modelo matemático que le permitió armar tres escenarios al 12 de mayo: el optimista (5 mil 877 casos), el moderado (7 mil 398) y el pésimo (9 mil 912 casos)”.

En la misma información se detallaba: “Si se toma en cuenta que hasta el pasado 27 de abril los casos acumulados sumaban 6 mil 021, se puede decir que el país no cumplirá el primer escenario que se estimó y se encamina a uno intermedio calificado como “moderado”.

Ayer, 5 de mayo, Panamá tenía 7,523 casos, rebasando el escenario moderado en mención (7,398) y aproximándose a una semana del 12 de mayo al pésimo escenario de 9,912 casos. Eso sino vuelven a reducir las pruebas para demostrar menos casos o falsear la realidad como ocurrió el domingo 3 de mayo. El día anterior, 2 de mayo, Panamá alcanzó la cifra más alta de casos positivos con 370. Se practicaron 1,459 pruebas, también la cifra más alta en cuanto a pruebas. En la conferencia de prensa, el viceministro de salud acusó de ese aumento a las protestas del pueblo que reclama bonos y bolsas de comida y advirtió que esa situación afectaría los planes de levantar la cuarentena. Al parecer esta situación alarmó a los hombres de negocios y Sáez Llorens en un tuiter salió inmediatamente a aclarar que los 370 eran casos acumulados de varios días por “retrasos en la realización de los informes”. Así título Mi Diario: “Calma pueblo. Sáez-Llorens revela la realidad de los 370 nuevos casos de coronavirus en Panamá”. Lo curioso es que esa explicación no la dieron ni el viceministro ni la directora de epidemiología del Ministerio de Salud de Panamá (Minsa), Lourdes Moreno, quien presentó el informe en la conferencia de prensa.

El domingo 3 de mayo, luego de una serie de rumores acerca de riñas internas del PRD y de las renuncias de la ministra Rosario Turner, de Sáez Llorens y de Julio Sandoval, responsable de las unidades de cuidados intensivos (UCI) a nivel nacional, los tres aparecieron en la conferencia de prensa, es decir, los “alinearon”. Allí, ese día se habló de solo 107 casos de 1,195 pruebas practicada, es decir apenas un 9% de casos positivos. Sin explicación científica alguna volvimos al porcentaje inicial que tuvimos los primeros días de marzo. Para abril el promedio estaba en 21%. ¿Cómo sustentaron esa baja en el porcentaje? No hubo explicación. Esta es una clara señal de cómo se están manipulando las cifras. No se mencionaron los cientos o miles de pruebas vencidas o pérdidas, sobre las que hemos recibido varias denuncias.

Las “estimaciones” del “experto”

Ayer, 5 de mayo, DeAntonio no nos habló de los escenarios planteados el 14 de abril, ni de cómo rebasamos el escenario moderado y nos aproximamos para el 12 de mayo al peor escenario. DeAntonio se presentó con cuadros y gráficas para hablar de sus “estimaciones”, y sin explicar la metodología empleada, nos dijo que se estimaba para el 2 de mayo entre 24 mil y 122 mil casos y entre 224 y 1,224 defunciones. Ese día, 2 de mayo, Panamá registró 7,090 casos y 197 muertes, por lo cual, al estar lejos de sus estimaciones todo indicaba que íbamos bien y que se desaceleraba el número de casos.

Después de 58 días de declararse oficialmente el primer caso de coronavirus y a 42 días de cuarentena, DeAntonio se presentó a la cadena nacional con estas alocadas y descabelladas estimaciones.

Valga decir que estas estimaciones están fuera de la realidad, porque de haber sido así, el 2 de mayo Panamá, con solo 4 millones y medio de habitantes, sería número 1 de América Latina en casos positivos, por encima de Brasil que tiene 211 millones de habitantes y séptimo en el mundo detrás de países con mucha mayor población como Estados Unidos, España, Italia, Reino Unido, Francia y Alemania y arriba de China que tiene más de mil millones cuatrocientos mil habitantes.

Además, para poder comprobar esa estimación se tendrían que hacer unas 620 mil pruebas y hasta el 2 de mayo iban 33,354.

Lo que hay detrás de estas mentiras

No obstante, la ministra aprovechó el análisis “científico”, para anunciar la gradualidad en el levantamiento de la ley seca y permitirle a las cervecerías, que venían presionando para ello, distribuir a los establecimientos la producción estancada. Además, anunció que en base a la Resolución 1257 que resuelve el recurso de reconsideración presentado por Minera Panamá (FQM), a la única empresa que se le ha concedido ese privilegio, se le otorgó un plazo de 15 días para la sanitización de toda la mina. También debe elaborar un plan de mitigación y control sobre el personal necesario para prevenir daños ambientales en las comunidades aledañas. Todo esto para que los trabajadores puedan reanudar actividades lo más pronto posible, según la ministra.

Rosario Turner omitió que ese mismo día murió otro trabajador de la mina, que todavía hay entre 700 y 800 trabajadores en el enclave pese al decreto que ordenó suspender operaciones, que la empresa no ha cumplido los protocolos de seguridad en los hoteles-hospitales donde han muerto varios obreros y otros sufren penurias.

Lo que se ha vivido en la mina ha sido por la negligencia e incompetencia de las autoridades y su subordinación a los intereses de la empresa minera. El SUNTRACS pidió desde el 20 de marzo la suspensión del proyecto. Las autoridades no hicieron caso al éxodo por trochas de los trabajadores, a las muertes, a las tragedias vividas en hoteles. Es responsabilidad de las autoridades que el enclave minero se haya convertido en foco del coronavirus y de las muertes que allí se han dado. En su momento deberán responder penalmente por sus falacias y negligencia.

El anuncio de la ministra se da después de la campaña ayer de Minera Panamá con sus sindicatos amarillos pidiendo la reapertura del proyecto. Para este Gobierno lo importante son los casi 400 millones generados en la mina en el primer trimestre de este año, según la empresa, y lo que representa esto para el PIB (recordar dividendos 98% mina y 2% Panamá). No les importa para nada la salud de los trabajadores.

¿La ciencia neutral?

Estamos ante una gran montaje de ilusiones y ficciones para aparentar una realidad que no es tal. Mienten las autoridades de salud y sus expertos, como lo ha hecho el Gobierno con el espejismo de una moratoria que solo beneficia a los banqueros, no así a los trabadores y profesionales que fueron sujetos de crédito, pero que hoy no tienen trabajo y que no podrán afrontar los intereses bancarios acumulados en 9 meses. Se viene una ola de secuestros de casas, autos y otras propiedades.

Ya dirán algunos: ¿Cómo se atreven a desconocer la trayectoria y la experiencia de esos expertos que se han quemado las pestañas en universidades?

Se olvidan que la ciencia no es neutral como tratan de vendernos.

La ciencia no es neutral ni objetiva. La ciencia siempre tiene ideología y un sentido político. La ciencia puede aportar a la liberación o al sometimiento. La ciencia puede ser aliada de las corporaciones o estar al servicio del pueblo.” Declaración Latinoamericana por una Ciencia Digna.

Y cuando en una pandemia, como en el caso de Panamá, hay poderosos intereses económicos en juego, ese enunciado cobra más fuerza que nunca.

Este pueblo se merece la verdad y análisis serios suficientemente fundamentados en pruebas científicas. No las hipótesis excéntricas, ni las fanfarronerías ni las falsedades de pésimos “motivadores” y vendedores de ilusiones.

¡No + Engaños!

Panamá, 6 de mayo de 2020.

FRENADESO

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More