Panamá: Han venido jugando con la vida de los panameños

Comunicado de FFRENADESO

Publicidad

El 26 de mayo de 2020, el Gobierno anunció para el lunes 1 de junio la apertura del denominado Bloque 2 y el levantamiento de la cuarentena. Ayer, 11 días después, ante el creciente número de casos y muertes volvió a retomar la medida en las Provincias de Panamá y Panamá Oeste, es decir donde se concentra más del 40% de la población del país y se desarrolla más del 75% de la actividad económica.

Incongruencias y falacias

FRENADESO, la voz crítica desde el día cero a las constantes Inconsistencias, incongruencias y mentiras de las autoridades en el manejo de la pandemia, expresó que no había razón científica alguna que justificara el fin del confinamiento, por cuanto ésta decisión se presentaba en el peor momento:

  • Aumento de muertes.
  • Incremento de casos.
  • La semana con mayor cantidad de contagiados.
  • El Rt más alto del mes de mayo.
  • Las unidades de cuidados intensivos (UCI) copándose.

Y denunciamos que en esas circunstancias las autoridades, con toda premeditación y alevosía y atendiendo órdenes del poder económico, estaban conduciendo al pueblo al matadero en un hecho que podía configurar el delito de crimen de lesa humanidad.

¿Quiénes se portan “mal”?

Ahora, frente a lo que se avizora y para rehuir su responsabilidad de exponer a toda la población ante el virus, pretenden culpar al pueblo de esta tragedia y, en una campaña orquestada con los medios de comunicación, utilizan el infantil argumento de que los panameños se portan “mal”, cuando han sido ellos, con su control ideológico y sus medios de comunicación con sus programas basuras, son los que han creado una sociedad signada por el individualismo, el juega vivo y el clientelismo político. Pero ese pueblo que despierta sabe que los que se portan “mal” son los que roban el erario público, mienten descaradamente, ocultan información, niegan la verdad, endeudan al país para repartirse los recursos que tendremos que pagar todos los panameños y aplicaron un modelo económico que debilitó la salud pública, privatizó, despreció la salud preventiva y comunitaria, la concienciación y organización, y hoy vemos las consecuencias, porque la salud para ellos siempre ha sido una mercancía.

A solo 5 días del levantamiento de la cuarentena, finalizamos la peor semana en muertes con 56, de casos con casi 3 mil y de positividad arriba del 30%. Este sábado 6 de junio se rompió el récord de muertes en un día con 16, es decir que en las últimas 24 horas, cada hora y media murió un panameño por coronavirus, y de casos positivos con 541, posiblemente la cifra per cápita más alta de casos positivos en el mundo ayer por encima de países como Estados Unidos, Brasil, Rusia, México y Ecuador .

Hoy, además, el Director de la Caja de Seguro Social (CSS) indica que solo quedan 5 camas en UCI disponibles en el Complejo Hospitalario de Transístmica y que se buscan habilitar otros sitios en ese lugar que, como se ha denunciado, no reúne las condiciones sanitarias. Y la incógnita sigue siendo: ¿Qué ha ocurrido con el cuestionado hospital modular?

Pero esos datos reflejan apenas lo que significó la apertura del Bloque 1. Es decir, que no expresa lo que ha significado la apertura del bloque 2, ni el levantamiento abrupto de la cuarentena cuyos efectos no veremos de inmediato, sino a partir de la próxima semana, por lo que el escenario puede ser aún peor.

Hemos estado en manos de charlatanes, imberbes e incapaces que responden a los intereses del poder económico y para quienes la salud del pueblo panameño es un tema secundario. Desde el día cero se ha estado engañando y manipulando al pueblo, en lo cual los grandes medios de comunicación, en manos de ese poder económico, han silenciado las voces críticas, rehusando el debate e intentando imponer una visión y un pensamiento único al margen de cualquier criterio científico.

Mientras tanto, un puñado de funcionarios y empresarios del entorno más cercano al Presidente siguen su agenda de robo y corrupción y marcan las pautas en el orden económico para sacrificar a la clase trabajadora y favorecer al gran capital financiero, las grandes corporaciones y los 115 ultramillonarios, como lo vienen haciendo en el enclave de Minera Panamá (FQM). A su vez, el ministro neoliberal, Héctor Alexander, señala como salida a la crisis mayor endeudamiento, para así continuar inyectándole recursos a la banca privada y a determinadas empresas, mientras le niegan al pueblo los recursos necesarios para resistir y afrontar esta pandemia y a los trabajadores de la salud que arriesgan sus vidas, el pago de emolumentos y los insumos requeridos.

Nuestra propuesta

Ante esta nueva situación, FRENADESO reitera algunas propuestas lanzadas a lo largo de esta crisis que afronta al mundo, incluidas algunas contenidas en el llamamiento internacional del 11 de abril pasado:

  1. Bono solidario de 500 balboas para trabajadores con contratos restringidos, desempleados y sector informal.
  2. Pago retroactivo a las decenas de miles de panameños que aún no han recibido ninguna asistencia económica del Gobierno.
  3. No desmejoramiento de los salarios ni de las condiciones de trabajo
  4. Moratoria real que incluya intereses bancarios, servicios públicos y alquileres.
  5. Preservar las plazas de empleo, sin despidos ni en el sector público ni privado.
  6. Atención a los sectores más vulnerables, madres solteras, comunidades indígenas respetando sus tradiciones.
  7. Rebaja y congelamiento de precios en productos y artículos de primera necesidad.
  8. Sustitución inmediata del equipo que está al frente del COVID-19.
  9. Practicar pruebas masivas para aislar a asintomáticos y sintomáticos y proteger a sus familiares, vecinos y compañeros de trabajo.
  10. Solicitar ayuda internacional para combatir este flagelo, de países que muestran experiencias exitosas.
  11. Castigo para quienes han aprovechado esta desgracia del pueblo para fomentar el robo, los sobrecostos y la corrupción.
  12. Plan que permita un aporte del Estado para resolver la problemática de liquidez de la Caja de Seguro Social.
  13. Garantizar los equipos de bioseguridad y el cumplimiento de los protocolos en las empresas y oficinas públicas.
  14. Cese de la represión, encarcelamiento y persecución contra panameños que se ven obligados a salir a las calles en busca de su sustento, en momentos en que crece la violencia y la inseguridad con las altas cifras de homicidios.
  15. Un seguro de desempleo o una renta básica de 500 balboas para aquellos trabajadores que queden desempleados producto del Covid-19.

Exigimos que para el cabal cumplimiento de la cuarentena y poder salir lo antes posible de esta crítica situación, el Gobierno atienda las necesidades de los hogares panameños garantizándole lo básico para subsistir, lo cual no se resuelve con un bono de 80 balboas. La prioridad es la salud del pueblo, no los intereses económicos de los mismos de siempre, de los que han controlado este país desde 1903 hasta nuestros días.

Corresponde al pueblo mismo exigir sus derechos y construir un futuro de mayor esperanza. Frente a la vulneración y violación de nuestros derechos llamamos a la unidad, lucha y rebelión. La anunciada nueva normalidad no puede ser ni dictatorial ni neoliberal. No puede ser más de lo mismo o peor. Urge un modelo alternativo que ponga al ser humano en el centro. Un nuevo orden jurídico, económico y social que lo proporciones una Asamblea Constituyente Originaria con penos poderes

Panamá, 7 de junio de 2020

FRENADESO

FRENTE NACIONAL POR LA DEFENSA DE LOS DERECHOS ECONÓMICOS Y SOCIALES

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More