Panamá: FAD sobre el anteproyecto de ley 61

Publicidad

En abril del presente año el Ministerio de Salud reportó 2 mil 928 casos de niñas y jóvenes entre 10 y 17 años de edad que entraron a control prenatal. Cifras que presenta un considerable aumento con respecto a años anteriores.

98% de los jóvenes tiene un “pobre conocimiento” del virus de inmunodeficiencia humana (VIH), su forma de transmisión y las medidas de prevención.

56.5% de las 14 mil 631 personas infectadas con VIH en todo el país tiene entre 10 y 39 años de edad.

El 78.4% de los jóvenes encuestados dijo haber tenido su primera relación sexual entre los 12 y 16 años.

El 27% padecía una o más enfermedades de transmisión sexual.

34.4% del conocimiento sobre salud sexual proviene de sus propios compañeros.

Estas cifras serían suficiente para apoyar la aprobación del proyecto ley 61.

Es una ley marco que debe desarrollarse con la participación de padres, educadores, personal de salud.

Sin embargo, es insuficiente. La salud, la sexualidad, como el conjunto de elementos que define nuestras vidas es integral. En ella inciden aspectos culturales, económicos, ambientales, sociales. Vivimos en una sociedad dominada por el neoliberalismo, que excluye a las grandes mayorías de un sistema educativo gratuito y de calidad; mantiene al 40% de la población en la pobreza, en viviendas insalubres e inseguras, donde el acceso al licor y a las drogas es fácil; donde el hacinamiento expone a sus miembros al abuso sexual, al incesto, a los embarazos no deseados, a las enfermedades de transmisión sexual.

Esa misma condición de pobreza obliga a los padres a dejar a sus hijos al cuidado de extraños o simplemente al autocuidado, incrementando los riesgos.

Además, la Ley se refiere a la educación formal, la de las escuelas lo que deja por fuera a la población infantil y joven no escolarizada y no considera la educación informal – la de los medios de comunicación. Es necesario que el Estado intervenga en los contenidos que envían estos empresarios, en el que el cuerpo y el sexo se presentan como objetos de consumo.

Para el Frente Amplio por la Democracia es fundamental el pleno respeto de todos los Derechos Humanos para todos los ciudadanos en forma integral. Entre ellos el derecho a la educación. El cual incluye el derecho a la educación sexual.

Rechazamos el oscurantismo que ve el tema de la educación sexual como un problema aislado del conjunto de los problemas del pueblo panameño.

Panamá, 7 de julio de 2016.

FAD

FRENTE AMPLIO POR LA DEMOCRACIA

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More