Panamá: Exigimos Renta Básica de 300 balboas para todos los afectados por la crisis

Publicidad

Frente al hambre que quieren imponer gobierno y patronal,
Exigimos Renta Básica de 300 balboas para todos los afectados por la crisis

La crisis que ha ocasionado el coronavirus ha desnudado a los grupos empresariales de este país. Los lobos disfrazados de ovejas nos roban el ganado y se niegan a compartirlo con quienes los hemos criado. Así es de horrendo e injusto nuestro drama social. Primero dilataron la aplicación de las barreras de contención del virus para mantener sus flujos de caja operando. Es decir, priorizaron las ganancias sobre la vida humana.

Posteriormente se olvidaron de que los trabajadores eran parte de su “familia” corporativa. Despidieron a unos cuantos miles y a otros les suspendieron los salarios en el momento en que éstos más lo necesitaban. Sus supuestos “colaboradores” -como hipócrita y engañosamente gustan llamarles a los asalariados- dejaron de serlo, para convertirse en una carga incómoda que les restaba a las fortunas que ellos amasan pero que los trabajadores habían producido.

Paralelamente han estado presionando al Ejecutivo para que no firme los Proyectos de Ley 295 y 287. El primero es sobre la suspensión temporal (por 90 días) en el pago de servicios públicos en atención al Estado de Emergencia Nacional, y el segundo impone una moratoria de 90 días en el pago de compromisos financieros, comerciales, de vivienda y otros.

La crisis ha puesto de manifiesto que los gobernantes de este país son operadores de los grupos económicos, y los partidos políticos instrumentos para mantener el poder.

Pero nada de esto les parece suficiente. Ahora han tomado como deporte ofendernos abiertamente en sus medios de comunicación. Anterior a la crisis nos mandaron a buscar agua al río. Luego a través de un ministro nos dijeron que harán un hospital decente para descansar en él nuestros últimos días, no para sanarnos. Y más recién nos exigieron comer menos, dos veces por día, y que hiciéramos magia con los alimentos.

Entre todo este horrendo espectáculo -que contiene una carga de explotación, discriminación, manipulación y ofensa- nos mantienen confinados en casa con hambre, esperando una bolsa de comida y un bono que no llegan y a donde llega no alcanza; hecho que nos pone en una situación de muerte, sea por el virus o por hambre. Y si salimos a exigir nuestros derechos o a buscar los medios para alimentar a nuestras familias somos exhibidos como delincuentes.

Dado el drama presentado, el Polo Ciudadano exige al Ejecutivo que:

1- Cambie el ineficiente método de bonos y bolsas de comida por la utilización del número de cédula -como sistema electrónico- para devengar una renta básica universal equivalente al costo de la canasta básica alimenticia (B/. 300). Esto lograría que cada panameño y residente del país salvaguarde su vida en el refugio de sus hogares.

2- Que se masifiquen las pruebas para conocer la magnitud del problema sanitario.

3- Por ninguna razón (económica, política o por presión de los empresarios), se levanten las medidas de supresión del virus antes del debido tiempo.

4- Que el presidente Laurentino Cortizo que firme los Proyecto de Ley 295 y 287.

5- Que se suspenda el negociado de la importación de alimentos, que localmente con suficiencia se cosechan, y se compre toda la producción agrícola y de la industria alimenticia nacional y se la haga accesible a la población.

6- Que detenga la criminalización de la protesta y el Proyecto de Ley 304 que presentó el Ministro de Seguridad Pública, Juan Manuel Pino, en la Asamblea de Diputados.

7- Que se suspenda toda tala de madera para exportación a nivel nacional y el expolio ilegal de oro asesino en Petaquilla.

8- Que se haga gratuito y accesible los implementos de barrera sanitaria a toda la población (guantes, lentes y mascarillas).

9- Que así como se gastan millones en compras de implementos y accesorios bélicos y ahora choques eléctricos para reprimir al pueblo que exige comida. Usen esos millones para alimentar y costear los gastos que hoy más que nunca requiere ese pueblo confinado en sus casas por los decretos de cuarentena.

Panamá, 22 de abril de 2020.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More